Este día en la historia: 17/09/1862 - Batalla de Antietam

Este día en la historia: 17/09/1862 - Batalla de Antietam


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En este video de Este día en la historia, se analiza la sangrienta batalla de Antietam en la Guerra Civil de Robert E. Lee. Ocurrió el 17/9/1862 y se considera la batalla de un día más sangrienta en la historia de los EE. UU.


Batalla de Antietam: el día más sangriento en la historia militar estadounidense

Foto de portada: La Batalla de Antietam fue una batalla de la Guerra Civil Estadounidense, que se libró el 17 de septiembre de 1862 entre las tropas confederadas y de la Unión.

El 17 de septiembre de 1862, se libró una de las batallas más importantes y sangrientas de la historia de Estados Unidos en un campo de maíz de 24 acres en Maryland, cerca de Antietam Creek. Fueron los primeros días de la Guerra Civil, una guerra inicialmente etiquetada como una para restaurar a los Estados Unidos a su "integridad".

La pérdida de vidas no solo fue extremadamente alta para las fuerzas confederadas y de la Unión, sino que el resultado también envió ondas de choque en toda Europa y el resto del mundo. El mensaje fue claro: "Esto no va a terminar pronto y se trata de algo más que volver a unir a la nación".

El presidente Abraham Lincoln, como comandante en jefe, ordenó al general de su ejército, George McClellan, que impidiera que el ejército confederado de Virginia del Norte, bajo la dirección de Robert E. Lee, marchara hacia el territorio de la Unión. Se pensaba que tal incursión estaba demasiado cerca de la capital estadounidense en Washington, D.C. y habría llevado la ocupación confederada al territorio del norte. Lincoln creía que esa amenaza debía detenerse a toda costa. Ese costo resultó ser muy alto para ambos ejércitos.

Batalla de Antietam por Thulstrup. Específicamente, la carga de la Brigada de Hierro cerca de la Iglesia Dunker, en la mañana del 17 de septiembre de 1862.

La batalla comenzó en las primeras horas de la mañana del 17 de septiembre y durante tres horas el maizal cambió de manos en seis ocasiones, sin que ni la Unión ni la Confederación fueran claros ganadores de la pelea. A las 9:00 a. M., La lucha cesó el tiempo suficiente para que ambos bandos se reagruparan y consideraran su estrategia.

Sin embargo, la batalla se reanudó rápidamente después, con cada lado nuevamente tomando la delantera durante cortos períodos de tiempo. A las 10 de la mañana, el número de víctimas humanas ya había alcanzado los 10.000 soldados muertos o heridos en solo 4 horas de combate. En el transcurso del día, a veces parecía que las tropas confederadas tendrían éxito en invadir el territorio federal, solo para ser rechazadas por una nueva ola de tropas de la Unión. Los suministros muy necesarios llegaron desde Harper's Ferry por tropas del sur que habían marchado aproximadamente 15 millas en 8 horas, lo que también dio a los confederados un impulso moral. Sin embargo, cuando la luz del día se desvaneció, el general Lee se retiró al territorio de Virginia, y el general McClellan tomó la decisión de no perseguir y destruir al ejército confederado.

La batalla había terminado. En doce horas de lucha, 23.000 hombres murieron, resultaron heridos o se consideraron desaparecidos en combate, lo que la convirtió en la batalla más sangrienta en la historia militar de Estados Unidos. El presidente Lincoln sintió que McLellan debería haber perseguido y destruido al ejército confederado mientras se retiraban a través del Potomac de regreso a su propio territorio. Este desacuerdo llevó al Comandante en Jefe a despedir a McLellan poco después de la batalla.

Batalla de Antietam: soldados confederados muertos de la brigada de Luisiana de Starke, en Hagerstown Turnpike, al norte de la iglesia Dunker. Fotografía de Alexander Gardner.

Los resultados de la batalla de Antietam se sintieron por todas partes. Hasta ese momento, Gran Bretaña y Francia parecían creer que la Confederación ganaría la guerra, por lo que ambos países estaban cerca de otorgar reconocimiento oficial, seguido de ayuda, al sur como una nación separada. Esto habría reforzado la fuerza y ​​la posición del Sur. Ambos países europeos también tenían un interés financiero en las industrias del algodón y la esclavitud, por lo que tenían una motivación económica para ayudar al Sur a ganar la guerra.

Sin embargo, la victoria del Unión en Antietam lo cambió todo. La sangrienta batalla, con su cambio hora a hora en "vencedores", hizo evidente no solo al público en los divididos Estados Unidos, sino también a Europa, que esta guerra iba a ser larga y difícil. Como resultado, tanto Gran Bretaña como Francia retiraron su apoyo al Sur, junto con cualquier esperanza de su asistencia a la causa Confederada o al futuro político.

También inyectó nueva fuerza a la posición política del Norte. Lincoln pudo señalar la victoria justo antes de las elecciones de otoño de 1862, y los resultados de esas elecciones mostraron un mayor apoyo a su insistencia en que la aniquilación total del Sur era necesaria para preservar la nación.

Batalla de Antietam: una vista del "Bloody Lane" en el campo de batalla nacional de Antietam, en el noroeste de Maryland.

El presidente Lincoln pudo considerar a Antietam como una importante victoria de la Unión, y una desde la cual podría emitir la Proclamación de Emancipación. En esta declaración, hecha el 1 de enero de 1863, juró liberar a todos los esclavos que vivieran en cualquier territorio controlado por la Confederación a menos que el Sur deponga las armas. La batalla de Antietam se convirtió en el momento decisivo de la Guerra Civil. A partir de ese momento, la guerra se convirtió en una lucha contra la esclavitud en lugar de simplemente curar la ruptura entre el Norte y el Sur.

"Finalmente determinó que la Guerra Civil no era simplemente una guerra de reunión, sino también una guerra para poner fin a la esclavitud humana y la convirtió de una pelea familiar en una lucha incalculable por la libertad humana ..." Autor B. Catton.

