Salario mínimo en Estados Unidos: una cronología

Salario mínimo en Estados Unidos: una cronología

Cuando el Congreso aprobó la Ley de Normas Laborales Justas en 1938, representó un cambio importante en la política laboral. Por primera vez, el gobierno federal estableció un salario mínimo y estableció el principio de que las personas, o al menos las cubiertas por la ley, tienen derecho a al menos una cierta cantidad de pago por su trabajo.

El mínimo federal se aplica a los trabajadores estadounidenses que están empleados por empresas con ingresos de al menos $ 500,000, más trabajadores en hospitales, hogares de ancianos, escuelas, agencias gubernamentales y aquellos que están involucrados en el comercio interestatal en sus trabajos.

Una razón por la que el salario mínimo federal provoca una controversia continua es que no se ajusta automáticamente al aumento del costo de vida. "Esto significa que depende completamente de las negociaciones políticas, y su nivel depende de qué fuerzas tienen el poder", explica Stephanie Luce, presidenta y profesora de la Escuela de Estudios Laborales y Urbanos de la City University de Nueva York.

Desde que se estableció el primer salario mínimo federal en 1938, 12 presidentes diferentes lo han aumentado 22 veces. La historia del salario mínimo federal es una de lucha política y conflicto laboral, y en realidad comienza en Europa, al menos un siglo antes de que se aprobara la ley en los Estados Unidos.

Éstos son algunos de los aspectos más destacados.

Empieza a impulsar el salario mínimo en Europa y Nueva Zelanda

1831: Los trabajadores de la industria de la seda en Lyon, Francia, se declaran en huelga. Sus demandas incluyen un salario mínimo que les sea suficiente para vivir. La huelga, y una repetición tres años después, no tienen éxito, pero la idea de un salario mínimo sigue resonando.

1894: Nueva Zelanda promulga la Ley de Conciliación y Arbitraje Industrial, convirtiéndose en la primera nación del mundo en la que el gobierno establece salarios mínimos para los trabajadores. La ley también prohíbe tanto las huelgas de trabajadores como los cierres patronales por parte de los empleadores.

1898: Samuel Gompers, presidente fundador de la Federación Estadounidense del Trabajo, publica un artículo titulado “Un salario mínimo vital”, en el que aboga no solo por establecer un umbral legal para los salarios, sino también exigir que sea suficiente para que los trabajadores vivan.

Massachusetts promulga el primer salario mínimo de EE. UU.

1912: El estado de Massachusetts promulga la primera ley en los Estados Unidos que requiere un salario mínimo. Pronto seguirán otros estados.

1923: En un caso llamado Adkins contra el Hospital de Niños de D. C., la Corte Suprema de los Estados Unidos dictamina que la imposición de un salario mínimo viola la libertad de contrato de los empleadores y los trabajadores bajo la Quinta Enmienda. Eso invalida las leyes de salario mínimo de los estados y las limita a ofrecer asesoramiento a los empleadores que pueden establecer sus propios estándares.

Códigos de salario mínimo de FDR Champions

1933: El recién electo presidente Franklin D. Roosevelt, ansioso por mejorar la situación de los trabajadores que sufren en la Gran Depresión, convence al Congreso de que promulgue la Ley Nacional de Recuperación Industrial. La NIRA suspende las restricciones antimonopolio y permite a las industrias hacer cumplir sus propios códigos de comercio justo, que aumentan los salarios.

La industria del algodón es la primera en promulgar un código de este tipo, que establece un salario mínimo semanal de $ 13 en los estados del norte y $ 12 en el sur, además de abolir el trabajo infantil. Roosevelt también presiona a los empleadores para que firmen el "Acuerdo de reempleo del presidente", un compromiso de ofrecer un salario semanal de $ 12 a $ 15 por 35 a 40 horas de trabajo. Los empleadores que estén de acuerdo pueden mostrar una insignia con la hora, que representa un águila azul con el lema "Hacemos nuestra parte".

1935: En Schechter Poultry Corp. v. Estados Unidos, la Corte Suprema deroga los códigos de la industria que la NIRA había habilitado, incluidas sus disposiciones sobre salario mínimo. Como resultado, el salario mínimo se convierte en un gran problema en las elecciones presidenciales de 1936, con el titular, FDR, prometiendo un nuevo impulso.

