Ley de gobierno local

Ley de gobierno local


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Después de las elecciones generales de 1886, el gobierno conservador hizo planes para reformar el gobierno local. La Ley de Gobierno Local de 1888 creó 66 consejos de condado. Estos concejales fueron elegidos por sufragio familiar y sirvieron durante tres años. Los concejales tuvieron la oportunidad de elegir regidores, quienes sirvieron por períodos de seis años. Estos consejos se hicieron responsables de la gestión de carreteras, puentes, desagües y negocios generales del condado. Como resultado de esta legislación, Londres se convirtió en un condado separado con su propia forma de gobierno, el Consejo del Condado de Londres.


Gobierno local en la Irlanda del siglo XIX, Virginia Crossman (Instituto de Estudios Irlandeses, Belfast £ 4.95)

Durante las últimas tres décadas, los historiadores han documentado completamente el surgimiento y la movilización exitosa de la conciencia nacional irlandesa durante el siglo XIX y el posterior establecimiento del Estado Libre Irlandés en 1922. Lo que no se sabe tan bien es que mediante una evolución, aunque a menudo fortuita, proceso de reforma en la administración del condado y municipal a partir de la década de 1830 y que culminó con la Ley de Gobierno Local (Irlanda) de 1898, el pueblo irlandés había prácticamente asegurado un gobierno local representativo. El gobierno local de Virginia Crossman en la Irlanda del siglo XIX subraya hasta qué punto los avances en la democracia local, comenzando con el establecimiento de comisiones municipales y las Juntas de Leyes de Pobres en la década de 1830, y la reforma de las corporaciones municipales de 1840, ayudaron a nutrir una demanda popular de base. para el gobierno representativo a nivel nacional que suele atribuirse principalmente a las campañas de O'Connell y Parnell. El servicio en corporaciones municipales, juntas de abogados pobres y, finalmente, en consejos de distrito y de país, a menudo proporcionaba aprendizajes para políticos nacionalistas que posteriormente asumieron roles de liderazgo en la lucha por el autogobierno en la era anterior a la Primera Guerra Mundial.
Después de una breve descripción que detalla los orígenes medievales, el personal y las operaciones tanto de los grandes jurados como de las corporaciones de la ciudad, Crossman apunta a un creciente reconocimiento en Londres de las deficiencias de estas estructuras dominadas por el ascendiente a principios del siglo XIX. Treinta y seis de los noventa y nueve distritos autorizados fueron eliminados como corruptos e ineficientes por la Ley de Unión en 1801. Después de una serie de informes dañinos de comités selectos sobre el sistema de gran jurado en la década de 1820, la legislación que regula los salarios anuales de los funcionarios del condado, instituir métodos uniformes para evaluar la tasa del condado y proporcionar una representación limitada de los contribuyentes cuando los grandes jurados deliberaban sobre los gastos de carreteras, trajo algunas mejoras menores en la década de 1830. Sin embargo, Sir Robert Peel no fue el único que expresó su preocupación por el hecho de que las medidas reformistas no deberían abrir la puerta a "demagogos provinciales" que "enardecerían al pueblo contra los grandes jurados".
No obstante, el impulso reformista no pudo reprimirse por completo. Hasta mediados de siglo, la mayoría de las iniciativas de reforma patrocinadas por el gobierno estaban motivadas por la preocupación por eliminar el soborno y la corrupción practicada por las élites terratenientes y de la ciudad que controlaban los asuntos locales, por el deseo de controlar el aumento del gasto, así como por un compromiso más amplio de los Whig en la década de 1830. a 'no tributación sin representación' a nivel local. Sin embargo, incluso las medidas del gobierno whig para corregir el déficit democrático a menudo se vieron atenuadas por los temores de que los organismos irlandeses controlados localmente, ya fueran dominados por terratenientes o más tarde por nacionalistas, proporcionarían otro escenario para las rivalidades sectarias o, peor aún, para el avance de la causa política nacionalista. Por lo tanto, a lo largo del siglo, las concesiones democráticas se equilibraron con una mayor medida de control centralizado por parte de funcionarios designados por el gobierno sobre organismos como la Comisión de Leyes de Pobres o la Junta de Gobierno Local de Irlanda que el que se ejerció sobre organismos ingleses similares.
En la era posterior a la hambruna, la motivación que impulsó gran parte de la reforma y expansión del gobierno local fue la conciencia a mediados de la época victoriana de que las comisiones municipales representativas y las juntas de tutores legales pobres eran órganos más apropiados que los grandes jurados a los que atribuir la responsabilidad de mejorar los estándares de público. salud y saneamiento a través de la regulación local de alcantarillado, suministro de agua, mercados públicos, dispensarios, hospitales de fiebre, casas de hospedaje y panaderías, etc. Estas responsabilidades ampliadas se reflejaron en el aumento del gasto sindical de aproximadamente £ 750,000 a mediados de la década de 1850 a £ 1,4 millones en 1886, mientras que los gastos de las comisiones municipales aumentaron de £ 100.528 en 1866 a £ 174.549 en 1876. Mientras tanto, los gastos de los grandes jurados dominados por el ascendiente permanecieron relativamente estáticos durante el mismo período.
Las medidas legislativas más importantes para democratizar el gobierno local fueron la Ley de Comisiones Municipales de 1828, la Ley de Pobres de 1838 y la Ley de Corporaciones Municipales de 1840. En virtud de la primera medida, los distritos estaban facultados para establecer comisiones municipales elegidas por residentes con un valor de 20 libras esterlinas para proporcionar para necesidades básicas como iluminación, limpieza y pavimentación de calles, construcción de desagües, alcantarillado y excavación de pozos.
En la era posterior a la hambruna, las necesidades básicas de las comunidades rurales se transfirieron cada vez más de los grandes jurados a 130 juntas de tutores legales de los pobres establecidos en 1838. Aunque los terratenientes inicialmente ejercieron la influencia dominante en virtud del doble voto como propietarios y ocupantes, la concesión de la concesión de la ley de los pobres a los inquilinos ocupantes y la mayor actividad política ocasionada por la Guerra de la Tierra de 1879-81 finalmente redujo la influencia de los propietarios
sobre asuntos rurales en todas las áreas excepto Ulster en 1886.
Crossman muestra que la Ley de Gobierno Local de 1898 representó la finalización de un proceso iniciado siete décadas antes. Abolió el gobierno, aunque no las funciones legales, de los grandes jurados y puso la mayoría de los aspectos de la administración local firmemente en manos de los concejos de condado elegidos por el pueblo y de los consejos de distritos urbanos y rurales subordinados. Se conservaron juntas de tutores para atender a los indigentes y enfermos. La oposición de los propietarios a la medida fue comprada por la subvención del gobierno conservador de £ 750,000 que eliminó las obligaciones de los propietarios de pagar la tasa del condado en sus propiedades arrendadas. Las primeras elecciones al consejo de condado fueron un triunfo para los nacionalistas que obtuvieron el setenta y cinco por ciento de los escaños, mientras que las victorias unionistas se limitaron principalmente al Ulster.
El movimiento sufragista irlandés obtuvo algunos primeros éxitos
ceses en relación con la reforma del gobierno local. El proyecto de ley de tutores de mujeres pobres de 1897 y la ley de gobierno local de 1898 permitieron que las mujeres se postularan para los consejos de distrito y las juntas de abogados de los pobres. Las primeras elecciones en 1899 devolvieron a treinta y una mujeres concejalas de distrito y ochenta y cinco mujeres como tutores legales deficientes.
Este análisis informativo y detallado se basa en una amplia variedad de fuentes, incluidos los registros de los grandes jurados, las comisiones municipales y los consejos de abogados de los pobres, así como las colecciones privadas que se encuentran en la Oficina de registros públicos de Irlanda del Norte. Se ha hecho un uso extensivo de los documentos parlamentarios relevantes, las fuentes secundarias existentes de los procedimientos del gobierno local. En conclusión, Virginia Crossman ha proporcionado una guía valiosa sobre la mecánica, la expansión y la democratización del gobierno local irlandés.