Asegúrate de registrarte para que el boletín no partidista de Tag The Flag tenga historias como esta y más entregadas directamente en su bandeja de entrada.


El día más sangriento de la historia estadounidense: la batalla de Antietam, 17 de septiembre de 1862

He visitado el campo de batalla de Antietam, en Sharpsburg, Maryland, en numerosas ocasiones desde la década de 1990. Aparte de Gettysburg, he estado en él más que en cualquier otro campo de batalla de América del Norte. Es un lugar inquietante, no tan comercializado como se han convertido las afueras de Gettysburg. Sin embargo, en él, más estadounidenses murieron o resultaron heridos en un solo día en la historia de Estados Unidos, y fueron los estadounidenses quienes mataron a otros estadounidenses. Aunque la batalla en sí fue un empate en términos tácticos, resultó ser uno que ayudó a decidir el curso de la historia. El historiador Stephen W. Sears escribió:

“De todos los días en todos los campos donde los soldados estadounidenses han luchado, el más terrible desde cualquier punto de vista fue el 17 de septiembre de 1862. La batalla librada en esa fecha, cerca de Antietam Creek en Sharpsburg, en el oeste de Maryland, nunca tuvo un costo humano. superado en cualquier otro día en la historia de la nación. Tan intensa y sostenida fue la violencia, recordó un hombre, que por un momento en el ojo de su mente el mismo paisaje a su alrededor se puso rojo ".

El Capitán Emory Upton, de la 2.a Artillería de los Estados Unidos, y más tarde uno de los hombres que ayudó a modernizar las tácticas del Ejército en la década de 1880, escribió:

“He oído hablar de 'los muertos tirados en montones', pero nunca lo vi hasta esta batalla. Las filas enteras cayeron juntas ".

Otro oficial, el teniente Frederick L. Hitchcock de la 132a Pennsylvania en el Carril sangriento:

“Estábamos en la vorágine misma de la batalla. Los hombres caían a cada momento. El horrible ruido era incesante y casi ensordecedor. Excepto que mi mente estaba absorta en mis deberes, no sé cómo pude haber soportado la tensión ".

Al oeste de Frederick Maryland, una pequeña ciudad llamada Sharpsburg se encuentra en el lado oeste de un arroyo. Nombrado Antietam, las cabeceras del arroyo se encuentran en el condado de Franklin, Pensilvania, y serpentea hacia el sur, donde justo al sur de Sharpsburg desemboca en el río Potomac.

Es un lugar tranquilo, colinas onduladas y un país agrícola con algunos puentes de arco de piedra bien conservados, incluido uno en las afueras de Sharpsburg. Es difícil creer que hace 150 años, la ciudad y el arroyo fueron el escenario del día de batalla más sangriento en la historia de Estados Unidos.

En ese día de verano indio de 1862, el ejército confederado de Virginia del Norte, el general Robert E. Lee, al mando, se opuso al ejército de la Unión mucho más grande del Potomac, al mando del general de división George B. McClellan.

Lee había invadido Maryland después de una serie de éxitos en el norte de Virginia durante ese verano de 1862, derrotando a McClellan fuera de Richmond en los Siete Días, y en una campaña de maniobra venció a un Ejército recién formado, el Ejército de la Unión de Virginia comandado por el Mayor General John. Pope lo derrotó en la Segunda Batalla de Bull Run entre el 28 y el 30 de agosto de 1862. Con las cosechas y el ganado del norte de Virginia agotados y sus oponentes en crisis, Lee trasladó su ejército al norte de Maryland. La decisión fue impulsada en parte por la necesidad de aprovisionar a su ejército, pero también tenía la esperanza de alejar a Maryland de la Unión creyendo erróneamente que el sentimiento público en ese estado era pro-confederado. Si la gente de Maryland se levantara para apoyar a Lee, sería desastroso para la Unión y pondría en peligro la capital misma. Una consideración final fue la esperanza de que una victoria confederada en suelo del Norte traería consigo el reconocimiento extranjero y posiblemente la intervención de Gran Bretaña del lado de la Confederación.

El orden perdido

Lee cruzó el Potomac el 3 de septiembre y envió a su Segundo Cuerpo al oeste con algunos elementos que se apoderaron de la armería de la Unión en Harper's Ferry, otros para asegurar el ferrocarril de Baltimore y Ohio en Martinsburg, el resto del ejército estaba en el área de Frederick. Fue perseguido por McClellan, muy cauteloso, al frente del Ejército del Potomac.

El 9 de septiembre, Lee emitió la Orden General 191, la infame `` orden perdida '' de la que los soldados de la Unión encontraron una copia envuelta alrededor de tres puros en un campamento recientemente ocupado por el elemento de la retaguardia de Lee, la división de D.H. Hill el 13 de septiembre. La orden detallaba la disposición del ejército de Lee y McClellan aprovechó la oportunidad. El día 14, el Ejército del Potomac atacó a parte del ejército de Lee en la Batalla de South Mountain. La Unión ganó esa batalla obligando a las fuerzas confederadas superadas en número a retirarse, aunque la demora permitió que Lee concentrara más de su ejército en Sharpsburg el día 15.

Aunque superaba en número a Lee McClellan, creía en los informes de la Agencia de Detectives Pinkerton, que proporcionaba inteligencia al ejército. Esas estimaciones que acreditaban a Lee con más de 100.000 soldados. Retrasó su ataque hasta que hubo formado todo su ejército el día 17.

Los muertos cerca de la iglesia Dunker

Cuando atacó el día 17, sus ataques no estaban coordinados y, aunque estuvo cerca de lograr un avance decisivo, el ejército de Lee se aferró desesperadamente a sus posiciones. La acción se inició por la mañana al norte de la localidad y ambos bandos mostraron una ferocidad increíble en el Maizal, donde en el espacio de unas tres horas cerca de 8.000 soldados resultaron muertos o heridos. La lucha se trasladó al centro de la línea frente a la ciudad al mediodía. En medio de la destructiva tormenta de artillería, los ejércitos lucharon alrededor de la Iglesia Dunker y un carril hundido ahora conocido como "Bloody Lane". En los confines de ese tramo de carretera de 800 yardas, más de 5000 soldados murieron o resultaron heridos en el transcurso de unas cuatro horas. Las fuerzas de la Unión rompieron la línea confederada, pero no se enviaron refuerzos y cuando el comandante de la división, el general de división Israel Richardson, resultó herido de muerte, el ataque perdió su brío y los confederados al mando del teniente general James Longstreet pudieron restaurar la línea.

