Plutarco, pensador griego - Biografía y obra

Plutarco, pensador griego - Biografía y obra

Filósofo, médico, moralista y biógrafo de origen griego, Plutarco nació alrededor del 46 d.C. Gran hombre respetado de su tiempo, hizo el vínculo entre Grecia y Roma - de la que se hizo ciudadano - y se distinguió entre otros por su Vidas paralelas, biografías comparativas de hombres famosos. Sus obras morales inspiraron muchas de sus obras históricas para Shakespeare. Plutarco murió en Tebas en el 120 d.C. J-C, y se convertirá en una fuente importante de historia antigua.

Plutarco, estudiante platónico

Nacido alrededor del 46 en el pueblo de Chaéronée en Beocia, probablemente de buena familia, el joven Plutarco fue a Atenas alrededor del 65, donde tomó lecciones de ciencia y filosofía de los Amonios platónicos. Este último, un erudito muy respetado en ese momento, se convirtió en una referencia para Plutarco, quien lo citaba regularmente en su trabajo. En este momento, el propio Nerón se encuentra en Grecia, y se dice que Plutarco acompañó a su maestro y al emperador a Delfos.

El futuro filósofo partió luego a Alejandría para completar su formación en medicina. Vuelve a Chéronée, dispuesto a cumplir ilustres misiones.

Ciudadano de Atenas y Roma

Completado su entrenamiento, sus conciudadanos le encomendaron importantes misiones a Plutarco. Primero debe ir a Acaya, al procónsul, luego, en el 78, está en Roma por mandato de Chaeronea y otras ciudades griegas. Entonces estamos al final del reinado de Vespasiano. Fue durante este viaje que conoció a su amigo L. Mestrius Florus (historiador romano), con quien visitó la tumba de Otho (de la que escribirá un Vida) en Brixellum. En Roma, donde permaneció en varias ocasiones, aprendió latín y dio conferencias y lecciones que le valieron el éxito y la estima.

Al regresar a Grecia después de viajar desde Roma a Asia, su reputación se hizo, se convirtió en ciudadano de Atenas, en la tribu Leontis. Plutarco obtiene entonces el mismo honor de Delfos, donde es sacerdote de Apolo alrededor del año 100, entonces epimeleto de Anficciones, durante el reinado de Trajano. También creó una academia privada donde enseñó principalmente ética, en forma de lecciones y discusiones. Su esposa Timoxene le dio cinco hijos; el mayor de cuatro varones murió cuando era adolescente, el más joven a una edad temprana y la única niña a los dos años. Estos lamentos le inspiran un consuelo a su esposa.

El emperador Trajano jugó un papel importante en la carrera de Plutarco, ya que le dio adornos consulares. Mientras tanto, se convirtió en ciudadano romano gracias a su amigo Florus, cuyo gentilice tomó. Mestrius- ya un pariente de Trajano, Q. Sosius Senecio (cónsul en 99, 102 y 107), antes de acceder a la orden ecuestre. Plutarco terminó su carrera como procurador en Acaya para el emperador Adriano, del cual se dice que proporcionó parte de la instrucción. Murió alrededor de los 120, en Tebas, a una edad avanzada para la época, respetado por todos, después de haber fundado una gran familia.

El trabajo de Plutarco

Un erudito con muchas habilidades, Plutarco es ante todo un filósofo moralista. Para el historiador, es especialmente útil por sus biografías recogidas en el Vidas paralelas, escrito alrededor de 100. Insiste en que estas son biografías, no Cuentos, marcando la diferencia por la naturaleza de los hechos denunciados. Plutarco busca así lo que le parece significativo, una ejemplaridad negativa o positiva, para dibujar el retrato de sus hombres ilustres. Estas Vive están destinados a leerse oralmente. Son unos cincuenta, de los cuales cuarenta y seis son "paralelos", entre los cuales: Alejandro / César, Demóstenes / Cicerón o Lysander / Sylla.

Plutarco también destaca por su método. Utiliza fuentes literarias, de las que hace un cuidadoso estudio crítico. Por otro lado, parece haber tenido algunas dificultades en latín, lo que lo lleva a cometer algunos errores, en Livy por ejemplo. Las Vidas Paralelas son de interés histórico pero sobre todo constituyen retratos o estudios de personajes. Plutarco persigue un objetivo moral; en la Vida de Timoleón, compara la vida de los grandes hombres con un gran espejo "al que miro para intentar en alguna medida regular mi vida y conformarla a la imagen de sus virtudes". Recuerda la grandeza de los dos pueblos, griego y romano, y pide una estima recíproca, incluso si Grecia sigue siendo preeminente para él. Por tanto, es uno de los primeros en consagrar la existencia de una civilización grecorromana.

Una posteridad tardía

Durante su vida, Plutarch pareció disfrutar solo de una fama limitada a su provincia. En los siglos siguientes, si bien fue apreciado por los bizantinos o los primeros padres de la Iglesia, estuvo casi desprovisto de fama en Occidente, como muchos otros autores griegos, y no fue redescubierto hasta el Renacimiento. Maquiavelo lo admira, al igual que Erasmo, que traduce varios de sus tratados. William Shakespeare se inspira en sus Vidas paralelas para componer ciertas tragedias, como Coriolano, Julio César o Antonio y Cleopatra.

La posteridad de Plutarco es inmensa. Su traducción de Jacques Amyot (1513-1593), por orden de François Ier en 1542, fue finalmente publicada en 1559. Influencia de Plutarco y luego fue elogiada por Bacon, Rabelais, Montaigne o Rousseau. Su obra influyó en ciertos revolucionarios, como Jules Michelet, que fue uno de sus últimos grandes admiradores. Hoy es una fuente importante de historia antigua.

Bibliografía

- Plutarco, Vidas paralelas, trad. F. Hartog, Gallimard, 2002.

- J. Boulogne, Plutarco en el espejo de Epicuro, Presses Universitaires du Septentrion, coll. “Filosofía”, 2003.

- J. Sirinelli, Plutarco de Chéronée, Fayard, 2000.


Vídeo: HISTORIA de la EDUCACIÓN GRIEGA Capítulo VII La Agogé Espartana, Plutarco