La Agencia de Servicios Legislativos de Alabama proporciona un recurso, llamado Índice de Leyes Locales del Estado de Alabama, para localizar y buscar leyes locales. Se puede acceder al índice en línea y se puede buscar en su totalidad o por condados individuales. El Índice en línea contiene leyes locales desde 1819 hasta 2017 y se actualiza anualmente.

Para buscar en el Índice por condado individual de Alabama, visite: http://lsa.state.al.us/legal/local_laws.aspx
Para buscar el Índice en su totalidad, visite: http://lsa.state.al.us/PDF/legal/local_laws/local.laws.index.pdf


Gobierno local

El personal de la Oficina de Registros del Gobierno Local está aquí para ayudarlo a guiarlo hacia un programa exitoso de administración de registros a través de consultas y asistencia práctica.

Envíe un correo electrónico a [email protected] o llame al 601-576-6894 o al 601-576-6976 si tiene preguntas sobre la administración de sus registros. Nuestros servicios incluyen:

  • Educación y capacitación a través de talleres, presenciales y en conferencias.
  • Creación de estándares para la gestión de registros en papel, microformas y electrónicos, y para el almacenamiento de registros.
  • Desarrollo de cronogramas de retención de registros, aprobados por el Comité de Registros del Gobierno Local
  • Aprobación de autorizaciones de eliminación de registros para registros judiciales y no programados
  • Consultas por teléfono, correo electrónico y visitas in situ, incluidas visitas de Un día a su disposición a los condados y municipios participantes
  • Distribución del boletín trimestral, NOTICIAS en el registro

Calendario de entrenamiento

¿Quiere crear su propia formación in situ para el personal? Contáctenos en [email protected] y programe una hora.

Programas de registros del gobierno local

La Oficina de Registros del Gobierno Local se financia con una tarifa de $ 1 que se agrega a cualquier documento presentado en una oficina municipal o del condado por el que ya se cobra una tarifa. El gobierno local se queda con la mitad de la tarifa cobrada y remite la otra mitad al Fondo de Registros del Gobierno Local. Si bien todos los municipios están obligados a cobrar la tarifa, la Junta de Supervisores de cada condado debe votar para aprobar el cobro de la tarifa (Código de MS § 25-60-5).

La parte de la tarifa recaudada por el gobierno local se utilizará para administrar adecuadamente los registros del gobierno local, incluidos los servicios de personal, los servicios contractuales, los productos básicos o el equipo.

Horarios de retención

Consulte aquí trimestralmente los cronogramas de retención de registros del gobierno local más recientes.

Mapa de registros del gobierno local

Servicios

Día a su disposición

Nuestro principal taller de asistencia práctica, Un día a su disposición, está disponible para los condados que participan en el programa de administración de registros según el Código de MS § 25-60-5. Trabajando con usted, lo ayudaremos a identificar los registros que pueden destruirse, le brindaremos asistencia técnica para mejorar sus condiciones de almacenamiento, preservaremos sus documentos históricos y lo ayudaremos a desarrollar un plan para administrar mejor el ciclo de vida de los registros.

Programa de ayuda económica

En ocasiones, la Oficina de Registros del Gobierno Local puede reservar fondos para ayudar a los condados a administrar mejor sus registros mediante la compra de herramientas o suministros estándar específicos de la industria basados ​​en nuestra investigación. La elegibilidad para las subvenciones puede depender de la participación del condado en el programa de gestión de registros.

Noticia pública

Las reuniones trimestrales del Comité de Registros del Gobierno Local se llevan a cabo el tercer martes de enero, abril, julio y octubre a las 10:30 a.m. en el William F. Winter Archives & amp History Building en Jackson, Mississippi. Las reuniones están abiertas para el público.

Autorización de eliminación

Los registros públicos no pueden eliminarse sin un programa de retención aprobado. Sin embargo, en algunos casos, incluidos los registros judiciales, se puede obtener un certificado de eliminación de la MDAH que dé la aprobación del director para eliminar los registros que se considere que no tienen valor de archivo. Obtenga más información sobre cómo desechar correctamente los registros.

Antes de deshacerse de los registros elegibles, se debe realizar un inventario de los registros que se van a destruir. La Junta de Supervisores, Junta de Concejales, Concejo Municipal u otro órgano de gobierno, debe autorizar la eliminación registrando el inventario, o un resumen del mismo, en sus actas.

Consulte la portada de cada conjunto de cronogramas de retención de registros para conocer las restricciones sobre la eliminación de registros involucrados en litigios, investigaciones o auditorías, o registros anteriores a 1940.

De acuerdo con la ley de Mississippi, los registros no se pueden destruir excepto de acuerdo con un programa de retención aprobado. Por lo tanto, las series de registros que no figuran en estos programas no son elegibles para su eliminación hasta que el Comité de Registros del Gobierno Local haya aprobado un programa de retención de registros apropiado.