El sur permaneció en silencio mientras McClellan ordenó al IX Cuerpo del Mayor General Ambrose Burnside que se abstuviera de atacar. Burnside no recibió sus órdenes de atacar hasta las 1000. Finalmente atacó a través del puente sur, ahora conocido como Burnside's Bridge por la tarde. Fue otra pelea dura y Burnside, después de varios intentos de moverse hacia el sur para flanquear a las fuerzas confederadas a última hora de la tarde con la intención de cortar a Lee de su única ruta de escape. Los confederados estaban en una situación desesperada. Fue en este punto, alrededor de las 3 de la tarde, cuando llegó la división del mayor general A.P. Hill e inmediatamente contraatacó rompiendo el ataque de Burnside. Burnside solicitó refuerzos a McClellan, quien se negó diciendo que no tenía ninguno disponible. Este no fue el caso, McClellan tenía dos cuerpos completos de infantería no comprometidos con la batalla, pero aún creía que lo superaban en número y que Lee estaba tratando de atraparlo.

La acción terminó a las 530 PM con ambos lados descansados ​​y reorganizados para la acción al día siguiente. Lee se preparó para defender, pero el día 18 no se ofreció ningún ataque de la Unión. Se observó una tregua informal para permitir la evacuación de los heridos y Lee comenzó su retirada a través del Potomac hacia Virginia esa noche. A pesar de haber sido incitado por Lincoln para perseguir, McClellan no lo hizo y la Unión perdió la oportunidad de destruir el ejército de Lee en el territorio de la Unión.

Las estimaciones de víctimas varían, pero según Stephen W Sears en su libro El paisaje se volvió rojo que el Ejército del Potomac perdió 2108 muertos, 9540 heridos y 753 desaparecidos. Afirma que la mejor estimación de las bajas confederadas son 1546 muertos, 7752 heridos y 1018 desaparecidos. La mayoría de los desaparecidos probablemente fueron asesinados y enterrados en fosas comunes o descubiertos y enterrados por civiles después de la batalla. En el espacio de 12 horas 22719 estadounidenses murieron o resultaron heridos. Fue el día más sangriento en la historia militar estadounidense.

Aunque la batalla no fue concluyente porque el ejército de Lee sobrevivió pero tuvo que romper su ofensiva, tuvo más influencia de la esperada. El presidente Lincoln emitió la Proclamación de Emancipación el 22 de septiembre y, aunque no entró en vigor hasta el 1 de enero de 1863, marcó un punto de inflexión en la guerra.

McClellan no pudo tomar la ofensiva en los siguientes dos meses y Lincoln lo relevó del mando y le dio el Ejército del Potomac a Burnside, quien, incitado por Lincoln, llevó al ejército a la batalla en Fredericksburg, donde se encontró con la derrota.

He estado en el campo de batalla varias veces, por mi cuenta en 1997, una vez como parte de un "viaje de personal" con el batallón de la Infantería de Marina que me asignaron en mayo de 2000, y un par de veces por mi cuenta. La última vez que estuve allí en 2017, caminé más de 17 millas en el campo de batalla.

Cada vez que voy, me tomo el tiempo para reflexionar sobre las grandes pérdidas sufridas por ambos ejércitos y el valor individual de los soldados involucrados. Algunas de las unidades con las que serví en la Guardia Nacional del Ejército en Texas y Virginia rastrean su linaje y honores a regimientos que lucharon en Antietam y he sentido una conexión con la batalla debido a eso. Es difícil imaginar la cantidad de muertes y carnicerías que tienen lugar en un lugar tan tranquilo en tan poco tiempo.

Es algo para reflexionar cuando algunos estadounidenses sugieren abiertamente otra guerra civil si su partido no gana las próximas elecciones presidenciales.


En este día en la historia, 17 de сентябрь

El corredor finlandés Taisto Mäki rompió su récord anterior al correr la distancia en 29 minutos 52 segundos.

1894 Un día después de que Japón gana la batalla de Pyongyang, derrota a China en la batalla del río Yalu

También conocida como la Batalla del Mar Amarillo, el conflicto se libró entre Japón y China durante la Primera Guerra Sino-Japonesa.

1862 Se lleva a cabo el día más sangriento de la guerra civil estadounidense

La batalla de Antietam se libró cerca de Antietam Creek en Sharpsburg, Maryland. Considerado el día más mortífero de la Guerra Civil Estadounidense (murieron al menos 4000 soldados de ambos bandos), la batalla terminó con la incursión del general confederado Robert E. Lee en el norte. Si bien no hubo vencedores claros, muchos creían que la retirada de los soldados confederados del campo de batalla antes de que lo hiciera el Ejército de la Unión significaba que la Unión había ganado la batalla.

1809 Se firma el Tratado de Fredrikshamn entre Suecia y Rusia

También conocido como el Tratado de Hamina, concluyó la Guerra de Finlandia y cedió territorios suecos, que luego formaron Finlandia a Rusia.


Cómo la batalla de Antietam de 1862 se convirtió en el día más sangriento de la historia de Estados Unidos

La ferocidad de ese único día de lucha y los medios fortuitos con los que se organizaron las tumbas han hecho que el número de muertos de Antietam sea difícil de medir.

Durante la batalla de Antietam del 17 de septiembre de 1862, las bajas se acumularon casi demasiado para contarlas. La culminación de la primera invasión del Norte durante la Guerra Civil Estadounidense por parte del General Robert E. Lee y el Ejército Confederado de Virginia del Norte, fue el día más sangriento en la historia de los Estados Unidos y el día más sangriento de la lucha en Occidente. Hemisferio. Debido a la enorme escala de las pérdidas, el número de muertos de Antietam siempre ha sido difícil de determinar con precisión.

