Ocho amuletos de buena suerte inusuales

Ocho amuletos de buena suerte inusuales


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

"Suerte", escribió una vez el dramaturgo Tennessee Williams, "es creer que tienes suerte". Puede que sea cierto, pero la gente de todo el mundo siempre ha tratado de aumentar su buena suerte con talismanes, símbolos y baratijas, incluidos algunos que pueden parecer extraños en la actualidad.

Desde amuletos fálicos hasta deshollinadores, descubre ocho de los amuletos de buena suerte más inusuales de la historia.

1. Tintinnabulum

ORIGEN: Antigua Roma

Los antiguos romanos creían firmemente en los poderes de los amuletos, colgantes y otros amuletos de la buena suerte, pero pocos talismanes son tan inusuales como el tintinnabulum. Aparentemente una campanilla de viento, el tintinnabulum presentaba típicamente una colección de campanas que rodeaban una talla de bronce de un falo alado. Cuando se cuelga de una puerta o ventana y es movido por la brisa, el tintinnabulum creaba un tintineo que se creía que alejaba los malos espíritus y traía buena fortuna a la casa. El tintinnabulum no era la única baratija romana que presentaba un falo alado o "fascinus". El diseño fue un motivo recurrente en el arte romano, pensado para ofrecer protección contra el "mal de ojo". Según el antiguo escritor Marcus Terentius Varro, incluso se sabía que los niños romanos usaban fascinantes amuletos alrededor del cuello para evitar que les hicieran daño.

2. Deshollinador

ORIGEN: Siglo XVIII

En las Islas Británicas y otras partes de Europa, existe la creencia de que los deshollinadores traen buena suerte. Aunque los orígenes de la superstición son algo turbios, una versión habla de un intrépido barrido que rescató al rey Jorge III de un caballo fugitivo, mientras que otra sostiene que un trabajador cubierto de hollín una vez se resbaló de un techo y terminó colgando de una repisa, solo para ser salvado por una mujer que más tarde se convirtió en su esposa. Según la leyenda, estrechar la mano de un deshollinador o pasar a uno en la calle es un presagio de buena suerte. La tradición se asocia principalmente con las bodas, ya que se cree que es particularmente propicio para las parejas encontrarse con deshollinadores inmediatamente después de salir de la iglesia. Incluso hoy en día, algunas parejas contratan un deshollinador, completo con cepillo, sombrero de copa y una cara manchada de hollín, para darle a la novia un beso de suerte.

3. Cuerdas del ahorcado

ORIGEN: Era medieval

Durante los días de ejecuciones públicas en Europa y Estados Unidos, no era raro que los espectadores buscaran artefactos asociados con los condenados. Uno de los recuerdos mórbidos más codiciados era la soga del verdugo, que se creía que tenía poderes especiales. "Este cordón de mal augurio parece haber poseído una gran reputación en diferentes épocas y países por sus raras cualidades ocultas y benéficas", señaló una revista británica en 1882. Las personas enfermas se enredaban con las cuerdas alrededor de la cabeza como una cura para los dolores de cabeza y las fiebres. pero el talismán era más popular entre los apostadores y los tiradores de cartas, muchos de los cuales creían que poseer un trozo de soga los mantendría en buena posición con Lady Luck. Las cuerdas eran tan valiosas que incluso se sabía que los verdugos las cortaban en pedazos para venderlas como amuletos de buena suerte.

4. Caullos de nacimiento

ORIGEN: Antigua Roma

Un caul — el nombre proviene del latín para "cabeza con casco" — se refiere a un trozo de membrana amniótica que a veces cubre la cara de los bebés recién nacidos. La condición es relativamente inofensiva, pero su extrema rareza dio lugar a una serie de supersticiones ancestrales. En la antigua Roma, se creía ampliamente que un caul era un presagio de suerte, y la posesión de uno traería buena fortuna a su propietario. El emperador Diadumenianus, por ejemplo, obtuvo su nombre por haber nacido con un caul que se parecía a una "diadema" o corona. En épocas posteriores, se pensó de diversas maneras que los cauls conferían elocuencia, buena salud y éxito financiero, y eran tan apreciados que se sabía que las parteras se los robaban a los bebés recién nacidos. La creencia de que los cauls eran tótems de la suerte prevaleció en Europa tan recientemente como en el siglo XIX, cuando las membranas preservadas se anunciaron para la venta en los periódicos. Fueron particularmente buscados por marineros y capitanes de barcos, muchos de los cuales creían que poseer un caul los protegería contra el ahogamiento.

5. Fumsups

ORIGEN: Finales del siglo XIX.

Surgidos por primera vez como una moda a finales del siglo XIX en Gran Bretaña, Australia y los Estados Unidos, los "Fumsups" eran pequeños amuletos con una muñeca con cara de querubín haciendo el gesto de la suerte con el pulgar hacia arriba con ambas manos. Las baratijas tenían cuerpos hechos de metal y una cabeza de madera que permitía a su dueño “tocar madera” o “tocar madera” para tener buena suerte. "He aquí en mí, el nacimiento de la suerte", decía un poema que acompañaba a un anuncio, "dos encantos combinados: touchwood-fumsup". Los Fumsups fueron más populares durante la Primera Guerra Mundial, cuando a menudo se los entregaba a los soldados para que sirvieran como talismanes de la suerte en el frente de batalla. Algunas versiones también presentaban un trébol de cuatro hojas pintado en la cabeza de la muñeca para darles a sus dueños una dosis extra de buena suerte.