Eliminación de registros judiciales

La autorización para destruir registros de tribunales de cancillería, circuito, condado, jóvenes o de justicia en Mississippi debe obtenerse del Departamento de Archivos e Historia. Debido a que el Comité de Registros del Gobierno Local no tiene la autoridad para emitir pautas de retención de registros para registros judiciales, la autorización de eliminación se basa en varios estatutos del Código de Mississippi. Además, se revisarán las solicitudes de eliminación de registros judiciales para determinar el valor de archivo potencial de los registros.

El formulario de autorización de eliminación está disponible aquí. Incluya en su solicitud el (los) tipo (s) de registro que desea destruir (por ejemplo, "Archivos de casos del Tribunal de Circuito"), el intervalo de fechas de los registros, el volumen de registros y su dirección de correo postal. Una vez aprobada, se enviará por correo una autorización de eliminación a la dirección incluida en su solicitud. También se debe obtener la aprobación de la Junta de Supervisores de su condado o del tribunal correspondiente.

Estándares

La Oficina de registros del gobierno local proporciona información actualizada para ayudar a los funcionarios del gobierno local a administrar sus registros.

Estándares para registros electrónicos
Los registros electrónicos están sujetos a los mismos estándares de retención enumerados anteriormente y los programas de retención existentes se aplican a todos los registros, independientemente del formato, a menos que se indique lo contrario en el período de retención aprobado.

Preguntas frecuentes

La gestión de registros se ha denominado "un enfoque sistemático para la creación, uso, mantenimiento, almacenamiento y disposición final de registros a lo largo del ciclo de vida de la información". La ley de Mississippi (Código de Mississippi de 1972, anotado, §25-59-3 (i)) la define como "la aplicación de técnicas de gestión a la creación, utilización, mantenimiento, conservación, preservación y eliminación de registros realizados para reducir costos y mejorar eficiencia del mantenimiento de registros. La gestión de registros incluye la gestión de equipos y suministros de archivo y microfilmación, sistemas de archivo y recuperación de información, documentación histórica, micrografía, programación del sistema de registros y protección de registros vitales ". Tenga en cuenta que la gestión de registros cubre todos los registros independientemente del formato. Consulte MCA 1972, §25-59-3 (b) y §25-61-3 (b) para obtener una definición de lo que constituye un registro público.

2. ¿Qué leyes estatales abordan la administración y el acceso a los registros del gobierno estatal y local?

El Código de Mississippi de 1972, anotado, §25-59-1 a §25-59-31 comprende la "Ley de Administración de Archivos y Registros de Mississippi de 1981", según enmendada. La ley designa al Departamento de Archivos e Historia de Mississippi (MDAH) como la agencia de administración de archivos y registros del estado de Mississippi.

El Código de Mississippi de 1972, anotado, §25-60-1 a §25-60-5, §39-5-9, y otros comprenden la "Ley de Registros del Gobierno Local de 1996", según enmendada. La ley establece el Comité de Registros del Gobierno Local para revisar y aprobar los cronogramas de retención de registros, autoriza el establecimiento de centros de registros regionales y establece que los gobiernos locales cobren una tarifa de archivo de documentos de $ 1 para respaldar su programa de administración de registros y financiar la Oficina de registros del gobierno local.

El Código de Mississippi de 1972, Anotado, §25-61-1 a §25-61-17 comprende la "Ley de Registros Públicos de Mississippi de 1983", según enmendada. La ley codifica la política estatal con respecto al acceso a los registros públicos, indicando que los registros públicos, según lo define la ley, están abiertos para inspección a menos que la ley disponga lo contrario.

3. ¿Qué es el Comité de Registros del Gobierno Local?

El Comité de Registros del Gobierno Local está compuesto por diecisiete miembros que representan a varias agencias estatales, asociaciones de funcionarios del gobierno local, asociaciones de investigación histórica y genealógica y un miembro en general designado por el gobernador (MCA 1972, §25-60-1). El comité tiene el deber de revisar, aprobar, desaprobar, enmendar o modificar los cronogramas de retención de registros presentados por la Oficina de Registros del Gobierno Local, los municipios y los condados para la disposición de registros basados ​​en el valor administrativo, legal, fiscal o histórico. El director de MDAH sirve como presidente del comité, que se reúne el tercer martes de cada trimestre.

Los horarios enmendados por el comité se postergan para comentarios públicos hasta la próxima reunión.

4. ¿Qué es un cronograma de retención de registros?

Según lo define la ley estatal, un programa de retención de registros (o "programa de control de registros") es un "conjunto de instrucciones que prescriben durante cuánto tiempo, dónde o en qué forma se guardarán los registros" (MCA 1972, § 25-59-3). Más directamente, es un documento que describe una serie de registros y especifica cuánto tiempo debe conservarse antes de eliminarse. Una vez aprobado por el Comité de Registros del Gobierno Local, un cronograma de retención de registros tiene fuerza y ​​efecto de ley.

5. ¿Qué es una serie de registros?

Una serie de registros es un grupo de unidades de archivo o documentos organizados de acuerdo con un sistema de archivo o que se mantienen juntos porque se relacionan con un tema o función en particular, son el resultado de la misma actividad, documentan un tipo específico de transacción, toman una forma física particular o tienen alguna otra relación que surja de su creación, recepción o uso.

6. ¿Cómo sé si existen programas de conservación de registros para mi oficina? Si no es así, ¿con quién debo hablar sobre la programación de mis registros?

Los cronogramas de retención de registros generales actuales para varias entidades gubernamentales locales están disponibles en otra parte de este sitio web, o puede comunicarse con:

Oficina de registros del gobierno local
200 North Street
Jackson, MS 39201
Teléfono 601-576-6894
Fax 601-576-6899
Correo electrónico: [email protected]

El personal de la Oficina de Registros del Gobierno Local puede informarle qué horarios existen actualmente. También pueden ofrecerle consejos sobre la implementación de estos horarios o trabajar con usted para desarrollar nuevos horarios para sus registros.

7. ¿Se puede modificar un cronograma de conservación de registros una vez que se haya implementado? ¿Si es así, cómo?

Si. Comuníquese con la Oficina de Registros del Gobierno Local para solicitar que se modifique un cronograma, o se puede crear un cronograma específico de la entidad. Un horario enmendado aprobado por el Comité de Registros del Gobierno Local reemplaza legalmente la versión anterior del horario. Un cronograma específico de la entidad no puede designar un período de retención más corto que el cronograma general correspondiente.