La batalla de las tres fases de Antietam

La Batalla de Antietam se arremolinaba en tres fases de norte a sur y duró desde la madrugada hasta el anochecer. Durante la primera fase, la lucha se desarrolló en un campo de maíz de 24 acres y en un terreno elevado que rodeaba la Iglesia Dunker, que pertenecía a los Hermanos Bautistas Alemanes, una secta cristiana que creía en el bautismo por inmersión total y, por lo tanto, se conocía como “Dunkers”. " Las bajas fueron extremadamente numerosas en el Maizal, y algunos regimientos sufrieron más del 70 por ciento de bajas. Al mediodía, la lucha se había convertido en un camino hundido que formaba una posición defensiva natural similar a una trinchera. Las tropas confederadas derribaron fila tras fila de tropas de la Unión atacantes desde la carretera hundida, que más tarde se llamaría Bloody Lane, hasta que su posición fue flanqueada y la depresión se convirtió en una trampa mortal. Los cuerpos confederados estaban esparcidos tan densamente por Bloody Lane al final del día que era imposible dar un paso sin tocar un cadáver.

A última hora de la tarde, las tropas de la Unión finalmente lograron cruzar un puente de piedra sobre el arroyo Antietam y avanzar por la pendiente en la orilla occidental del arroyo. Aunque dejaron decenas de muertos y heridos a su paso, las tropas de la Unión avanzaron hacia la ciudad de Sharpsburg, Maryland, y estaban preparadas para atrapar al ejército de Lee contra el río Potomac. Sin embargo, la oportuna llegada de la División Ligera de A.P. Hill desde Harpers Ferry, a 12 millas de distancia, frenó el avance de la Unión y puso fin a la batalla.

La noche tal vez nunca llegue

Un veterano de la lucha en la Batalla de Antietam recordó que el sol pareció detenerse en lo alto del cielo y se sintió como si la noche nunca llegaría. La ferocidad de la batalla se refleja en las espantosas bajas sufridas por ambos bandos. Casi 23.000 hombres murieron y resultaron heridos, con más de 1.500 confederados muertos y más de 2.100 soldados de la Unión asesinados. Seis generales murieron en el campo o sucumbieron a las heridas sufridas en Antietam, incluidos los generales de división de la Unión Joseph K.F. Mansfield e Israel Richardson y el general de brigada Isaac Rodman, y los generales de brigada confederados Lawrence O. Branch, William E. Starke y George B. Anderson.

Antes de que los muertos fueran enterrados, el fotógrafo Alexander Gardner y su asistente James Gibson, empleado del famoso Mathew Brady, viajaron al campo de batalla y grabaron una serie de imágenes que representan con absoluta claridad el horror de la guerra. En muchas de las fotografías de Gardner, los muertos yacían donde cayeron, sus cuerpos en posiciones grotescamente retorcidas, congelados ante su lente. Muchas de las imágenes se exhibieron en la galería de Brady en Nueva York, y la exposición fue anunciada como "Los muertos de Antietam". Los estudios de muertes sorprendieron al público y enfatizaron que el costo de la guerra sería sustancial.

Enterrado apresuradamente en tumbas poco profundas

Tantos soldados de ambos bandos murieron durante la Batalla de Antietam; las bajas a veces fueron enterradas apresuradamente en tumbas poco profundas y nunca se trasladaron a cementerios formales. Tan recientemente como en 2009, se han redescubierto los restos de los soldados que fueron enterrados en el campo, olvidados sus lugares de descanso final. Aunque la mayoría de las veces es imposible identificar específicamente los restos, se determinó que un soldado pertenecía a un regimiento de Nueva York que luchó en el campo de maíz. Su nombre nunca se sabrá, sin embargo, los botones de su chaqueta identificaron su estado natal. Los restos recibieron todos los honores militares y se devolvieron a un cementerio de Nueva York para su entierro.


La batalla de Antietam:

A Lee le sorprendió la repentina rapidez de McClellan, como si supiera la ruta y las disposiciones de Lee, lo que, por supuesto, sabía. McClellan traía 75.000 hombres al ataque. La fuerza total de Lee era de solo 38,000 hombres, y podría traer ese número al campo solo si el cuerpo de Jackson regresaba a tiempo de recapturar Harpers Ferry. Lee envió a 15.000 hombres para impedir el avance de McClellan a través de una brecha en las montañas Catoctin de Maryland. Llevó al resto de su ejército a la ciudad de Sharpsburg en Maryland en Antietam Creek, donde tenía la intención de enfrentarse a la estocada de McClellan.

La batalla se inició el 17 de septiembre de 1862. Las probabilidades en contra de Lee se redujeron con el reloj. Cada hora que avanzaba traía más confederados de la marcha a la línea de batalla. Por la mañana, cuando Lee dispuso a sus hombres en Sharpsburg, trajo al campo apenas una cuarta parte de las tropas que McClellan. Por la tarde, con la llegada de Jackson, había reducido las probabilidades a tres a uno en su contra. Y con toda su fuerza, que no tenía hasta que la batalla estaba casi terminada, seguía siendo superado en número por dos a uno.

La batalla fue desesperada. En las primeras cuatro horas de combate, 13.000 hombres de azul y gris cayeron como bajas en el día más sangriento de la guerra.

En dos ocasiones, la línea confederada estuvo casi abrumada: primero en Bloody Lane, donde los confederados, pensando erróneamente que se les había ordenado retirarse, casi permitieron que sus fuerzas se dividieran y luego al final del día cuando el flanco derecho de Lee, que él había despojado continuamente para apoyar a su izquierda, comenzó a ceder bajo un feroz y sostenido ataque del general de la Unión Ambrose Burnside. Cuando el flanco finalmente se disolvió bajo el fuego federal, Burnside tenía un campo despejado para destruir el ejército de Lee.