6. Esvásticas

ORIGEN: Prehistórico

La antigua esvástica, que se traduce aproximadamente como "bienestar" en sánscrito, ha sido durante mucho tiempo un signo sagrado en religiones orientales como el hinduismo y el budismo. A partir del siglo XIX, nuevos descubrimientos arqueológicos vieron a la cruz doblada emerger como un símbolo de buena suerte en Occidente y, a principios del siglo XX, apareció en todo, desde anuncios de Coca-Cola hasta insignias de mérito Boy Scout, envases de alimentos, aviones y joyas, incluso los uniformes de los equipos de hockey canadienses. El significado de la esvástica comenzó a cambiar en las décadas de 1920 y 1930, cuando el Partido Nazi de Adolf Hitler se apropió de ella como símbolo de su creencia en una antigua raza aria. La asociación transformó la esvástica en un odiado emblema del fascismo después de la Segunda Guerra Mundial —incluso se prohibió por completo en la Alemania de posguerra— pero sigue funcionando como símbolo religioso para muchos en todo el mundo.

7. Jorobados

ORIGEN: Antigua Grecia

La creencia en el jorobado afortunado se remonta al mundo antiguo, donde las personas con curvatura de la columna vertebral u otras dolencias físicas a menudo eran vistas cruelmente como cómicas. Tanto los griegos como los romanos representaban figuras jorobadas en su arte y escultura, y se pensaba ampliamente que frotar la joroba de una persona afligida traería buena fortuna. Según la historiadora Barbara Hughes Fowler, autora de The Hellenistic Aesthetic, es posible que también se haya pensado que los jorobados desvían la maldición del "mal de ojo" "por su pura fealdad, o porque provocan la risa, lo que en sí mismo disiparía los poderes oscuros, o porque de alguna manera anticiparon lo peor que el ojo podría hacer ". La superstición está más estrechamente asociada con el Mediterráneo (un encanto jorobado conocido como "Gobbo" todavía se puede encontrar en Italia hoy en día), pero también existía en los Estados Unidos, donde, a principios del siglo XX, los clubes de béisbol profesional solían reclutar jorobados. como mascotas del equipo de la suerte.

8. Bezoares

ORIGEN: Edad Media

Los bezoares son aglomeraciones de materia no digerible endurecidas, parecidas a perlas, que a veces se forman en el revestimiento del estómago de animales como cabras, llamas, ciervos y ovejas. Los médicos de Oriente Medio mencionaron por primera vez las piedras alrededor del año 1000 d.C., y las piedras se conocieron como amuletos místicos de buena suerte en toda Europa y Asia. Las piedras bezoar a menudo se montaban en elaborados engastes de oro o se usaban como amuletos protectores, pero también eran apreciadas por sus supuestos poderes curativos. Dado que ciertos animales comían serpientes venenosas, se creía que los bezoares de sus vientres contenían un pequeño remanente de toxina que podría servir como antídoto contra los venenos. También se creía que las piedras contrarrestaban una serie de otras dolencias, como la epilepsia, la disentería e incluso la peste. Durante los estragos de la peste negra en el siglo XIV, las piedras se colocaron sobre los cuerpos de las víctimas de la peste bubónica con la esperanza de curar sus llagas.


10 (a veces sorprendentes) amuletos de buena suerte de todo el mundo

La gente es un grupo supersticioso. El uso de talismanes de la suerte es común en casi todas las culturas, pero los objetos en los que la gente pone su fe varían mucho de un lugar a otro. Aquí tienes una selección de amuletos de buena suerte de todo el mundo con los que quizás no estés familiarizado.

1. SAPOS DE TRES PATAS

En la cultura china, el Jin Chan (también conocido como Chan Chu), o "sapo del dinero", es un amuleto de prosperidad del Feng Chui que se usa para atraer riqueza y protegerse de la mala suerte. Los expertos en Feng Chui recomiendan colocar una estatua de Jin Chan en el "rincón de la suerte" de su habitación, con una moneda china en la boca. Colocado correctamente, debe ser bendecido con buena suerte y prosperidad. Aunque con su extremidad faltante, es posible que se pregunte qué suerte tuvo el sapo.

2. FASCINA

Falo alado sobre una lámpara de terracota en el Museo Británico. Crédito de la imagen: Carole Raddatovia Wikimedia // CC BY-SA 2.0

Se cree que proporciona protección contra el "mal de ojo", el fascinus, una representación del miembro masculino, era un amuleto de la suerte popular en la antigua Roma. Visto como la encarnación divina del falo, a menudo se lo representaba con alas. Algunos romanos incluso adornaron a sus bebés con collares con este atrevido símbolo fálico.

3. TOPOS

Originaria de China, la maculomancia es el arte de adivinar la fortuna a partir de la forma, el tamaño y la ubicación de las marcas de nacimiento y los lunares. Los lunares faciales se consideran afortunados, especialmente si están en un lugar oculto, como dentro del cabello, las cejas o la barba. Y los lunares que son de forma redonda, muy oscuros o de un rojo puro, o que tienen un pelo que brota de ellos, se consideran muy auspiciosos (si no particularmente atractivos).

4. BARRIDOS DE CHIMENEA

Es que en la Gran Bretaña del siglo XVIII, el rey Jorge III casi se cayó al suelo cuando los caballos que tiraban de su carruaje se salieron de control repentinamente. La única persona lo suficientemente valiente para detener a los caballos fue un deshollinador, cuyas rápidas acciones salvaron la vida del rey. Estaba tan agradecido que invitó al hombre a la boda de su hija y declaró que todas las redadas fueron afortunadas. La tradición ha continuado hasta el día de hoy, con algunas novias y novios contratando un barrido para su boda para traerles suerte en su matrimonio.