8. ¿Se deben programar los registros antes de que se puedan eliminar?

La ley estatal establece que los registros públicos no deben eliminarse sin un cronograma de retención de registros aplicable. En algunos casos, sin embargo, incluyendo registros de la corte, se puede obtener un certificado de disposición de la MDAH dando la aprobación del director para deshacerse de los registros que la MDAH considere que no tienen valor de archivo.

9. ¿Cómo presento una solicitud para la eliminación de registros judiciales u otros registros no programados?

Las solicitudes de eliminación deben incluir la serie de registros y el rango de fechas, una persona de contacto y una dirección postal, y pueden enviarse por correo a la Oficina de Registros del Gobierno Local en PO Box 571, Jackson, MS 39205-0571 o por correo electrónico a [email protected] .

10. ¿Qué hacemos con los registros a los que todavía nos referimos ocasionalmente pero que no tenemos espacio para almacenar?

Los registros que deben conservarse durante períodos prolongados o de forma permanente pueden almacenarse en áreas fuera de la oficina principal una vez que su frecuencia de referencia disminuye, esto puede ser en otra ubicación dentro del ayuntamiento o palacio de justicia, otro edificio propiedad del gobierno o una instalación fuera del sitio. . La ley estatal (MCA 1972, § 25-59-25) también permite a los gobiernos locales transferir registros inactivos a grupos históricos o de archivos locales o bibliotecas públicas. El Comité de Registros del Gobierno Local ha aprobado normas para el almacenamiento fuera del sitio de registros inactivos y para los archivos del gobierno local, que están disponibles en otras partes de este sitio web. Comuníquese con la Oficina de Registros del Gobierno Local para obtener asesoramiento sobre la transferencia de registros fuera del sitio.

11. Encontramos un montón de libros y papeles de aspecto antiguo en uno de nuestros edificios de almacenamiento. ¿Qué debemos hacer con ellos?

En primer lugar, no se deshaga de ellos (consulte la pregunta número 8 anterior). Antes de intentar organizar o limpiar los materiales, comuníquese con la Oficina de Registros del Gobierno Local para que los archiveros y / o analistas de registros puedan ver los materiales y determinar qué curso de acción tomar. Consulte la pregunta número 6 para obtener información de contacto.

12. ¿Cómo sé qué registros están abiertos al público?

En general, los registros públicos de Mississippi están abiertos al público a menos que la ley estatal los exima específicamente de las disposiciones de la Ley de registros públicos. Sin embargo, las leyes y directrices federales también se aplican en algunos casos.

13. ¿Podemos donar algunos de nuestros registros antiguos del condado / municipal a MDAH?

MDAH cree que los registros locales deben mantenerse disponibles en la comunidad local. En circunstancias especiales, el departamento aceptará ciertos registros locales, pero nuestro espacio de almacenamiento también es limitado. Una biblioteca pública local o las instalaciones de una sociedad histórica pueden ser una mejor opción (pregunta 10 anterior).

14. ¿Cuáles son los beneficios de la gestión de registros?

Los registros permiten y respaldan el trabajo de una agencia para cumplir con su misión. Dado que los registros contienen información, un recurso valioso, un enfoque sistemático es esencial para la gestión de registros. Los siguientes beneficios de la administración de registros y del uso de programas de retención de registros han sido identificados por la Administración Nacional de Archivos y Registros como aplicables a las agencias federales. También son aplicables a los gobiernos estatales y locales. Gestión de registros:

  • Contribuye al buen funcionamiento de los programas de su agencia al poner a disposición la información necesaria para la toma de decisiones y las operaciones.
  • Ayuda a brindar servicios de manera coherente y equitativa.
  • Facilita el desempeño efectivo de actividades en toda una agencia.
  • Protege los derechos de la agencia, sus empleados y sus clientes.
  • Proporciona continuidad en caso de desastre.
  • Protege los registros de accesos inapropiados y no autorizados.
  • Cumple con los requisitos legales y reglamentarios, incluidas las actividades de archivo, auditoría y supervisión.
  • Brinda protección y apoyo en litigios.
  • Permite una recuperación más rápida de documentos e información de archivos.
  • Mejora la eficiencia y la productividad de la oficina.
  • Proporciona mejor documentación de manera más eficiente.
  • Apoya y documenta investigaciones históricas y de otro tipo.
  • Libera espacio de oficina para otros fines al trasladar los registros inactivos a las instalaciones de almacenamiento.
  • Evita compras innecesarias de material de oficina.

Uso de programas de conservación de registros:

  • Asegura que los registros importantes estén organizados y mantenidos de tal manera que se puedan recuperar fácilmente e identificar como evidencia de las actividades del programa, especialmente en el caso de una auditoría, una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) o un descubrimiento en un demanda judicial.
  • Conserva el espacio y el equipo de oficina mediante el uso de archivadores para almacenar solo registros en papel activos y conserva el espacio del servidor mediante el uso de cintas, discos y otros medios de almacenamiento fuera de línea para registros electrónicos.
  • Ahorra dinero al mover archivos inactivos a áreas de almacenamiento fuera del sitio hasta que estén listos para su disposición final.
  • Ayuda a preservar los registros que son valiosos para fines históricos o de investigación.
  • Controla el crecimiento de registros en oficinas mediante la eliminación sistemática de registros innecesarios.

Si. La Oficina de Registros del Gobierno Local lleva a cabo periódicamente talleres sobre administración básica de registros, administración de registros electrónicos y preparación para casos de emergencia para los registros. También hay un curso en línea de 90 minutos sobre conceptos básicos de administración de registros disponible en el sitio web de la MDAH. Consulte la página de formación para obtener más información. El personal también puede realizar visitas in situ para abordar problemas específicos de registros; comuníquese con la Oficina de Registros del Gobierno Local para concertar una visita.

17. ¿Qué es la tarifa de administración de registros?

La tarifa de administración de registros (a veces denominada tarifa de archivos) es una tarifa de $ 1 que se agrega a las tarifas ya cobradas por la presentación de cualquier documento en un gobierno local. Los gobiernos municipales están obligados a cobrar esta tarifa, mientras que la Junta de Supervisores del gobierno de un condado debe votar primero para cobrar esta tarifa. Actualmente setenta y cuatro (74) condados han votado para cobrar esta tarifa en al menos una oficina.

18. ¿Para qué se utiliza la tarifa de gestión de registros?