La Corte Suprema falla a favor del salario mínimo en 'Big Switch'

1937: En un cambio radical, la Corte Suprema defiende estrictamente la ley de salario mínimo del estado de Washington, cuando el juez Owen Roberts se pone inesperadamente del lado de la minoría liberal de cuatro miembros de la corte. El caso, West Coast Hotel Co. Parrish, involucró a una ex camarera que demandó a un hotel por $ 216.19 en salarios atrasados ​​que, según ella, le debían según la ley. El "gran cambio", como lo llaman los historiadores, revierte la tendencia judicial y establece que las leyes de salario mínimo no violan la Constitución.

1938: Después de una lucha legislativa, el Congreso aprueba la Ley de Normas Laborales Justas, que establece un salario mínimo federal de 25 centavos por hora, y el presidente Roosevelt promulga el proyecto de ley. Originalmente, la legislación había exigido un salario de 40 centavos por hora, pero se redujo para ganar el apoyo de los miembros del Congreso de los estados del sur.

Incluso en la forma de compromiso de la ley, representó un cambio filosófico importante, según John Revitte, profesor de Trabajo, Ocio y Estudios Laborales en la Universidad Estatal de Michigan. “Estados Unidos tenía una larga tradición en la que los problemas entre el empleador y el empleado eran su preocupación”, explica. "El New Deal decía que estas también son preocupaciones del gobierno".

Se aumenta, se amplía el salario mínimo federal

1949: El Congreso aumenta el salario mínimo federal a 75 centavos, el primero de numerosos aumentos promulgados durante las próximas seis décadas.

1961: El Congreso enmienda la FLSA para cubrir a más trabajadores, pero también permite que las empresas minoristas y de servicios contraten estudiantes de tiempo completo con salarios 15 por ciento por debajo del mínimo, según el historial de cambios a la ley del Departamento de Trabajo de EE. UU.

1963: El presidente Kennedy promulgó la Ley de Igualdad Salarial, que enmendó la Ley de Normas Laborales Justas para especificar que los trabajadores cubiertos por el requisito de salario mínimo federal también tenían derecho a igual salario por el mismo trabajo, independientemente del género. The Associated Press informa que ocho millones de mujeres se encuentran entre los 27 millones de trabajadores estadounidenses cubiertos.

1968: El salario mínimo federal alcanza un máximo de poder adquisitivo a $ 1.60 por hora, el equivalente a $ 11.53 en dólares de 2019. Dado que el salario mínimo era más alto en relación con el costo de vida, dice Luce, "la pobreza de ese período tendía a ser más un problema de desempleo, en lugar de la pobreza de los trabajadores con salarios bajos". Después de 1968, el salario mínimo no se ajusta al aumento de la inflación.

1974: El Congreso vuelve a ampliar la ley de salario mínimo para cubrir a todos los trabajadores gubernamentales no supervisores.

1989: El Congreso cambia la FLSA para que se aplique solo a las empresas que producen al menos $ 500,000 en ingresos, pero también exige que las empresas minoristas más pequeñas estén sujetas a la ley también durante cualquier semana laboral en la que participen en el comercio interestatal o fabriquen bienes que venderse en otros estados.

2009: Gracias a la legislación aprobada dos años antes, el salario mínimo federal aumenta a $ 7.25.

Ocho estados elevan el salario mínimo por encima del federal

2016: Los legisladores de Nueva York y California aprueban leyes que aumentan su salario mínimo a $ 15 por hora.

2019: Veintinueve estados y Washington, D.C. mantienen salarios mínimos más altos que el estándar federal a partir de 2019, con ocho estados que aumentan automáticamente los salarios en función del costo de vida.


Cuánto ha cambiado el salario mínimo de EE. UU., Y lo que puede obtener, desde el año en que nació

Si bien 22 estados, y Washington D.C, aumentaron sus salarios mínimos en 2020, muchos otros se han mantenido estancados en la misma tasa mínima federal que entró en vigencia en 2009.

Eso significa que en este momento, 21 estados todavía tienen un salario mínimo de solo $ 7.25. Estados como Georgia y Wyoming tienen el salario mínimo estatal establecido en $ 5.15, que es más de dos dólares menos que el mínimo federal, por lo que este último se aplica.