Pero entonces, justo a tiempo, después de una marcha forzada de diecisiete millas, llegaron los hombres del general confederado A. P. Hill de Harpers Ferry. Hill trajo solo 3.000 hombres al campo, otros 2.000 se habían caído o se habían quedado rezagados, pero con una precisión fortuita, llegaron exactamente cuando y donde los confederados más lo necesitaban, en el flanco de Burnside. A pesar de los rigores de la marcha, los hombres de Hill atacaron a los federales y dispersaron el asalto de la Unión. El día de la batalla había terminado.

Esa noche, Lee no ordenó ninguna retirada. Sus hombres acamparon, descansaron y se mantuvieron firmes, desafiando a los federales a atacarlos nuevamente al día siguiente. McClellan rechazó la oportunidad. Entonces, al caer la noche, Lee sacó a los hombres de sus filas y los condujo de regreso a través del Potomac a la seguridad de Virginia, con AP Hill golpeando a un contingente de federales que perseguían a los federales en la orilla norte del Potomac, proporcionando, en palabras del historiador Shelby Foote, "una especie de coda optimista, después del estruendo y el trueno de lo que había sucedido antes".


Antietam: un día salvaje en la historia estadounidense

Entre dos campos agrícolas en Sharpsburg, Maryland, había un camino hundido, que los confederados utilizaron como foso de rifles hasta que fueron invadidos por las tropas federales. Desde entonces, la carretera se conoce como "Bloody Lane". Biblioteca del Congreso ocultar leyenda

En esta mañana, hace 150 años, las tropas de la Unión y la Confederación se enfrentaron en el cruce de la ciudad de Sharpsburg, Maryland. La Batalla de Antietam sigue siendo el día más sangriento en la historia de Estados Unidos.

La batalla dejó 23.000 hombres muertos o heridos en los campos, bosques y caminos de tierra, y cambió el curso de la Guerra Civil.

Se llama simplemente el campo de maíz, y fue aquí, con las primeras luces del amanecer, que las tropas de la Unión, más de 1.000, se deslizaron hacia las líneas confederadas. Los tallos estaban a la altura de la cabeza y protegían sus movimientos.

Historias de NPR relacionadas

Fotografía

Interactivo: Antietam entonces y ahora

Kee Facts: Algunas cosas que no sabías

Los 'estudios de muerte' de Antietam cambiaron la forma en que vimos la guerra

El fuego de cañón abrió la batalla con bocanadas de humo blanco que se elevaban desde la línea de árboles, en el lugar preciso donde los hombres que recrean la batalla están disparando artillería hoy.

A solo 200 yardas frente a las fuerzas de la Unión, las tropas confederadas de Georgia estaban boca abajo. Apuntaron sus armas y esperaron, y cuando las tropas de la Unión partieron del maíz, todos los georgianos se levantaron y dispararon.

"El humo, el ruido, la artillería se estrellan desde todas las direcciones", dice Keith Snyder, guardabosques de Antietam. "Es sólo un terror concentrado".

Fue un caos total dentro y alrededor del campo de maíz, dice Snyder, con gente gritando y cuerpos por todas partes. En esa primera fase de la batalla, 10,000 soldados murieron y resultaron heridos.

Uno de los hombres que sobrevivió al maizal fue Cpl. Lewis Reed del 12º Regimiento de Massachusetts. Escribió sobre ese día en una carta años después. Recordó a todos los hombres a su alrededor pidiendo ayuda a gritos.

"Me encontré en el suelo con una extraña sensación cubriendo mi cuerpo. Mi camisa y blusa se llenaron de sangre y supuse que era mi último día en la tierra. Tenía los sentimientos habituales de hogar y amigos y miles de pensamientos pasaron por mi mente En seguida."

Reed se las arregló para tambalearse hasta la protección de los bosques cercanos. Viviría hasta los 83 años. En cuanto a sus compañeros, 2 de cada 3 hombres de su unidad estarían muertos o heridos al anochecer.

No había nada especial en estos campos, ni siquiera en esta ciudad. No tenía ningún valor estratégico. El plan del general Robert E. Lee era empujar a sus tropas al norte, tal vez a Pensilvania, librar una batalla decisiva y presionar a los políticos del Norte para que demandaran la paz. Las tropas de la Unión marcharon desde Washington e interceptaron a Lee.

"Lo que pasa con Antietam es que es una batalla muy personal", dice Snyder. "La gran mayoría del combate aquí se realiza a muy corta distancia, 100 yardas y más cerca. Es salvaje y personal. Así que cuando sales, el enemigo está ahí".

A última hora de la mañana, la pelea en el campo de maíz estaba estancada. La Unión cambió su ataque y en realidad giró hacia el sur y se dirigió hacia lo que se llamó la Ruta Hundida.

El carril sangriento

Sunken Road era un antiguo camino rural desgastado por años de tráfico de carretas y erosión. Unos cientos de metros de largo y unos cinco pies por debajo del nivel del suelo, era un fuerte ya hecho para los sureños. Los confederados, más de 2.000, estaban acurrucados, esperando a las tropas de la Unión.

Los confederados miraron por encima de la parte superior y vieron a las tropas del Norte cruzar un campo abierto. Cuando los soldados de la Unión aparecieron a la vista, los sureños se levantaron y dispararon, eliminando a casi todos los soldados de la primera fila.

Un general de la Unión vio a sus tropas desaparecer en Sunken Road y se le escuchó decir: "Dios salve a mis pobres muchachos".

Pero después de terribles pérdidas, las tropas de la Unión pudieron rodear a los confederados y el Camino Hundido se convirtió en una trampa mortal para los hombres que estaban dentro. Hombres como el sargento. James Shinn del 4º Regimiento de Carolina del Norte. Vio a cientos de sus compañeros soldados huir a la retaguardia y luego anotó esta entrada en su diario.