Según MCA §25-60-5, los condados y municipios se quedan con la mitad de las tarifas generadas, y "gastarán el dinero derivado de la tarifa impuesta anteriormente únicamente para respaldar la administración adecuada de sus registros oficiales de acuerdo con los estándares de administración de registros establecidos por el Departamento de Archivos e Historia ". Se pueden realizar gastos para salarios por horas dedicadas a la administración directa y preservación de registros del gobierno local, para gastos de viaje directamente relacionados con la administración y preservación de registros del gobierno local, y para la compra de suministros, materiales, servicios y equipos directamente relacionados con la gestión y conservación de los registros del gobierno local.

La otra mitad de las tarifas se envía a la MDAH "para apoyar a la Oficina de Registros del Gobierno Local del departamento y para apoyar un programa de subvenciones para la administración de registros locales, según lo permitan los fondos".

19. ¿Cuáles son algunos ejemplos de presentaciones en las que se puede agregar la tarifa de administración de registros?

Para los gobiernos de los condados: Cualquier documento presentado en la oficina de registros de tierras del secretario de la cancillería, excepto las bajas militares que presentan demandas civiles en cualquier corte, licencias de matrimonio, licencias profesionales y sentencias en la oficina del secretario de circuito que toman fianzas en la oficina del alguacil y registran casas móviles como bienes inmuebles o bienes muebles en el impuesto. oficina.

Para gobiernos municipales: Escrituras de cementerio, licencia de operador de autobús / taxi, venta de garaje / patio, permite desfiles y eventos temporales que permiten el embargo de los salarios de los empleados.

Para ambos: Permisos de construcción y permisos y aplicaciones relacionados, solicitudes de zonificación y presentaciones relacionadas.

20. ¿Cómo puedo asegurarme de que mi condado o municipio esté proporcionando la mejor gestión de sus registros?


Opciones / Ayuda

Opciones de impresión

Imprimir tabla de contenido

Imprime el acto completo

Has elegido abrir The Whole Act

La Ley completa que ha seleccionado contiene más de 200 disposiciones y es posible que tarde algún tiempo en descargarse. También puede experimentar algunos problemas con su navegador, como un cuadro de alerta de que una secuencia de comandos está tardando mucho en ejecutarse.

¿Te gustaria continuar?

Ha elegido abrir The Whole Act como PDF

La Ley completa que ha seleccionado contiene más de 200 disposiciones y es posible que tarde algún tiempo en descargarse.

¿Te gustaria continuar?

Has elegido abrir el acto completo

La Ley completa que ha seleccionado contiene más de 200 disposiciones y es posible que tarde algún tiempo en descargarse. También puede experimentar algunos problemas con su navegador, como un cuadro de alerta de que una secuencia de comandos está tardando mucho en ejecutarse.

¿Te gustaria continuar?

Ha elegido abrir el acto completo sin horarios

La Ley completa sin horarios que ha seleccionado contiene más de 200 disposiciones y puede llevar algún tiempo descargarla. También puede experimentar algunos problemas con su navegador, como un cuadro de alerta de que una secuencia de comandos está tardando mucho en ejecutarse.

¿Te gustaria continuar?

Has elegido abrir solo horarios

Los programas que ha seleccionado contienen más de 200 disposiciones y pueden tardar algún tiempo en descargarse. También puede experimentar algunos problemas con su navegador, como un cuadro de alerta de que una secuencia de comandos está tardando mucho en ejecutarse.

¿Te gustaria continuar?

La legislación está disponible en diferentes versiones:

Último disponible (revisado):La última versión actualizada disponible de la legislación que incorpora los cambios realizados por la legislación posterior y aplicados por nuestro equipo editorial. Los cambios que aún no hemos aplicado al texto se pueden encontrar en el área "Cambios en la legislación".

Original (tal como se promulgó o se hizo): La versión original de la legislación tal como estaba cuando fue promulgada o promulgada. No se han aplicado cambios al texto.

Opciones de apertura

Diferentes opciones para abrir legislación para ver más contenido en pantalla a la vez

Más recursos

Acceda a los documentos e información esenciales que acompañan a este artículo legislativo desde esta pestaña. Dependiendo del artículo legislativo que se esté viendo, esto puede incluir:

  • el PDF impreso original de la versión promulgada que se utilizó para la copia impresa
  • listas de cambios realizados y / o que afecten a este artículo legislativo
  • confiere detalles de enmienda de poder y general
  • todos los formatos de todos los documentos asociados
  • resbalones de corrección
  • enlaces a la legislación relacionada y más recursos de información

Cronología de cambios

Esta línea de tiempo muestra los diferentes momentos en los que se produjo un cambio. Las fechas coincidirán con la fecha más temprana en la que entró en vigor el cambio (por ejemplo, una inserción, una derogación o una sustitución) que se aplicó. La primera fecha en el cronograma será generalmente la fecha más temprana en que la disposición entró en vigor. En algunos casos, la primera fecha es el 01/02/1991 (o para la legislación de Irlanda del Norte el 01/01/2006). Esta fecha es nuestra fecha base. No hay versiones anteriores a esta fecha disponibles. Para obtener más información, consulte la Guía de práctica editorial y el glosario en Ayuda.

Más recursos

Utilice este menú para acceder a la información y los documentos adjuntos esenciales para este artículo legislativo. Dependiendo del artículo legislativo que se esté viendo, esto puede incluir:

  • el PDF impreso original de la versión promulgada que se utilizó para la copia impresa
  • resbalones de corrección

Haga clic en 'Ver más' o seleccione la pestaña 'Más recursos' para obtener información adicional, que incluye:

  • listas de cambios realizados y / o que afecten a este artículo legislativo
  • confiere detalles de enmienda de poder y general
  • todos los formatos de todos los documentos asociados
  • enlaces a la legislación relacionada y más recursos de información

Todo el contenido está disponible bajo la Open Government License v3.0 excepto donde se indique lo contrario. Este sitio contiene además contenido derivado de EUR-Lex, reutilizado según los términos de la Decisión 2011/833 / UE de la Comisión sobre la reutilización de documentos de las instituciones de la UE. Para obtener más información, consulte la declaración pública de EUR-Lex sobre la reutilización.