A pesar de un informe de septiembre de 2019 del Banco de la Reserva Federal de Nueva York que encontró que el aumento del salario mínimo en el estado de Nueva York no tuvo un efecto discernible inmediato sobre la pérdida del empleo, y la investigación publicada a principios de este año sugiere que aumentar el salario mínimo en solo $ 1 podría conducir a una caída en las tasas de suicidio, el salario mínimo exigido por el gobierno federal no se ha movido en más de una década.

Al observar las cambiantes tarifas mínimas por hora a lo largo de los años, yuxtapuestas a su valor relativo en dólares de hoy, podemos ver claramente que los aumentos incrementales no han sido lo suficientemente remotos para garantizar la capacidad de los trabajadores con salario mínimo para vivir en la economía actual.

Aquí está cada aumento del salario mínimo, incluido su valor en dólares de hoy, el costo de una casa nueva en el año dado y el costo de un galón de gasolina en el año dado.


Historia y comprensión del concepto de salario mínimo

El concepto de salario mínimo se explica por sí mismo: a los empleados se les garantiza una tasa de pago que sus empleadores no pueden reducir legalmente. Hoy en día, las leyes de salario mínimo desempeñan un papel fundamental en nuestra economía, pero no siempre fue así. Las primeras leyes de salario mínimo se promulgaron en Nueva Zelanda en 1894, pero no llegaron a los Estados Unidos hasta 1938. La década de 1930 fue definida por la Gran Depresión, una catástrofe económica que paralizó al mundo, lo que resultó en niveles monumentales de desempleo y pobreza generalizados. Después de las elecciones presidenciales de 1932, Franklin D. Roosevelt fue elegido presidente, prometiendo al pueblo estadounidense un New Deal y prometiendo utilizar los amplios poderes del gobierno federal para combatir los efectos devastadores de la economía destrozada. En un discurso pronunciado durante 1933, el presidente Roosevelt proclamó la famosa frase: Ninguna empresa que dependa para su existencia de pagar menos que un salario digno a sus trabajadores tiene derecho a continuar en este país.Por salario digno, me refiero a más que a un nivel de subsistencia. el salario de una vida digna. En 1938, el Congreso aprobó la Ley de Normas Laborales Justas de 1938, que estableció un salario mínimo de 0,25 la hora, el primero en la historia de los Estados Unidos. Desde entonces, ha seguido siendo una parte esencial de nuestra economía.

Las leyes de salario mínimo garantizan a todos los empleados un salario base. Una de las razones por las que la Gran Depresión fue tan devastadora y la pobreza tan prevalente fue el hecho de que, dado que el empleo era tan bajo, los trabajadores estaban dispuestos a competir entre sí ofreciéndose a trabajar por salarios más bajos. Esto hizo bajar los salarios y, junto con el bajo nivel de empleo, contribuyó a la pobreza generalizada. La intención detrás de la Ley de Normas Laborales Justas de 1938 era evitar que esta situación volviera a ocurrir. El propósito de la Ley de Normas Laborales Justas de 1938 era prevenir una de las situaciones críticas para la devastación generalizada causada por la Gran Depresión.

Las leyes de salario mínimo están rodeadas de política y emociones cargadas. Las leyes de salario mínimo ayudan a combatir la pobreza creando igualdad de condiciones. Para aquellos que han vivido en la pobreza, la incapacidad de adquirir de manera confiable las necesidades básicas para vivir de un día para otro es aplastante. Para aquellos que no tienen esta experiencia, es más un privilegio de lo que uno podría imaginar. El concepto de hacer dinero es el quid del capitalismo: un ganador del capitalismo es capaz de acumular la mayor cantidad de capital posible, utilizando cualquier medio necesario. Con esto en mente, una situación en la que los trabajadores compiten entre sí ofreciendo trabajar por salarios más bajos es exactamente como se supone que funciona el capitalismo, y las personas que ahorran dinero al poder pagarles cada vez menos a los trabajadores ciertamente no se quejarán. . En este sentido, las leyes de salario mínimo violan los principios básicos del capitalismo (que es, por supuesto, la base de nuestra economía), esto plantea la pregunta: ¿están justificadas las leyes de salario mínimo?