5. ESCARABAJOS ESCARABAJOS

El escarabajo, inspirado en un tipo de escarabajo pelotero del mismo nombre, se usaba comúnmente como amuleto en el antiguo Egipto. Como los egipcios creían que el dios del sol Ra hacía rodar el sol por los cielos todos los días, el hábito del escarabajo de rodar estiércol le dio un estatus sagrado en su sociedad. Simbolizaba el renacimiento y la regeneración, y se creía que brindaba protección contra el mal.

6. CERDOS

Los cerdos se han considerado durante mucho tiempo un símbolo de suerte y prosperidad en todas las culturas europeas. En la Edad Media, tener muchos cerdos significaba que eras rico, y esta asociación todavía se puede ver hoy en la tradición de recolectar dinero en una alcancía. Los alemanes tradicionalmente regalan un Glücksschwein (cerdo de la suerte) hecho de mazapán en Año Nuevo y tienen un dicho: "Schwein Gehabt"- eso se traduce literalmente como" consiguió un cerdo ", pero en realidad significa algo como" tuve suerte allí ".

7. TUERCAS RUDRAKSHA

En el hinduismo, la nuez del árbol Rudraksha se asocia con el Señor Shiva, cuyas lágrimas al contemplar el sufrimiento del mundo se dice que dieron lugar al árbol. Se cree que las nueces, que se usan ensartadas como pulseras, o en aretes y collares, mantienen al usuario saludable y respetado.

8. CONVERTIRSE EN GATOS

El maneki-neko, o "gato que hace señas", es un talismán japonés que se cree que trae buena fortuna y riqueza. El gato, tradicionalmente un Bobtail japonés calicó, tiene una pata, o a veces ambas, levantadas en un gesto de llamada. A menudo colocada en la entrada de tiendas y restaurantes, se cree que una pata trae suerte mientras que la otra trae riqueza. Las versiones modernas populares funcionan con baterías, por lo que la pata se mueve hacia arriba y hacia abajo de una manera linda, similar a la de un gato.

9. SWASTIKAS

En estos días, la esvástica tiene asociaciones extremadamente negativas debido a su adopción por el Partido Nazi, pero antes de esto, se la consideraba un símbolo de amor, luz y suerte en las civilizaciones orientales. Su nombre proviene de la palabra sánscrita "svastika", que se traduce como "objeto afortunado o auspicioso". Todavía es considerado como tal por aquellos que practican el hinduismo, el budismo o el jainismo en la actualidad.

10. TOCAR MADERA

En las culturas occidentales, tocar o golpear madera es una superstición utilizada para atraer la buena suerte. Su origen puede tener su origen en la época pagana, cuando se adoraba a los árboles como si tuvieran poderes mágicos o como hogares de espíritus, y tocar los árboles era una forma de pedir buena suerte (o como agradecimiento por haberla recibido). Algunos dicen que también puede ser una referencia a la madera en la que Jesús fue crucificado.


Los tréboles de cuatro hojas son un antiguo símbolo irlandés de la suerte. Los celtas creían que un trébol de cuatro hojas podría ayudarlos a ver hadas y evitar sus travesuras, una fuente común de mala suerte.

Se rumoreaba que las cuatro hojas tenían poderes místicos que representaban atributos positivos. Algunas leyendas las atribuyen a la fe, la esperanza, el amor y la suerte, mientras que otras dicen que traerán fama, riqueza, salud y amor fiel.

Hay muchas variaciones de trébol que siempre tienen cuatro hojas, pero las afortunadas provienen de la planta del trébol blanco, Trifolium repens. "Trifolio"literalmente significa que las plantas de tres hojas y cuatro hojas son una mutación genética.

Los verdaderos tréboles de cuatro hojas son raros, y solo una de cada 10,000 plantas tiene las hojas de la suerte. Sin embargo, puede mejorar sus probabilidades de encontrar tréboles de la suerte. Este video de Scientific American le muestra cómo: Cómo la ciencia puede ayudarlo a encontrar un trébol de 4 hojas.

Para saber que ha encontrado un verdadero trébol de cuatro hojas, busque un folleto que sea más pequeño que los demás. Si los cuatro folletos son del mismo tamaño, probablemente esté viendo la variedad incorrecta de trébol.

Si desea tener un amuleto de la suerte de cuatro hojas, no tiene que pasar mucho tiempo caminando por campos de trébol. Hay muchas manualidades divertidas que te permiten hacerlas tú mismo.


14 supersticiones de la buena suerte de todo el mundo

Encontrar un trébol de cuatro hojas, llevar una pata de conejo y cruzar los dedos son considerados símbolos de buena suerte por muchos. Los atletas se involucran en rituales supersticiosos: la leyenda del baloncesto Michael Jordan, según los informes, usó el mismo par de pantalones cortos debajo de su uniforme de la NBA para cada juego, y la estrella del tenis Serena Williams se ata los cordones de los zapatos de la misma manera antes de cada partido y siempre rebota la pelota de tenis cinco veces antes que ella. primer servicio. Las supersticiones de la buena suerte, que van desde pequeños gestos hasta una elaborada observancia, existen en culturas de todo el mundo. Aquí hay 14 de ellos.