Antecedentes de la Ley de gobierno local de 2002

Resumen de Cambios
Enlace aquí a un declaración a los medios de comunicación del Ministro de Gobierno Local , Hon Chris Carter.
Para conocer algunos antecedentes de la aprobación de la ley, enlace aquí a las notas del discurso de la segunda y tercera lectura del Hon Chris Carter, Ministro de Gobierno Local: El proyecto de ley del gobierno local informado al Parlamento
El 10 de diciembre, el Comité Selecto de Gobierno Local y Medio Ambiente informó al Parlamento sobre el proyecto de ley de gobierno local.


Ley de gobierno local - Historia

El Servicio de Gobierno Local es una institución de servicio público establecida por la Ley de Servicio de Gobierno Local de 2003 (Ley 656) que ha sido derogada y reemplazada por la Ley de Gobierno Local de 2016 (Ley 936). El Servicio existe "para asegurar una administración y gestión eficaces del sistema de gobierno local descentralizado en el país".

VISIÓN : 'Un servicio descentralizado y orientado al cliente de clase mundial'.

MISIÓN : "Apoyar al gobierno local para que ofrezca servicios rentables mediante la movilización, armonización y utilización de capacidad humana de calidad y recursos materiales para promover el desarrollo local y nacional".


Historia del gobierno local

Probablemente hay dos puntos críticos en el desarrollo del gobierno local en el Reino Unido. En primer lugar, ha progresado de manera incremental con poca dirección estratégica, excepto en la medida en que el gobierno central se ha visto obligado en varios momentos a abordar las estructuras y procesos locales bizantinos que han encarnado las consecuencias de este incrementalismo reactivo y ndash la & lsquo herencia sajona & rsquo: durante mucho tiempo como "los lugareños" mantenían su casa en orden, Londres se contentó con ignorarlos. Solo cuando la enfermedad, la miseria o los disturbios invadieron la metrópoli, Whitehall decidió "hacer algo y rsquo sobre los & lsquolocals & rsquo". La longevidad de este enfoque se muestra en la historia repetida con frecuencia de Michael Heseltine & rsquos de que la única vez que estuvo en el gobierno una reunión fue sobre & lsquoa place & rsquo en lugar de & lsquoa service & rsquo como & lsquoeducation or health or housing & rsquo fue cuando los disturbios ocurrieron en Liverpool en 1981. En segundo lugar, el estado a menudo ha intentado realizar, pero rara vez lo ha logrado, su objetivo de centralizar el control y su propia autoridad durante casi mil años desde la invasión normanda de 1066. La historia del gobierno local en el Reino Unido, entonces, puede describirse como uno enraizado en estas dos tradiciones dicotómicas: el fetiche centralizador del estado y el verdadero y lsquoNorman Yoke y rsquo y ndash atornillado al caos descentralizado de la herencia anglosajona.

De alguna manera, la posibilidad de alcaldes electos marca un regreso a un sistema más antiguo de gobierno local en Inglaterra. Originalmente, en la época anglosajona (aproximadamente 700-1066), el gobierno local se administraba a través del Rey & rsquos Ealdorman, quien era responsable de una Comarca, mientras que la ley y el orden operaban a través de

el Shire-Reeve, o Sheriff como se conoció. Debajo de la Comarca, la tierra se subdividió en Cientos (diez grupos de diez familias [Diezmos]) que sobrevivieron individualmente de un pedazo de tierra considerado lo suficientemente grande para mantener a una sola familia (un Hide). Los miembros de Tithings and Hundreds fueron considerados responsables del comportamiento de sus miembros, creando así un sistema administrativo muy descentralizado.

A pesar de las nociones romantizadas de la libertad sajona en las que los victorianos a menudo se revolcaban (típicamente para distinguir a Gran Bretaña del autoritarismo centralizado que percibían que tenía a Francia en su garra mortal), siempre hubo una pizca de verdad en este linaje histórico y puede También se puede rastrear a través del predominio de formas colectivas de liderazgo político nacional en el Reino Unido en comparación con los EE. UU. (Churchill, Thatcher y Blair son las excepciones que prueban la regla según Greenstein <2004>). La conquista normanda efectivamente desposeyó a los anglosajones de casi toda la tierra, la propiedad centralizada bajo los monarcas normandos, llamó a los condados y lsquo condados y rsquo y luego recompensó a la nobleza normanda con y lsquofiefs rsquo que eran parcelas de tierra lo suficientemente grandes como para actuar como una unidad de lealtad a la monarca pero lo suficientemente pequeño como para evitar el desarrollo de centros de poder rivales a ese mismo monarca. Irónicamente, los victorianos se referían con frecuencia a los orígenes descentralizados y lsquo sajones de Gran Bretaña como la explicación de su aparente desinterés en la centralización y ndash y argumentaron que la conquista normanda fue un mero incidente histórico que tuvo poco efecto a largo plazo. de los franceses bajo Napoleón en comparación con la naturaleza descentralizada de Gran Bretaña (Hunt, 2004: 259-312).

El problema para los románticos sajones era que la descentralización parecía ser tanto una tapadera para el interés propio de la élite local como una excusa para no hacer nada sobre las terribles desigualdades de riqueza y salud que tanto asolaron a mediados del siglo XIX en Gran Bretaña. Así, todos los intentos del gobierno central de imponer el requisito de mejoras a nivel local se encontraron con una hostilidad extraordinaria por parte del establecimiento local y, de hecho, por los medios de comunicación nacionales.

Las limitaciones del estado central también se pueden ver a través de las inhibiciones contra una fuerza policial nacional. Antes de que la Policía Metropolitana de Peel & rsquos tomara el control de las calles de Londres, por ejemplo, (vestida conscientemente con uniformes azules, no rojos militares), el establecimiento local presionó de manera muy efectiva para evitar que algo se acercara a una fuerza nacional. How else could they stop an organisation that would be &lsquoexpensive, tyrannical and foreign&rsquo, especially when most people (that is the landed establishment) &lsquowould rather be robb&rsquod. by wretches of desperate fortune than by ministers&rsquo (quoted in Flanders, 2011: 76).

A similar distrust of the effects &ndash and costs &ndash of a standing army on the landed local establishment (in contrast to several monarchs who were desperate to have a standing army to launch wars all over the world) also prevented the development of such a force after the civil war when the New Model Army, and the Rule of the Generals, had shown just how effective &ndash and expensive &ndash such an organisation could be (Hoppitt, 2002: 156-8). This is most obvious in considering the origins of the Bank of England &ndash initiated in 1694 to cover the government&rsquos debt accumulated from foreign wars. In fact the majority of central state expenditure until the late nineteenth century was on war and the Empire (Mann, 1986 1993). This is important not just in considering why the central state was so disinterested in the periphery, the local area, but also why the local area was so resistant to the centre &ndash because it believed itself to be just a milch cow for the state to finance its wars and empires.