Desde su introducción, el concepto de salario mínimo siempre ha estado en el centro del debate. Las objeciones en contra de tener un salario mínimo giran en torno a la idea de que tener un salario mínimo perjudica a las empresas, reduce el empleo y que un salario mínimo es un mandato del gobierno que interfiere con el libre mercado. El presidente Roosevelt ofreció un emotivo argumento en apoyo de un salario mínimo. Básicamente, argumentó que la vida humana era más valiosa que las ganancias corporativas y creía que luchar por el derecho de toda persona a una vida digna era esencial para nuestra prosperidad. El presidente Roosevelt fue un hombre rico que nunca experimentó la abrumadora desesperanza de la pobreza, pero una cualidad que solidificó su lugar en la historia como uno de los presidentes más admirados que jamás haya tenido Estados Unidos fue su capacidad para empatizar con las personas que dirigía, y Reconocer que, independientemente de la situación económica de uno, la pobreza paralizante era algo a lo que ninguna persona debería ser condenada. Las objeciones a tener un salario mínimo a menudo no tienen en cuenta la humanidad detrás de su propósito.

Una de las preguntas más urgentes con respecto al salario mínimo es qué tan alto debería ser. El presidente Roosevelt creía que si una empresa no podía pagar a los empleados salarios lo suficientemente altos como para mantener una vida digna, no son dignos de existir. Pero, ¿qué constituye una vida digna? ¿Tiene el dinero suficiente para cubrir las necesidades básicas, como comida, agua y un lugar para vivir? ¿Y la educación? ¿Servicios de atención médica? El propósito del salario mínimo, tal como fue concebido, era garantizar a los trabajadores una vida digna. Lo que eso significa exactamente, y cómo mantenerse fiel a esa intención, depende de la interpretación.


Historia del salario mínimo

El salario mínimo federal se introdujo en 1938 durante la Gran Depresión bajo el presidente Franklin Delano Roosevelt. Inicialmente se fijó en .25 por hora y el Congreso lo aumentó 22 veces, más recientemente en 2009 cuando pasó de $ 6.55 a $ 7.25 por hora. [7] 29 estados más el Distrito de Columbia (DC) tienen un salario mínimo más alto que el salario mínimo federal. [85] 1,8 millones de trabajadores (o el 2,3% de la población activa remunerada por hora) ganan el salario mínimo federal o menos. [186]

Los defensores de un salario mínimo más alto afirman que el salario mínimo federal actual de $ 7.25 por hora es demasiado bajo para que cualquiera pueda vivir que un salario mínimo más alto ayudará a crear empleos y hacer crecer la economía que el valor decreciente del salario mínimo es uno de los Las causas principales de la desigualdad salarial entre los trabajadores de ingresos bajos y medios y que la mayoría de los estadounidenses, incluida una pequeña mayoría de conservadores que se describen a sí mismos, apoyan el aumento del salario mínimo. [2] [1] [88] [22] [89] [90] [91] [92] [93]

Los opositores dicen que muchas empresas no pueden pagar más a sus trabajadores y se verán obligadas a cerrar, despedir trabajadores o reducir la contratación; se ha demostrado que los aumentos dificultan la búsqueda de trabajadores poco calificados con poca o ninguna experiencia laboral. empleos o se vuelven ascendentes y que aumentar el salario mínimo a nivel federal no tiene en cuenta las variaciones regionales del costo de vida en las que aumentar el salario mínimo podría perjudicar a las comunidades de bajos ingresos en particular. [62] [71] [44] [45] [94] [63]

Historia temprana del salario mínimo

En 1890, el salario anual del estadounidense promedio era de 380 dólares, muy por debajo de la línea de pobreza de 500 dólares al año. [95] [96] & # 8220 El progresismo, & # 8221 un movimiento político, surgió en este momento con el objetivo de mejorar las condiciones laborales y los salarios estadounidenses. [97] Siguiendo el ejemplo de Australia y Nueva Zelanda, que promulgaron las primeras leyes de salario mínimo del mundo en la década de 1890, los progresistas introdujeron la idea de un salario mínimo en los EE. UU., Argumentando que debería ser lo suficientemente alto para mantener a un empleado promedio & # 8217s necesita. [98]

Como resultado directo de la presión del movimiento progresista, se introdujeron las primeras leyes estatales de salario mínimo, comenzando en 1912 con Massachusetts. [99] Once estados más promulgaron leyes de salario mínimo que cubrían a mujeres y menores & # 8211 pero no a hombres & # 8211 entre 1913 y 1917 [99]