1. TIENDA PLATOS ROTOS EN LAS CASAS // DINAMARCA

En Dinamarca, la gente guarda sus platos rotos durante todo el año antes de tirarlos en la víspera de Año Nuevo. Los daneses arrojan los platos rotos a las casas de sus amigos y familiares como una forma de desearle buena suerte al destinatario en el próximo año. Algunos niños daneses (y también alemanes) optan por dejar un montón de platos rotos en las puertas de sus amigos y vecinos, de una manera menos agresiva y deseando prosperidad.

2. BARRER LA SUCIEDAD DE LA PUERTA DELANTERA // CHINA

En China, se cree que la buena fortuna entra en tu vida por la puerta de tu casa. Justo antes del Año Nuevo, los chinos siguen la tradición de limpiar a fondo sus casas para despedirse del año anterior, pero para evitar barrer toda esa buena suerte, la casa se barre hacia adentro y se recoge en una pila para llevarla a cabo en la parte de atrás. puerta, nunca por el frente. De hecho, no se realiza ninguna limpieza durante los dos primeros días del Año Nuevo, por lo que no se puede perder la buena suerte.

3. COME UNA DOCENA DE UVAS Y PONGA ROPA INTERIOR ROJA PARA ANILLAR EN EL AÑO NUEVO // ESPAÑA

Cuando llega la medianoche para marcar el comienzo de un Año Nuevo, los españoles comen 12 uvas verdes para 12 meses de buena suerte. Comen una uva cada vez que suena la campana, mastican y tragan rápidamente, y visten ropa interior roja mientras lo hacen. La superstición relacionada con las uvas se remonta a hace un siglo cuando había un excedente de uva, y la ropa interior roja se originó en la Edad Media, cuando los españoles no podían usar ropa roja exteriormente porque se consideraba un color diabólico.

4. LOS GOTAS DE AVES SON UNA SEÑAL DE GRANDES COSAS POR VENIR // RUSIA

En lugar de ver a un pájaro que defeca sobre ellos como una sorpresa desagradable, los rusos lo reciben como un signo de buena suerte y fortuna. Para los rusos, los excrementos de pájaros sobre usted, su casa o su automóvil significa que el dinero llegará a su destino. No se preocupe, si varias aves defecan sobre usted, supuestamente obtendrá más dinero.

5. DERRAME AGUA DETRÁS DE ALGUIEN // SERBIA

Según las historias populares serbias, derramar agua detrás de alguien es una excelente manera de darles buena suerte. Debido a que el agua en movimiento es fluida y suave, le da buena suerte a la persona detrás de la cual la derrames. Los serbios derraman agua detrás de sus amigos y familiares que se están preparando para tomar un examen, enfrentar una entrevista de trabajo o ir de viaje.

6. CUELGUE AL ARRIBA PARA BESAR UNA ROCA // IRLANDA

La legendaria Piedra de Blarney en el Castillo de Blarney de Irlanda atrae a visitantes que besan la piedra para recibir los regalos de buena suerte y elocuencia. Los visitantes que quieran su buena suerte deben caminar hasta lo alto del castillo, inclinarse hacia atrás y agarrarse a una barandilla para que sus labios puedan alcanzar la piedra. Besar la piedra ubicada en un lugar inconveniente es un proceso lo suficientemente arriesgado como para que los empleados del castillo ayuden a los visitantes agarrándose del cuerpo mientras se reclinan.

7. USE UN PENE SUSTITUTO // TAILANDIA

Los niños y hombres en Tailandia creen que usar un palad khik, o amuleto de pene sustituto, debajo de sus pantalones les traerá suerte. Tallados en hueso o madera, los penes sustitutos miden menos de 2 pulgadas de largo y se cree que disminuyen la gravedad de las posibles lesiones para los usuarios. Algunos hombres usan múltiples amuletos para el pene, uno para la buena suerte con las mujeres y otro para la buena suerte al jugar o pelear, por ejemplo.

8. LAS NOVIAS DEBEN PONER UNA CAMPANA EN SUS VESTIDOS // IRLANDA

Las novias irlandesas usan campanillas en sus vestidos de novia o joyas, o ponen campanas en sus ramos de flores. Las campanas se usan como símbolo de buena suerte porque el sonido supuestamente desalienta a los espíritus malignos que intentan destruir la unión. Los invitados también pueden tocar campanas durante la ceremonia o regalar campanas a la pareja como regalo de bodas.

9. DIGA LA PALABRA "CONEJO" AL DESPIERTE // REINO UNIDO

Una superstición de la buena suerte que se originó en el Reino Unido implica decir "conejo" justo después de que te despiertas el primer día del mes. Ya sea que diga "conejo", "conejos blancos" o "conejo, conejo", el ritual supuestamente le dará buena suerte durante el resto del mes. La superstición ha existido desde al menos principios de la década de 1900, e incluso el presidente Franklin Roosevelt supuestamente dijo "conejo, conejo" para marcar el comienzo de cada nuevo mes. Si olvida decirlo por la mañana, para obtener los mismos resultados, simplemente diga "conejo negro" o "tibbar, tibbar" (conejo escrito al revés) justo antes de irse a dormir.

10. FROTE INCIENSO ESPECIAL EN LAS PARTES DEL CUERPO QUE LE DOLORAN // JAPÓN

El frente del Templo Sensoji en el este de Tokio, Japón, tiene un quemador de incienso gigante al que los visitantes acuden para darse un baño de humo de “buena suerte”. Este antiguo templo budista, el más antiguo de Tokio, fue fundado en 628 d.C. y los japoneses ven el incienso como sagrado por sus poderes curativos. Los visitantes se acercan para pararse alrededor del incienso, agitando el humo alrededor de sus cuerpos, para recibir buena salud.