Moreover, the resistance to a central authority also mirrored the strength of local, rather than national, identities, especially amongst the English whose nationalist fervour has so often been noted as radically diluted compared to their Irish, Scottish and Welsh cousins (Paxman, 1999).

As the Middle Ages emerged, the centralising impetus of the Normans continued apace with the Hundreds losing their judicial and regularity powers to parishes, manors and towns many of the latter became &lsquoboroughs&rsquo &ndash that is, relatively self-regulating urban centres with similarities to the autonomous privileges that had always marked London out from the rest of the country. Boroughs were run by corporations of self-selected Aldermen and the council was temporarily chaired by a Mayor. Both counties and boroughs &lsquoelected&rsquo two members of Parliament, though the representative nature of both the electorate and the geographical region became increasingly dubious over time. Some of the larger cities (York and Chester for example) were also granted larger administrative roles and responsibilities for their domains while the local justices of the peace took on more and more responsibilities (including local tax raising &ndash &lsquothe county rate&rsquo) for county-wide activities such as road repair (Parishes were responsible for local roads and the Poor Law from the 17th Century), licensing, bridge and prison building through &lsquothe quarter sessions&rsquo.

The Great Reform Act of 1832 addressed the corrupt practices of elected members of Parliament and &lsquorotten boroughs&rsquo and enfranchised both a larger proportion of the (male) population and some of the towns, but local government was not radically changed until the Municipal Corporations Act of 1835 which oversaw the election of &lsquotown&rsquo (including the larger industrial centres) councillors by rate payers. Yet local administration remained poor, especially regarding the state of health and housing, and the sequential outbreaks of cholera, typhoid, typhus and just about every other medical malady, eventually persuaded the central state to &lsquodo something&rsquo (Hunt, 2004: 13-44). There then followed a series of public welfare and health reforms at the local level to cope with the consequences of industrialisation and urbanisation, in particular the 1848

Public Health Act which established local health boards to oversee a co-ordinated water, sewerage and drainage scheme to overcome the persistence of cholera, followed by the 1858 Local Government Act which extended the powers of these boards.

But, as Hunt (2004: 311) suggests, &lsquoby the 1860s there was a festering impatience with the classic, Victorian way of doing things: of voluntarism, civic association and muddling through&rsquo. Indeed the hostility of the Birmingham conservatives was so great that four years after the city was incorporated a petition was issued to revoke it and thereby reduce the rates. And as late as the mid-1850s Birmingham council was cutting road expenditure by half to cut costs. In contrast, a group of radically Nonconformist minsters had other ideas and set about canvassing for a &lsquonew Jerusalem&rsquo in Birmingham they found their own prophet in Joseph Chamberlain and the appropriate context in the Second Reform Bill of 1867 which doubled the size of the general electorate but quadrupled the number of working class male voters in Birmingham. The 1869 Municipal Franchise and Assessed Rate Act also helped by effectively undermining the monopoly grip of the anti-expenditure &lsquoshopocracy&rsquo group.

Much of this was achieved through Chamberlain&rsquos Machiavellian transformation of the position of Mayor from ceremonial chain wearer to political leader, though he did this as leader of the council not as a directly elected mayor. However, we should note that at the time Chamberlain led Birmingham, Whitehall was relatively uninterested in local government &ndash except in so far as they had to &lsquodo something&rsquo about the locals.

Chamberlain achieved his successes mainly through his ability to align radically different interests. For example, the political desires of his own supporters to own utilities like gas and water so as to ensure significant health benefits, with the demands of local businesses to acquire regular, and cheap, energy.

It is also worth pointing out that oftentimes it was the central state that adopted the ideas developed at the local level rather than vice versa. For instance, the 1866 City of Glasgow Improvement Act, which cleared 88 acres of slums in the centre of the city, formed the basis of Octavia Hill&rsquos support for the 1875 Artizans&rsquo and Labourers&rsquo Dwellings Bill that Disraeli oversaw and which transformed many urban areas (Hunt, 2004: 322/347).

However, by 1888 it had become clear that the disparate array of parishes, boroughs, towns and counties could no longer cope with the demands of massively expanding local economies, and the Local Government Act of that year radically reorganised the system. At this point the reconstructed counties became the focus for county councils while those areas deemed too large because of their urban populations (50,000+) became separate county boroughs. The metropolitan county of London was also established at the same time and it remained in place until 1965 when the new county of Greater London was established from what had been Middlesex and London, and this Greater London was then divided into 32 metropolitan boroughs. Outside London the 1894 Local Government Act introduced a second level of urban or rural districts into the county councils or borough councils and also a layer of civil parishes.

This system prevailed until the 1966 Royal Commission established by the then Labour Government which followed the majority report and imposed a unitary structure on all 58 non-London authorities (which favoured the pro-Labour urban areas) but this was subsequently overturned in 1972 by the

Conservative Government which attempted to restart local government de novo, reconstructing the status quo into a two-tier system of county borders (which favoured pro-Conservative rural areas) with lower level districts (40,000+ people for each district council), and established six new metropolitan counties for the largest urban conglomerations with their own associated lower level boroughs (250,000+ people for each district or borough council) (Copus, 2001). In 1986 the Greater London

Council and the metropolitan Councils were abolished and some of the previous county boundaries were restored.


D.C. Home Rule

The Council of the District of Columbia is the legislative branch of local government established by the “District of Columbia Home Rule Act of 1973”, enacted by Congress and ratified by District voters. The Council is composed of a Chairman elected at large and twelve Members–four of whom are elected at large, and one from each of the District’s eight wards. A Member is elected to serve a four-year term.

The Home Rule Act is the result of the ongoing push by District residents for control of their own local affairs. The existing local government is the most expanded form of self-government since the establishment of the District as the seat of the federal government. In 1790 when the District was established on land ceded by Maryland and Virginia to the federal government only about 3,000 citizens lived in the area–far less than the 50,000 required to be a state. The people living in the federal district continued to vote in Maryland and Virginia respectively.

President George Washington took a personal interest in developing the new capital and he appointed three commissioners to govern temporarily. The Commissioners called the new city “The City of Washington”. During the next ten years, the city of Washington was developed, and, in 1800, though the Capitol was not completely constructed, the federal government moved from Philadelphia to Washington.