Si bien los hombres generalmente ganaban salarios más altos, disfrutaban de libertad de contrato y podían afiliarse a los sindicatos y confiar en ellos, las mujeres y los menores no tenían esos lujos. Prohibidos de afiliarse a sindicatos y de la libre negociación de contratos, sufrieron de bajos salarios que llevaron a algunos a la prostitución para cubrir sus costos de vida. Se pensó que al introducir un salario mínimo para las mujeres y los menores en un nivel lo suficientemente alto como para asegurar un nivel de vida adecuado, se les brindaría un nivel de protección que no necesita la fuerza laboral masculina. [142] [176]

La legislación sobre salario mínimo de Oregón de 1913 declaró: & # 8220 el estado de Oregón requiere que las mujeres y los menores estén protegidos de las condiciones de trabajo que tienen un efecto pernicioso en su salud y moral, y salarios inadecuados, horas excesivamente largas y condiciones de trabajo insalubres. tener un efecto tan pernicioso. & # 8221 [143] Esta ley instituyó un salario mínimo estatal semanal de $ 8.25 para mujeres con experiencia, $ 6.00 para mujeres sin experiencia y niñas de 16 a 18 años, y tarifas más altas para empleados en Portland. [143]

En 1937, Oklahoma se convirtió en el primer estado en promulgar una legislación sobre salario mínimo que cubría a los hombres. [99] Estas disposiciones fueron consideradas nulas por el fallo de la Corte Suprema de 1939 del estado en Associated Industries of Oklahoma contra la Comisión de Bienestar Industrial sin embargo, esto se debió al lenguaje utilizado en la ley, no al concepto de salario mínimo para los hombres. [112]

En 1939, el Partido de las Mujeres de Connecticut argumentó que, si bien la ley de salario mínimo que cubre a mujeres y menores estaba diseñada para protegerlos, en realidad era dañina ya que las condiciones impuestas a su empleo los hacían menos empleables que los hombres. [144] Su desafío resultó en una enmienda de 1939 a la ley de Connecticut que extendió las disposiciones del salario mínimo a los hombres y sentó un precedente para que lo siguieran otros estados. [144]

El presidente Roosevelt fotografiado en marzo de 1933 durante su primera charla junto al fuego sobre la crisis económica de la nación. Más tarde ese año introduciría el primer salario mínimo federal.
Fuente: Oficina del Censo de Estados Unidos, & # 8220Franklin D. Roosevelt & # 8217s First Fireside Chat, & # 8221 census.gov, marzo de 2015

los Ley Nacional de Recuperación Industrial (NIRA), aprobada por el Congreso y firmada por el presidente Roosevelt en 1933, fue la primera ley que intentó establecer un salario mínimo federal. Sin embargo, la NIRA fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema en 1935 en A.L.A. Schechter Poultry Corp. et al v. Estados Unidos, ya que se consideró una & # 8220 delegación inconstitucional del poder legislativo. & # 8221 [109] [110]

Elementos de la NIRA, como las disposiciones sobre salario mínimo y horas máximas, se trasladaron a futuros actos legislativos. [99] El Ley de Contratos Públicos (PCA) de 1936 cubrió a los trabajadores empleados en la fabricación de bienes bajo contratos gubernamentales por valor de más de $ 10,000. La PCA estipuló un salario mínimo basado en las tarifas vigentes localmente, una jornada laboral de ocho horas, una semana laboral de 40 horas y la prohibición del empleo de menores. [111]

los Ley de normas laborales justas (FLSA) de 1938 estableció un salario mínimo nacional de 0,25 por hora, una semana laboral de 44 horas y la prohibición del trabajo infantil & # 8220 & # 8221. [113] En el momento de su entrada en vigor, la FLSA cubría a los empleados dedicados al comercio interestatal ya los que trabajaban en industrias que producían bienes para el comercio interestatal. [114]

Decisiones anticipadas de la Corte Suprema sobre el salario mínimo

El caso de 1917 de Stettler contra O & # 8217Hara fue el primer caso presentado ante la Corte Suprema de los Estados Unidos que desafió la constitucionalidad de las leyes de salario mínimo. [99] Un tribunal dividido equitativamente (4-4) confirmó la ley de salario mínimo del estado de Oregón # 8217. [102] Tras el éxito de este caso, tres estados más y DC aprobaron leyes de salario mínimo entre 1918 y 1923. [99]

Jueces de la Corte Suprema de 1923, quienes determinaron que la ley de salario mínimo de DC # 8217 era inconstitucional.
Fuente: Supreme Court Historical Society, & # 8220 The Taft Court, 1921-1930, & # 8221 supremecourthistory.org (consultado el 14 de marzo de 2016)