“Las bolas, los disparos y el proyectil de Minie llovieron sobre nosotros desde todas las direcciones excepto por la retaguardia. Muchos hombres aprovecharon esta oportunidad para abandonar el campo por completo. Muchos oficiales murieron y resultaron heridos, y lamento y vergüenza decir que salieron ilesos del campo. "

Casi 2.000 confederados muertos y heridos se han acumulado en esta carretera, dice el guardaparques Keith Snyder. The Sunken Road siempre se conocería como Bloody Lane, y fue un punto de inflexión en la batalla.

"Una vez que esto se derrumba, el centro de todo el ejército de Lee se ha abierto de par en par", dice. "Es una desesperación absoluta".

El puente de Burnside

La batalla pasó a la tercera y última fase, junto a las aguas de Antietam Creek.

Cerca, un puente de piedra cruza el arroyo, y al otro lado, hay un acantilado empinado, 100 pies hacia arriba. Los soldados confederados estaban atrincherados y tenían un tiro perfecto contra las tropas que avanzaban debajo.

Snyder lo describe como una fortaleza para los confederados.

"El 9º Cuerpo de la Unión tuvo que atacar un castillo", dice. "Es casi imposible tomar esta posición".

El plan era atacar a los confederados por dos lados. Algunos cruzarían el río río abajo, mientras que otras tropas federales cruzarían directamente el puente. El puente fue un cruce crucial.

Se necesitaron tres asaltos de la Unión, y casi tres horas, para tomar el puente. El asalto final fue dirigido por Brig. El general Edward Ferrero, quien dirigió a soldados veteranos de Nueva York y Pensilvania.

Ferraro había tomado la ración de whisky de sus hombres porque se metieron en un pequeño lío, así que uno de los soldados dijo: "Dennos nuestro whisky y tomaremos el puente".

Tomaron el puente y luego consiguieron un barril de whisky. Miles de tropas de la Unión subieron al acantilado y luego comenzó la verdadera lucha contra la principal fuerza confederada.

Los refuerzos del general Lee salvaron a sus fuerzas, y las tropas de la Unión fueron empujadas hacia el puente. Pero al final de todo el combate, con 23.000 bajas y 12 horas de lucha, Snyder dice que todos estaban casi donde estaban cuando empezaron.

"Las líneas se movieron [unos] cien metros", dice.

Básicamente fue un punto muerto.

A última hora del día siguiente, Lee deslizó su ejército a través del Potomac. El comandante de la Unión, el general George McClellan, no persiguió a Lee. Pronto fue despedido por el presidente Lincoln.

La victoria parcial en Antietam, sin embargo, le dio a Lincoln lo que necesitaba para emitir la Proclamación de Emancipación que liberaría a los esclavos en los estados confederados en enero siguiente.

Después de Antietam, la guerra ya no se trataría solo de preservar la Unión.


El día más sangriento de la historia estadounidense. 17 de septiembre de 1862. La batalla de Antietam. 10 hechos interesantes.

La batalla de Antietam, como se llamaba en el Norte. La batalla de Sharspburg como se la conocía en el Sur.

Esta no es una publicación para aficionados a la Guerra Civil, esta es una publicación breve para aquellos menos familiarizados con la Guerra Civil estadounidense.

¿Por qué se llama & # 8216 el día más sangriento de la historia de Estados Unidos & # 8217?

Bueno, leerá a menudo que 25.000 hombres de ambos bandos resultaron muertos en este día.

La cifra exacta es un poco más baja.

22.717 muertos, heridos o desaparecidos, lo suficiente para ganarse la reputación de ser la batalla de un solo día más sangrienta de Estados Unidos.

Aproximadamente 80.000 soldados de la Unión atacaron a unos 40.000 soldados confederados.

Aquí hay diez datos interesantes sobre la batalla:

  1. Es una batalla que se libró en territorio de la Unión, no en territorio confederado. La batalla tuvo lugar en Maryland, uno de los cuatro estados esclavistas que no se separaron de la Unión. Un buen número de habitantes de Maryland se unieron a los ejércitos confederados, pero más lucharon por la Unión.
  2. El comandante confederado, Robert E. Lee, a menudo se considera un genio militar. Hay poca evidencia para mostrar hoy. Sabía que su ejército estaba enormemente superado en número. Y estaba luchando con un río a la espalda. Al mismo tiempo, no tenía presentes a todos sus soldados. Algunos de ellos, una división bajo el mando del general A.P. Hill, tuvo que correr básicamente 27 millas desde Harpersferry para llegar allí. Llegaron justo a tiempo para luchar contra un golpe potencialmente mortal. Curiosamente, los confederados no se atrincheraron. They were lucky that the terrain favored them, that their opponent George B. McClellan was too timid to commit his entire force to the attack and that he didn’t attack simultaneously along the entire line, allowing Lee to shift men back and forth to stave off attacks, which he did do brilliantly.
  3. In defense of Lee: some days prior to the battle one of the most amazing coincidences in military history took place. Lee’s marching orders for his army were found wrapped around some cigars in a field. Union soldiers found the package. It gets better: soon the orders are in the hands of a Union officer who knows and recognizes the handwriting of the man who wrote the orders, making sure the Union knows this is not a hoax. It’s never become really clear how such important documents ended up in a field. I don’t know who ended up smoking the cigars. Anyway, the otherwise extremely timid, even paranoid, McClellan moved with uncharacteristic speed -still quite slow- to attack Lee. Lee could not have guessed this.
  4. Lee’s army barely managed to blunt the Union’s attacks, but it did. An amazing feat, although it was a battle that the South should have avoided. President Abraham Lincoln was depressed when it became clear that after the battle McClellan did nothing to keep the pressure on an army less than half the size of his own army. Lee stayed on the battlefield the next day, tempting McCellan to renew that attack, but McClellan did nothing. Lee retreated back to Confederate territory, unmolested, Lincoln even went to the battlefield to try and prod McClellan into action, but in vain. A little while later Lincoln replaced him with an even other poor excuse for a general: Ambrose Burnside.
  5. Lee was invading Union territory, but since Maryland was a slave state, the Confederates hoped that many Marylanders would join their army now that they had the chance. Ellos no. Probably because Lee was passing through the western part of the state where there weren’t that many slaves, the eastern part of Maryland had more Confederate sympathizers, but that part was harder to reach.
  6. Europe was keeping a close eye on the events in Maryland. If Lee had beaten the Union army on its own territory it’s likely that France and Great Britain would have recognized the Confederacy as a real nation. This would have given them a huge morale boost and other advantages. Lee’s retreat back into Virginia destroyed this chance. This is why the battle is often seen as a tactical victory for the Confederates, but a strategic victory for the Union. The Union army’s attacks failed, but the Confederates had to leave Union territory anyway.
  7. The Confederates got a small morale boost almost immediately after their retreat. Their cavalry under James Ewell Brown Stuart rode entirely round the Union army, gained lots of information and came away unscathed. This was quite humiliating for the Union. Especially since it was already the second time that year that Stuart had danced a circle around the Union army…
  8. One of the first war photographers, Alexander Gardner, took the opportunity to take pictures of the dead at Antietam. The public was shocked. Never before had the carnage of war been so vividly portrayed.
  9. The famous movie ‘Glory’, about the first black Union soldiers, opens with scenes of the violence at Antietam. And that’s no cooincidence, because the most important fact concerning this battle is…
  10. …that Abraham Lincoln used the battle, which was seen as something of a Union victory, to draft his Emancipation Proclamation to free the slaves. He could not do it in the wake of a defeat, because then this move would have been seen as a last desperate attempt to sabotage the Confederates. He had to wait for something that was seen as a victory to be pull of this move as a sign of strength. He did it as a war measure, and ironically, he only freed the slaves over which he had no control. Slaves in states loyal to the Union remained slaves until the Confederacy was completely defeated. The Emancipation Proclamation had a detrimental effect on the Confederacy nonetheless. The Union could now arm free blacks and runaway slaves, adding man power to its bloodied armies. England and France would now never recognize the Confederacy, since that would be seen as backing slavery. Lots of slaves were now sure that aiding the Union armies would destroy slavery and so they did, as soldiers, spies, guides, by hiding Union soldiers who had escaped from prisoner of war camps, and so on. The only benefit for the Confederacy may have been that some Union soldiers quit as they didn’t want to fight to free black slaves and that some Southerners were so enraged that they joined the Confederate armies.