11. EL NÚMERO OCHO ES GRANDE // CHINA

Hablar el número ocho en chino suena similar a la palabra fortuna y prosperidad, por lo que a la gente en China le encanta todo lo que tenga que ver con el ocho. Los chinos programan matrimonios en fechas que involucran el número, y todo, desde números de vuelo hasta números de teléfono, tienen más suerte si tienen ocho en ellos. Con esta superstición en mente, los Juegos Olímpicos de Verano de 2008 en Beijing comenzaron a las 8:08 p.m. el 8/8/2008.

12. COMER FRIJOLES LA VÍSPERA DE AÑO NUEVO // ARGENTINA

Los argentinos se preparan para el Año Nuevo comiendo frijoles para la buena suerte. Ya sea que los coman en Nochevieja o en Año Nuevo, los argentinos creen que los frijoles les traerán suerte y seguridad en sus trabajos. ¡Una manera barata y deliciosamente fácil de obtener una sensación de seguridad laboral y tranquilidad para el próximo año!

13. ROMPER ACCIDENTALMENTE BOTELLAS DE ALCOHOL // JAPÓN

Después de que accidentalmente tiró una botella llena de whisky del estante en el bar donde trabajaba, un camarero torpe en Okinawa, Japón se sintió humillado y asumió que estaría en un gran problema. En cambio, el propietario y los clientes aplaudieron porque creían que romper la botella trae buena suerte y mayores ganancias al bar. Sin embargo, arrojar botellas de alcohol al suelo intencionalmente no es auspicioso; tiene que ser un accidente.

14. PLANTA UN ÁRBOL PARA CELEBRAR TU BODA // PAÍSES BAJOS Y SUIZA

En los Países Bajos y Suiza, algunos recién casados ​​plantan un pino fuera de su casa para traer buena suerte y fertilidad al matrimonio. Otras parejas incorporan árboles en su ceremonia de boda real, creyendo que los árboles traerán buena suerte y bendecirán su unión.


Escamas de carpa

Esta tradición no es tan sospechosa como parece.

Varios países, incluidos Eslovaquia, Polonia, la República Checa, Austria, Alemania y Croacia preparan carpas para las comidas navideñas. Algunos hogares incluso capturan una carpa fresca y la mantienen en la bañera durante un par de días en un esfuerzo por limpiar el lodo de su tracto digestivo, aunque, aparentemente, eso no funciona.

Después de comer, los comensales miran debajo de sus platos para encontrar una escama de carpa. Esta balanza se coloca en la billetera hasta la siguiente Nochebuena como una forma de traer suerte en el próximo año.

Este cuchillo ceremonial peruano está asociado con varias culturas antiguas, incluidos los incas. El tumi se usó predominantemente en sacrificios de animales, aunque también se usó durante cirugías craneales.

En estos días, el tumi es un signo de buena suerte. Cuelga de las paredes de las casas y el gobierno de Peuvia lo usa como símbolo oficial del turismo en el país.


9. Les Miles & # x27 hebras de hierba

"Puede intentarlo. No es un mal negocio. Sospecho que es mejor que mascar tabaco y algunas otras cosas que la gente se lleva a la boca".

Bueno, cuando lo pones de esa manera, estamos casi convencidos. Y con 103 victorias en su carrera, tomaremos las formas locas de Les Miles cualquier día de la semana.

Tenga en cuenta que este video de comer pasto fue tomado momentos antes de que Jordan Jefferson de LSU golpeara al receptor Rueben Randle para una conversión de dos puntos para dar a los Tigres una ventaja de 21-14. Éxito encantado.


5 Jin Chan

Conocido como el "sapo del dinero", el Jin Chan, o Ch & rsquoan Chu, es una rana toro de ojos rojos y tres patas, que por lo general se sienta sobre una pila descuidada de monedas. Originario de China hace miles de años, el Jin Chan es un amuleto común en la cultura china, especialmente en relación con el Feng Shui, aunque su uso como amuleto de riqueza se desarrolló mucho más recientemente, posiblemente hasta el siglo XVI o XVII. Sin embargo, puede estar relacionado con un antiguo mito sobre un sapo lunar que se convirtió en la esencia de la Luna.

Se dice que trae buena suerte, principalmente en forma de ganancias monetarias, y sus estatuas a menudo se representan con monedas en la boca. (Si la rana no tiene una, debe apuntarla fuera de la casa o succionará el dinero de la casa). También se la ve a menudo en compañía de la figura taoísta Liu Hai, quien más tarde se convirtió en el Dios de la riqueza. .


La superstición y el juego han ido de la mano desde los albores de la civilización, tal como la conocemos. La naturaleza del juego a menudo se basa en el azar y, para muchos, el azar está directamente relacionado con la suerte. Y para muchos, la suerte es una fuerza tangible que puede manipularse de ciertas formas, lo que a menudo se hace a través de varios rituales.

La noción de suerte es algo que ha superado todas las fronteras y océanos, y casi todas las culturas del mundo tienen la idea de ser afortunadas y desafortunadas, y esto ha llevado a que cada nación tenga su propia superstición en torno a la mayoría de las cosas, pero especialmente a cualquier tipo de situación. juego. El razonamiento es comprensible, incluso solo ganar después de una serie de pérdidas puede hacer que cualquiera crea que hay más fuerzas en juego de las que se ven a simple vista, y es algo que es tan prominente entre las culturas que muchas de ellas han desarrollado formas de intentar aumentar un individuo. # 8217s suerte.