The form of government for the federal district which consisted of five separate units–Washington City, Georgetown, Washington County in Maryland, and Alexandria and the County of Alexandria in Virginia–was debated in Congress. One bill gave residents no self-government while another provided a territorial legislature and partial home rule. In 1801, Congress passed emergency legislation dividing the District into two counties, Washington County where Maryland laws would apply, and Alexandria County where Virginia laws would apply (The Virginia part of the District was returned to Virginia in 1846).

Citizens in Washington City favoring self-government organized protests and meetings, and in 1802, petitioned Congress for a municipal charter. The Charter granted by Congress made Washington an incorporated city and gave voters the right to elect a local legislature (called a Council) that could pass laws and levy a tax on real estate to pay for city services. The local government also included a mayor appointed by the President.

Nearly seventy years later, Georgetown, Washington City, and Washington County were absorbed into a new territory governed by a governor and a council appointed by the President, a popularly-elected house of delegates, and a non-voting delegate to Congress. The territorial government lasted about three years until replaced by a temporary board of three commissioners appointed by the President.

During this period, District residents and Congressional supporters continued to press for self-government and representation in Congress. The Senate passed bills providing some form of home rule six times between 1948 and 1966, but, each time a similar bill died in the House District of Columbia Committee. The commissioner form of government was replaced in 1967 by a mayor-commissioner and a nine-member city council appointed by the President.

In 1963, District residents won the right to vote for President and Vice-President of the United States with the ratification of the 23rd Amendment to the Constitution. Four years later, citizens won the authority to elect a School Board. In 1970, the District gained a nonvoting delegate to the House of Representatives. While the fight for local autonomy proceeded step by step, Congress, particularly the House Committee on the District of Columbia, continued to exercise great authority over the local affairs of the District.

Finally, in 1973, the Home Rule Act passed in Congress, and District residents approved it in a special referendum the next year. In a historic leap for greater self-determination, District citizens elected a Mayor and Council in the fall of 1974. Voters also approved the election of Advisory Neighborhood Commissioners who represent every 2,000 residents to advise the Council on neighborhood concerns.

Citizens embraced the new Home Rule government as more representative of the local citizenry and more responsive to their needs. The powers and duties of the Council are comparable to those held by state, county and city legislatures, including the authority to adopt laws and to approve the District’s annual budget submitted by the Mayor. As the legislature, the Council is a co-equal branch of government and is part of a system of checks and balances similar to any other state government. When the Office of Mayor is vacant, the Chairman of the Council becomes the Acting Mayor.

Under the Home Rule government, however, Congress reviews all legislation passed by the Council before it can become law and retains authority over the District’s budget. Also, the President appoints the District’s judges, and the District still has no voting representation in Congress. Because of these and other limitations on local government, citizens continue to lobby for the authority held by all 50 states.

In 1978, Congress passed the Voting Rights Amendment giving the District voting representation in Congress. However, the Amendment died in 1985, after failing to be ratified by 38 states. In 1980, voters approved an initiative calling for a state constitutional convention to write a constitution, and, two years later, approved the constitution for the state of New Columbia.

Since then, bills to admit New Columbia as the 51st State of the Union and other bills to expand the authority of the local government are regularly introduced in both the House and Senate, but have failed to pass Congress. In November 1990, as mandated by the Constitutional Convention, District voters elected two Statehood senators and one representative to lobby Congress. The push for local autonomy continues.

Council of the District of Columbia
1350 Pennsylvania Avenue, NW, Washington, D.C. 20004

© Copyright 2016, The Council of the District of Columbia. Reservados todos los derechos


Law Wales

County and county boroughs in Wales (also known as 'principal areas') are divided into community areas for which there may be an elected community council. A community council is a body corporate consisting of the chair and the community councillors. Community councillors are elected by the local government electors for the community and hold office for a term of 4 years. The chair is elected annually by the council from among the councillors.

Community councils were established under the Local Government Act 1972 (LGA 1972) and replaced the previous system of parish councils. The vast majority of the functions conferred on the Secretary of State under LGA 1972 are now, so far as exercisable in relation to Wales, conferred upon the Welsh Ministers. The provision in LGA 1972 relating to communities was amended significantly in relation to Wales by the Local Government (Wales) Act 1994 and the Local Government (Wales) Measure 2011.

Each community council takes the name of the community followed by the words 'Community Council' or, in Welsh, 'Cyngor Cymuned'. A community that is not grouped with another community may resolve to have the status of a town and may be known as a Town Council or 'Cyngor Tref'.

The functions of a community council are set out in LGA 1972 and in other legislation. Among the services and amenities they most commonly provide are village halls, playing fields and open spaces, seats, shelters, street lighting and footpaths. Under the Local Government Act 2000 (as amended by the Local Government (Wales) Measure 2011), community councils have power to do anything they consider is likely to achieve the promotion or improvement of the economic well-being, social well-being or environmental well-being of their area.

The main source of funding for community councils is the funds raised through what is referred to as a precept (a charge) to council tax under section 41 of the Local Government Finance Act 1992. A community council must calculate its budget requirement for a financial year in accordance with section 50 of that Act and issue a precept to the billing authority. A community council’s expenses are paid out of the funds received by the precept. In addition the Welsh Ministers may, under section 129 of the Local Government (Wales) Measure 2011, pay a grant to community councils towards expenditure incurred or to be incurred by it.

The Local Government Act 2000 introduced a new standards regime for community councils. Under the LGA 2000, the Welsh Ministers may by order specify the principles that are to govern the conduct of members of community councils and may issue a model code of conduct that members must observe.

Accordingly, the Local Authorities (Model Code of Conduct) (Wales) Order 2008 provides a model code as regards the conduct which is expected of members of community councils. Where a community does not have a council of its own, the local electors may hold a community meeting and, subject to certain statutory conditions, apply for an order establishing a separate council for the community. The application is made to the principal council for the area which must be satisfied that the relevant conditions have been met.

There are currently no articles about this topic

The Law Wales website is constantly being updated with new articles and content. Please check again to see if this topic has been updated.


Ver el vídeo: Local Government Act Review


Comentarios:

  1. Hakem

    Están equivocados. Escríbeme por MP.

  2. Sakazahn

    Está de acuerdo, el mensaje es muy bueno

  3. Avernus

    Tienes toda la razón. En esto es, parece que esta es la excelente idea. Estoy de acuerdo contigo.

  4. Rasmus

    Excusa, he pensado y he eliminado la idea



Escribe un mensaje