En 1923, la Corte Suprema de Estados Unidos en Adkins v. Hospital de Niños y # 8217s determinó (5-3) que la ley de DC & # 8217 era inconstitucional y & # 8220 una interferencia arbitraria con la libertad de contrato que ningún gobierno puede justificar legalmente en una tierra libre. & # 8221 [103] Para diciembre de 1932, las leyes de salario mínimo en seis estados habían sido derogados o considerados inconstitucionales. [104] [105] [99]

En marzo de 1937, la constitucionalidad de las leyes estatales de salario mínimo fue nuevamente debatida en la Corte Suprema de Estados Unidos en West Coast Hotel v. Parrish. [115] La Corte Suprema revocó (5-4) su anterior fallo anti-salario mínimo en Adkins al declarar que & # 8220 la legislatura tiene necesariamente un amplio campo de discreción para que pueda haber una protección adecuada de la salud y la seguridad, y que la paz y el buen orden pueden ser promovidos a través de regulaciones diseñadas para asegurar condiciones saludables de trabajo y libertad de opresión. & # 8221 [116] A mediados de 1941, 26 estados, DC y Alaska (todavía un territorio en este momento), todos tenían leyes de salario mínimo. [99] [117]

La Corte Suprema confirmó la constitucionalidad de las disposiciones federales de salario mínimo dentro de la PCA en el caso de 1940 de Perkins contra Lukens Steel Co. [118] La PCA todavía está en vigor hoy con las disposiciones de salario mínimo vinculadas al salario mínimo federal según lo establecido por la FLSA. [118]

La constitucionalidad de la FLSA fue confirmada por la Corte Suprema en el caso de 1941 Estados Unidos contra Darby, en el que el tribunal dictaminó por unanimidad que las & # 8220 disposiciones sobre salarios y horas de la Ley no violan la cláusula del debido proceso de la Quinta Enmienda & # 8221 y que el & # 8220 estatuto no es objetable porque [se] aplica por igual a ambos hombres y mujeres. & # 8221 [114]

¿Quién gana el salario mínimo federal?

¿Quién gana el salario mínimo federal?
Fuente: ProCon.org con datos del visor de datos BLS del Departamento de Trabajo de EE. UU.

Según el Departamento de Trabajo de EE. UU., Alrededor de 1,8 millones de trabajadores, o el 2,3% de la población trabajadora remunerada por hora de 16 años o más, ganaba el salario mínimo federal de $ 7,25 la hora o menos en 2017. [186] Trabajadores que ganan por debajo del mínimo federal El salario incluye a los estudiantes de tiempo completo a los que se les puede pagar no menos del 85% del salario mínimo federal, a los trabajadores con discapacidades a los que se les puede pagar un salario acorde con su productividad, a los nuevos empleados menores de 20 años a quienes se les puede pagar $ 4.25 la hora por los primeros 90 días calendario de empleo y los trabajadores que reciben propinas a quienes se les puede pagar menos que el salario mínimo federal pero cuyas propinas en efectivo deben compensar su salario neto para igualar al menos el salario mínimo. [120]

Las estadísticas del Departamento de Trabajo de EE. UU. Muestran que en 2017, el 51% de los trabajadores que ganaron el salario mínimo federal o menos tenían más de 25 años. [186] El 63% son mujeres y el 65% trabajan a tiempo parcial. [186] El 75% de los trabajadores con salario mínimo son blancos, el 17% son afroamericanos, el 17% son hispanos o latinos y el 4% son asiáticos. [186] El 53% trabaja en ocupaciones relacionadas con la preparación de alimentos y el servicio. [186]

Niveles y restricciones de salario mínimo estatal

En enero de 2018, 45 estados más DC tenían sus propias leyes de salario mínimo en vigor. [117] [85] 29 de estos estados más DC tenían salarios mínimos más altos que el salario mínimo federal de $ 7.25 la hora y # 8211 el más alto es DC a $ 12.50 la hora. [85] Cuando un salario mínimo estatal se fija a una tasa más alta que el salario mínimo federal, prevalece la tasa más alta. 14 estados establecen su salario mínimo de acuerdo con el salario mínimo federal y dos estados, Georgia y Wyoming, establecen sus tarifas más bajas a $ 5.15 por hora. [85] Sin embargo, Georgia y Wyoming deben pagar el salario mínimo federal a los empleados en puestos cubiertos por la FLSA.