Incluso buscar en los mejores sitios de apuestas puede hacer que alguien quiera intentar mejorar su suerte con los medios necesarios. Con eso en mente, estos son algunos de los amuletos y rituales de buena suerte más extraños de todo el mundo.

Muy popular entre los daneses, y algo que todavía se practica hasta el día de hoy, el acto de arrojar platos rotos contra una casa o edificio tiene la intención de traer buena fortuna a los ocupantes en el futuro. Las familias danesas guardarán todos los platos rotos durante todo el año, y cuando llegue la víspera de Año Nuevo, tomarán su surtido de vajillas rotas y las arrojarán a las casas de sus vecinos.

En España, el acto de comer 12 uvas, una por cada mes del año siguiente, se realiza en Año Nuevo. Esto está destinado a traer suerte para el próximo año, y cada uva se consume cada vez que suena la campana, lo que se hace en intervalos a la medianoche durante las celebraciones de Año Nuevo. También suelen usar ropa interior roja mientras comen las uvas, lo que está destinado a complementar la buena fortuna general.

Este es uno que se ha extraído del folclore serbio y que se ha quedado con la gente de hoy. La idea es tomar agua y derramarla detrás de alguien, lo que debe traerle buena suerte a esa persona. Este ritual a menudo se realiza antes de que una persona vaya a una entrevista de trabajo, vaya a tomar una prueba o se esté preparando para jugar.

Otro que se realiza en Año Nuevo, aquí los argentinos comerán frijoles para traer buena fortuna, a menudo ligado a la paz y seguridad laboral, y también para ganar riqueza en el futuro inmediato.

Una superstición que existe desde principios del siglo XX, la idea es decir "conejo" justo después de despertar. Hacer esto está destinado a brindarle a la persona un mes de buena suerte, y es algo que se ha visto a menudo en los círculos de juego del Reino Unido a lo largo de los años.


Los amuletos de la suerte de 7 hombres famosos

Las supersticiones, creencias que no son directamente religiosas ni lógicamente sólidas, seguramente han existido desde tiempos inmemoriales. Los seres humanos siempre han buscado la ventaja sobre las fuerzas aparentemente sobrenaturales que gobiernan el destino, para protegerse del mal woo-woo y atraer la buena suerte. Y si bien la idea de que alguna causa puede influir en alguna consecuencia completamente no relacionada no se basa en la razón, tiene su propio tipo de racionalidad: algunas investigaciones muestran que las supersticiones pueden mejorar significativamente el desempeño de uno, ya que de hecho aumentan su sentido de confianza. .

Ciertamente, muchas de las figuras más famosas de la historia, y por lo demás bastante sensatas, han jurado por la extraña eficacia de las supersticiones que buscan la fortuna, incluido el uso de amuletos de la suerte. Se han llevado todo tipo de talismanes en los bolsillos, se han empacado en el equipaje y se han metido en los cajones de la cómoda que han acompañado a los hombres en las cabinas de alto vuelo y los pasillos cívicos, las trincheras de tierra y el espacio exterior.

A continuación se muestran algunas de estas figuras famosas y los tótems de la suerte que llevaron:

Theodore Roosevelt

Cuando Theodore Roosevelt asumió como presidente por segunda vez en 1905, llevaba un anillo de oro que sostenía, debajo de una piedra clara, un mechón de cabello de Abraham Lincoln. Sabiendo que TR era un admirador desde hace mucho tiempo del Honest Abe, John Hay, el secretario de Estado de Roosevelt que alguna vez fue el secretario privado de Lincoln, le dio a Teddy el anillo en la víspera de la inauguración como regalo y talismán, diciéndole: "Por favor, llévelo mañana usted es uno de los hombres que más comprende y aprecia a Lincoln ". A lo largo de su vida, el anillo siguió siendo una de las posesiones más preciadas de Roosevelt.

Después de su presidencia y antes de partir para una expedición de safari, TR recibió otro tótem, esta vez por su amigo y ocasional invitado de la Casa Blanca, el campeón de boxeo de peso pesado John L. Sullivan. El Boston Strong Boy le regaló a Roosevelt una pata de conejo montada en oro, de la cual el ex presidente dijo: "Lo llevé durante mi viaje a África y ciertamente tuve buena suerte".

Babe Ruth

El propio sultán de Swat no solo estaba rodeado de un aire de superstición en la forma de la infame "Maldición del Bambino", sino que también parece haber sido personalmente supersticioso.

Según el jugador de béisbol profesional, entrenador y gerente Eddie Collins, Babe Ruth tenía "un casillero lleno de amuletos, fetiches y fichas", que incluía un tótem en miniatura que descansaba en un estante y una herradura de madera, grabada con un cuatro trébol de hojas, que estaba sujeto a la puerta.

Collins, quien como bateador tenía su propio hábito excéntrico de pegarse un chicle masticado en su sombrero y luego llevárselo a la boca para morderlo cada vez que un lanzador tenía dos strikes, dijo que los atletas como él y Ruth no lo hacían. Realmente creo que los encantos y los rituales les ganaron juegos, pero sentí que "Tenerlos da confianza".

Los astronautas de la misión Apolo 11

A los astronautas de las misiones Apollo se les permitió llevar un “kit de preferencia personal” o PPK en sus vuelos espaciales. Estos PPK eran bolsas de tela ignífugas, un poco más pequeñas que un kit Dopp promedio, en las que los hombres guardaban recuerdos como monedas, sellos y banderas en miniatura (que se convertirían en valiosos artículos de colección a su regreso a la tierra), fotos de sus familias, efectos personales & # 8212 y, a menudo, amuletos de buena suerte también.