Battle of Antietam, American Civil War

Beginning early on the morning of this day in 1862, Confederate and Union troops in the Civil War clash near Maryland's Antietam Creek in the bloodiest one-day battle in American history. The Battle of Antietam marked the culmination of Confederate General Robert E. Lee's first invasion of the Northern states. Guiding his Army of Northern Virginia across the Potomac River in early September 1862, the great general daringly divided his men, sending half of them under the command of General Thomas "Stonewall" Jackson to capture the Union garrison at Harper's Ferry.

President Abraham Lincoln put Major General George B. McClellan in charge of the Union troops responsible for defending Washington, D.C., against Lee's invasion. McClellan's Army of the Potomac clashed first with Lee's men on 14 September, with the Confederates forced to retreat after being blocked at the passes of South Mountain. Though Lee considered turning back toward Virginia, news of Jackson's capture of Harper's Ferry reached him on 15 September.

That victory convinced him to stay and make a stand near Sharpsburg, Maryland. Over the course of 15 and 16 September, the Confederate and Union armies gathered on opposite sides of Antietam Creek. On the Confederate side, Jackson commanded the left flank with General James Longstreet at the head of the centre and right. McClellan's strategy was to attack the enemy left, then the right, and finally, when either of those movements met with success, to move forward down the centre.

When fighting began in the foggy dawn hours of 17 September, this strategy broke down into a series of uncoordinated advances by Union soldiers under the command of Generals Joseph Hooker, Joseph Mansfield and Edwin Sumner. As savage and bloody combat continued for eight hours across the region, the Confederates were pushed back but not beaten, despite sustaining some 15,000 casualties. At the same time, Union General Ambrose Burnside opened an attack on the Confederate right, capturing the bridge that now bears his name around 1 p.m.

Burnside's break to reorganise his men allowed Confederate reinforcements to arrive, turning back the Union advance there as well. By the time the sun went down, both armies still held their ground, despite staggering combined casualties – nearly 23,000 of the 100,000 soldiers engaged, including almost 4,000 dead. McClellan's centre never moved forward, leaving a large number of Union troops that did not participate in the battle. On the morning of 18 September, both sides gathered their wounded and buried their dead. That night, Lee turned his forces back to Virginia. His retreat gave President Lincoln the moment he had been waiting for to issue the Emancipation Proclamation, a historic document that turned the Union effort in the Civil War into a fight for the abolition of slavery.


14 thoughts on &ldquo This Day in History: September 17, 1862 &rdquo

Everyday, there’s little things that were historical to different parts of the world. The Civil War was one of the bloodiest wars that anyone had ever seen. The outcome of this war lead to what America is today. I find it interesting that the South and the North had differences that weren’t very major.

I think one of the most interesting things about the Civil War are the reasons for the war. Many people perceive it to just be a war about slavery and the emancipation of slaves, but personally, I think its about much more than just slavery. Yes, slavery is the most recognized, so I’ll begin there. In the North, we saw a shift away from agriculture and a shift towards industry, which meant that the North no longer had a large need for slaves. The South, in contrast, still had an agriculture based society, so they needed slaves to a much larger extent that the North did. The Civil War was also about state rights. The South felt that the federal government, was infringing on their rights to own slaves and attempting to take away their power and their freedom (one might say that they believed that they had fought for independence, only for their new government to do what the English had done). Another reason for the Civil War was expansion. As the United States expanded westward, each new state was identified as pro-slavery or anti-slavery, and the South felt that as the United States expanded, they would lose more and more of their freedom to decide what benefitted them the most. One example of this would be the addition of Kansas to the United States. The government had decided to allow Kansas to hold and vote and decide whether or not they wanted to be a free or slave state. This lead to people rushing to Kansas to vote and opposing sides would end up clashing and people died during the clashes. Kansas would eventually become a state within the United States as a free state. The election of Abraham Lincoln could be considered a breaking point for the South. Lincoln wasn’t on the ballot in ten states and yet he had still managed to win the election. For southerners, this was unacceptable. This was proof that the Southern states had less power than the Northern states. To the Southern states, this was a clear sign that if they didn’t act, then they would have even less power. To them, secession was the only clear path. In the end, Lincolns attempt to keep the United States unified would not only cost him his life, but started one of the bloodiest conflicts in all of American history.