En la misión Apolo 11, Michael Collins, quien voló el módulo de comando lunar alrededor de la luna mientras sus compañeros astronautas aterrizaban en su superficie, empacó un pequeño y hueco frijol de la suerte de la India en su PPK. Dentro del frijol había 50 pequeños elefantes de marfil que un amigo planeaba regalar cuando el astronauta regresara a la Tierra.

Dentro del kit de preferencias personales de Buzz Aldrin estaba escondido el brazalete de amuleto de la suerte de su madre, que estaba inscrito con los nombres de sus hijos y nietos. (Como un aparte interesante, poco conocido, contrariamente a las prohibiciones de la NASA de llevar alcohol a la nave espacial, Aldrin también pasó de contrabando un pequeño frasco de vino y un cáliz en su PPK, y usó estos artículos para celebrar la comunión cristiana después de aterrizar en la luna ". tanto como Cristóbal Colón y otros exploradores habían hecho cuando aterrizaron por primera vez en su 'nuevo mundo' ”).

El tercer miembro del Apollo 11, Neil Armstrong, no trajo un amuleto de la suerte en su PPK, a menos que cuentes una pieza de la hélice del “1903 Flyer” de los hermanos Wright, que trajo en homenaje a los pioneros de la aviación. historia, pero quizás también como una especie de talismán.

Dwight D. Eisenhower

Ike siempre llevaba en el bolsillo lo que consideraba tres monedas de la suerte: un dólar de plata estadounidense, una pieza de oro de cinco guineanos británicos y un franco francés. Durante la Segunda Guerra Mundial, cada vez que el Comandante Supremo estaba estresado y necesitaba tomar una gran decisión, como cuándo lanzar la invasión del Día D, metía la mano en el bolsillo y tocaba estas monedas mientras sopesaba los diferentes lados del problema.

Ernest Hemingway

Papa kept several good luck charms throughout his life.

En A Moveable Feast, which describes his years living in Paris as an expat journalist and fledgling novelist, Hemingway says of himself: “For luck you carried a horse chestnut and a rabbit’s foot in your right pocket. The fur had been worn off the rabbit’s foot long ago and the bones and the sinews were polished by wear. The claws scratched in the lining of your pocket and you knew your luck was still there.”

When Hemingway was a war correspondent during WWII, his son gave him a red stone for a lucky charm, which was then replaced by a champagne cork, for reasons he explained to his friend A.E. Hotchner:

one morning in England when I was scheduled to fly a mission with the RAF, the floor maid at my hotel brought back my pants from the cleaners and I realized that I had left the stone in one of the pockets and the cleaner had thrown it away. The RAF car was already waiting for me downstairs to go to the airfield, and I was really sweating over hitting a mission to Germany without the lucky piece. So I said to the maid, ‘Give me something for a lucky piece—just anything and wish me luck on it and that will do it.’ Well, she didn’t have anything in the pocket of her uniform but she picked up the cork from the bottle of Mumm I had drunk the night before and gave me that. Damn good thing I had it—every plane on that flight got chewed up except ours.

Years later, Hemingway received a tip on a horse race in Paris, and he and his friends decided to place a grand wager on a 27:1 pony that was supposed to unexpectedly have a breakout performance. But when he realized he now couldn’t find his lucky cork to bring to the track, he instructed Hotchner to find a new lucky piece, again using his catholic criteria: “Anything, as long as it’s pocket-sized.” Hotch offered a chestnut that had fallen on his head “where the Champs Elysees comes into the Concorde.” Papa rubbed the nut to the side of his nose to sanctify it, put it in his pocket, and told his young friend, “Never lose your faith in mysticism, boy.”

The long-shot horse took first.

Be sure to listen to our podcast on the art of creating good luck:


Six of the best - Driver superstitions and good luck charms

Given the inherent danger of their jobs and their unquenchable thirst for success, it’s perhaps unsurprising that many drivers latch onto superstitious behaviours, rituals and good luck charms. We present some of the more memorable cases…

Stefano Modena - not fond of the left-hand side of the garage

Stefano Modena’s unique idiosyncrasies have become the stuff of legend. The Italian, who scored two podium finishes over 70 Grand Prix starts in the late Eighties and early Nineties, was bound by many strange behaviours, but while most were harmless - such as pecularities about how his belts were fastened and always getting into the car from the left - others impacted on those around him.

En su libro Working the wheel, Martin Brundle recalled one of his former Brabham team mate’s more eccentric moments following pre-qualifying in Brazil in 1989.

“[We] had an hour in which to move the cars and all our equipment into a proper garage, one that was being vacated by a team that had failed to pre-qualify. Sweat was pouring off the mechanics as they humped all the toolboxes and air cylinders and other heavy pieces into the garage and tried to get the cars ready for the start of official practice.

“They had just about completed the job when my team mate Stefano Modena walked in and looked as though he had seen a ghost. ‘No! No!,’ he said. ‘I don’t want my car on the left. I’ll only have it on the right.’ Stefano was a lovely guy, but he was very, very superstitious. He simply would not get into his car if it was on the left side of the garage. There was nothing for it but to move cars and equipment around…”

“I am still very superstitious and always was,” Modena told Motor Sport Magazine in 2014. "I didn’t care about being different, this was my character and it was my results that mattered, not how much I smiled, not my superstitions.”

So what about wearing his gloves inside out? "This was not superstition - it was because the seams on the inside were cutting my fingers, making my skin very sore."

Well that clears up that then.