Thanks for sharing, Chritina .

Through the information about this battle, I found it interesting how many battles in history were named. As shown at the battle of Antientam Creek, opposing sides had different methods on naming their battles. In the case of the civil war, it is interesting how the South mainly used names of towns/cities, while the North preferred to use names of nearby natural features. However, the victory of the North in the Civil War allowed them to maintain their influence in history, even for small things like their names for specific battles. This shows why modern history references to Civil War battles use the names established by the North.

What I find interesting about this fact is that no other single day has overtaken this day for the bloodiest day in American history. Of course, both sides were american, but I would’ve assumed that D-day or another battle from World War 2 would’ve had more casualties. The armies were smaller in the Civil War, and war drastically changed between 1862 and 1940. The armies got larger, and it became easier to kill. There were now explosives and fully automatic rifles, but I guess it wasn’t enough. In fact, D-day doesn’t even come close to overtaking the Battle at Antietam Creek, as there were only 6,000 American casualties in D-day.

Estoy de acuerdo. It’s strange how the Civil War, which seems primitive in comparison to wars like World War I and Vietnam, could kill so many Americans. On top of that, the United States were one of the main participants in wars like World War I and Vietnam, so you would think that the amount of casualties would be more, or at least come close to the Civil War, which used not as advanced technology. Even taking into account the fact that the Civil War was fought solely by Americans, the American casualties of D-Day were not even close to half of that of Gettysburg or Antietam. Whenever I read something interesting like this about history, I always wonder about the science behind it. Was this just a coincidence or based on some physical setting of the Civil War, or were people mentally different at the time, creating more violent outcomes for war?

I agree with your point Sharon. I also find it interesting that every day marks the anniversary of an important historical event, what may seem like a regular Tuesday for me was one of the bloodiest battles in history hundreds of years ago. When I think about that I think about all the thousands of lives lost and those who had families who were affected by their loss. To this day there are still people that are descendants of those lost in the war and even though I may not remember this day as an important day, it may be an important day to them. Where would we be in history if these people hadn’t lost their lives to fight for their cause, that’s what I find really interesting. Also, the part about the Emancipation Proclamation is something I really like because that day Abraham Lincoln took a big step to end slavery, and hundreds of years later that step has led to events resulting in so many opportunities and so much better treatment for African Americans.

Since I was little, I was always told that the Civil War was the bloodiest war in all of American history. I find it interesting how a war fought between people of one country is the bloodiest among wars including ones between the U.S. and other nations. Something new I learned is that the Confederacy and Union named the same battles differently, according to either the town it took place in or topographic features, respectively. I wonder how different the U.S. would have been today had the Union not won or the Civil War was never fought in the first place.

I completely agree with you Christina. When most people hear Civil War, they link it to the war that started because of slavery and ended with the slaves being freed. That’s the easy way people go about when describing the war, but in reality, there were so many more problems that arose between the North and the South that eventually led to the Civil War. In addition, although the Civil War didn’t have as many casualties as other wars fought around the world, it is and will most likely remain the most deadly war for Americans.

I’ve always thought that the Civil War was fought to prevent slavery. However, only recently did i learn that the war was fought to prohibit the practice of slavery in western territories, that have yet to become states. With the south in support of slavery spreading west, as their agricultural economy heavily relied on it, the north opposed it realizing the moral injustices in such a practice. What first began as a dispute soon became the bloodiest wars in American history, ultimately splitting the country into two. With the end of the war, the American economy was destroyed as agricultural and industrial productions had decelerated with the Proclamation of Emancipation. However, it granted freedom to African Americans, officially declaring them as people rather than property.

Before reading this blog, the first war that comes to my mind would definitely be World War I when I think of huge casualties. After reading this blog, I learned that the Civil War actually caused the most casualties because it is the war where both armies are American. It is the American people fighting against each other. I find it hard to believe how people from different parts of the same country can be so different and violent to each other. Furthermore, I wonder which effect of the American Revolution most threatened North-South relations? Is it the westward migration, the ideological example set for slaves and free blacks, or Slave rebellions?

What I find interesting about this is that even though the north and south are united today, there are still many differences between them. During the Civil War, the north and south were split between two major opinions regarding slavery the south wanted to keep slaves and the north wanted them to be freed. Even today, more than 150 years after, the south is still very proud of their confederate history. The Mississippi state flag has the confederate jack, the flag of the Confederacy, on it. I went on vacation to Tennessee and all the gift shops had souvenirs and T-shirts with confederate flags. This just shows how much the south still is proud of the confederacy and their roots as white-supremacist.

I found this reading interesting because it portrays the discrepancies that occurred during the Civil War between the North and the South. For example, after the Civil War, many Southern people refused to accept that the North had won out of pure denial. This is also what occurred as the reading explains, with the naming of the battles. Both sides defined the war and the battles fought based upon their distinct perceptions of the war and what aspects of it they found most important. Going into the Bull Run, one of the first battles of the Civil war, both sides were so passionate and went into it thinking that they were going to win. This is why this battle was as gruesome as it was, both teams went into it fighting vigorously with the mindset that they would win.


Ver el vídeo: Batalla de Spotsylvania. El enfrentamiento más Terrible de la Guerra de Secesión Estadounidense.


Comentarios:

  1. Kazirr

    Ciertamente. Y lo he enfrentado.

  2. Lachie

    Se lleva

  3. Mwita

    ¡¡¡¡No está mal!!!!

  4. Octe

    Por supuesto. Sucede. Discutamos este tema.



Escribe un mensaje