Alberto Ascari - rued a move away from blue

In the early years of the world championship, when danger was lurking around every corner, driver superstitions were commonplace. But even by the standards of the day, Alberto Ascari went to great lengths to avoid tempting fate.

The double world champion’s quirks ranged from avoiding black cats and shying away from unlucky numbers to refusing to allow anyone else to handle the case that contained his lucky pale blue helmet.

Given the latter superstition, it was cruelly ironic that when Ascari was killed in an unexplained testing accident at Monza in 1955 - rather eerily at exactly the same age and on exactly the same day of the month as his famous racing father Alberto - he was wearing countryman Eugenio Castellotti’s white helmet rather than his own sacred lid.

The pale blue one, rumour had it, was in the process of being repaired, having just days earlier helped save the Italian’s life when he crashed and plunged into the harbour at Monaco…

Sergio Perez - has the Pope by his side

Many drivers carry meaningful images and messages on their helmets, but Force India’s Sergio Perez is one of the very few who has chosen to personalise his car in the name of fortune.

A devout catholic, the Mexican has taken to carrying a picture of the late Pope John Paul II on the inside of his cockpit after meeting the former pontiff in Italy several years ago.

“I have it because he touched my hand back in the 2000s,” explains Perez. “I really felt a big connection to him. And these days, although he has died, I still feel a big connection to him.

“He’s someone who I really trust and feel is on my side all the time. I feel having him in my car is very important - he gives me extra strength.”

In contrast, former team mate Nico Hulkenberg used to have an image of mega-quiffed cartoon hero Johnny Bravo taped to the inside of his cockpit, though we suspect one of the German’s cheekier mechanics was probably responsible for that…

Alan Jones - saved by his lucky underwear

Alan Jones wrapped up the 1980 world drivers’ title by winning the penultimate round of the season in Canada, but only after the last-minute delivery of his special lucky charm - a pair of red underpants.

"I'm really superstitious and I felt uneasy because I thought I'd lost them," admitted the Australian after the race. "But Bev [his wife] drove to Brands Hatch where I'd left them in a motorhome and rushed them here [to Montreal] by special express."

Odd as it may seem, Jones isn’t the only F1 driver in history to have had a penchant for always racing in the same underwear. In his younger days David Coulthard enjoyed considerable success whilst wearing a pair given to him by his Aunt. By the time the Scot reached F1 the undergarments were, to put it bluntly, no longer in a wearable condition, though DC continued to carry them with him to every Grand Prix for good luck.

“Then one day a McLaren employee was cleaning my things, saw these pants - which in all fairness were by then over a decade old - and threw them away,” Coulthard recounted wistfully in his autobiography.

Felipe Massa is another driver who has admitted to getting too attached to his underwear on occasion: “Sometimes when I start the weekend, on the Saturday for example, and things are going well I keep the same underwear,” he has said. “We [drivers] are a little bit crazy sometimes – it doesn’t change anything by using this underwear or another one, but it just makes you relaxed – you have everything you had yesterday and yesterday was a good day. When it’s not a good day you change everything!”

Sebastian Vettel - likes a lucky charm

In recent times F1 drivers have been known to go to great lengths to keep their weight down, but such worries haven't prevented Sebastian Vettel from being an avid carrier of good-luck charms.

Over the years the German has filled his race suit pockets with objects as varied as a small metal pig to a one-cent coin that he found on the street in Indianapolis ahead of his F1 race debut in 2007.

But most obvious is the way Vettel personalises his race boots. Catch a glimpse of his footwear just before a race and you might be able to spot two shining pieces of lucky silver given to him by his grandmother - including a medal for St. Christopher, the patron saint of the travellers - which he puts under his laces.

With 46 race wins and four world titles to his credit, the lucky charms certainly seem to have done the trick so far in his career, as has his habit of always getting into the car from the same side - arguably F1’s most common superstitious behaviour amongst drivers.

Michael Schumacher - a big fan of odd numbers

Michael Schumacher’s 2010 comeback with Mercedes made headlines across the world, but intriguingly so did the German’s request to swap race numbers with new team mate Nico Rosberg.

In asking to change his number four for Rosberg’s number three, was the 91-time race winner trying to gain an early advantage in the intra-team battle and establish himself as the squad’s de-facto number one driver? No - as it turned out it Schumacher wanted to make the switch on other grounds.

"Michael has a preference for odd numbers," a Mercedes spokesperson confirmed at the time. "He asked if he could be the odd number and we were happy to accept."

Schumacher’s desire for a switch probably stemmed from the fact that he won all seven of his world titles in odd-numbered cars (five with the number one and one each with three and five), though it wasn’t the only time in his career he showed superstitious tendencies.

Back in 2004 he had a fright before the race in Bahrain when he discovered that he’d left a ceramic amulet, given to him by his wife and featuring the initials of his family members, in his hotel room. The missing item was hastily retrieved by a Ferrari team member and Schumacher went on to win the race, later saying that the amulet had made "perhaps the decisive difference."

Amazingly, Schumacher would mislay it again at Silverstone later that year - but again the item found its way back to the German, this time by way of a kind stranger who found it and returned it.


Ver el vídeo: 8 Best Chinese Good Luck Charms Feng Shui Lucky Charms


Comentarios:

  1. Robbin

    Es dibujo?

  2. Manawanui

    De buena gana acepto. El tema es interesante, participaré en la discusión. Juntos podemos llegar a una respuesta correcta. estoy seguro

  3. Galatyn

    Permitiré que no aceptaré



Escribe un mensaje