Niveles salariales mínimos por estado, 2016
Fuente: Departamento de Trabajo de EE. UU., & # 8220 Leyes de salario mínimo en los Estados - 1 de enero de 2016, & # 8221 dol.gov, enero de 2016

Solo los trabajadores empleados en puestos no cubiertos por la FLSA, como los vendedores externos y ciertos trabajadores del servicio doméstico que brindan servicios de compañía, pueden recibir $ 5.15 por hora. [120] Cinco estados - Alabama, Luisiana, Mississippi, Carolina del Sur y Tennessee - no tienen legislación sobre salario mínimo en sus estatutos y, como tales, están obligados a pagar a los trabajadores cubiertos por la FLSA un mínimo de $ 7,25 por hora. [85]

Además de los salarios mínimos estatales, hay al menos 30 ciudades y condados que han adoptado leyes que imponen un salario mínimo más alto que sus respectivos niveles estatales. A partir de enero de 2018, el más alto de estos es $ 15.00 por hora en Mountain View, CA, Sunnyvale, CA y Seattle, WA. [136] Cuando el salario mínimo de una ciudad o condado se establece más alto que su estado respectivo y el salario mínimo federal, prevalece la tasa más alta.

Muchos estados tienen leyes que prohíben a las ciudades y condados establecer sus propios niveles de salario mínimo. [167]

Propuestas para aumentar el salario mínimo federal

Desde el Ley de salario mínimo justo de 2007 aumentó el salario mínimo federal a $ 7.25 la hora a partir de 2009, ha habido numerosos intentos infructuosos por parte del Congreso de aumentar aún más el salario. Los dos esfuerzos principales son la propuesta de Harkin-Miller para aumentar el salario a $ 10.10 y el Movimiento de salario digno para aumentar el salario a $ 15.

El senador estadounidense Tom Harkin (D-IA) y el representante estadounidense George Miller (D-CA) presentaron una legislación en 2012, 2013 y 2014 para aumentar el salario mínimo, pero ninguno de esos esfuerzos fue aprobado. [150] [151] [153] [154] [156] Cuando su propuesta de aumentar el salario mínimo a $ 10,10 fue reintroducida por tercera vez en 2014 bajo el Ley de equidad del salario mínimo, fue apoyado por el presidente Obama. Sin embargo, su proyecto de ley falló por cuatro votos para superar un obstruccionismo liderado por los republicanos en el Senado el 30 de abril de 2014. [168] [169]

El 14 de enero de 2021, el presidente Joe Biden incluyó un salario mínimo de $ 15 en el Plan de Rescate de América, un paquete de rescate de COVID-19 (coronavirus) de $ 1,9 billones. El parlamentario del Senado dictaminó que no se podía incluir la medida. Como resultado, Biden firmó una orden ejecutiva el 27 de abril de 2021 que aumentará el salario mínimo para los contratistas federales a $ 15 la hora a partir de 2022. Se espera que el aumento afecte a cientos de miles de trabajadores. [191] [192] [193]

Movimiento de salario digno de EE. UU.

El movimiento de salario digno de EE. UU. Se estableció en la década de 1990. Hacen campaña por salarios a un nivel en el que las personas que trabajan a tiempo completo ganan lo suficiente para mantenerse a sí mismos y a sus familias sin la necesidad de depender de programas de asistencia o bienestar público. [170] En el 114º Congreso (2015-2016), el senador estadounidense Bernie Sanders (I-VT) presentó una legislación sobre salario digno en el Senado, y el representante estadounidense Donald Norcross (D-NJ) presentó una legislación similar en la Cámara. [160] [161]

Los partidarios del salario digno incluyen a los gobernadores Andrew Cuomo de Nueva York y Jerry Brown de California, la Junta Editorial del New York Times y el exsecretario de Trabajo de los Estados Unidos, Robert Reich. Los opositores al salario digno incluyen al presidente Donald Trump, el senador Marco Rubio (R-FL) y la Cámara de Comercio de Estados Unidos. [171] [172] [173] [174] [175]

Varias empresas se han comprometido a pagarles a sus trabajadores pagados por hora más que el salario mínimo federal. A partir de noviembre de 2018, Amazon pagará a todos los trabajadores estadounidenses un mínimo de $ 15 por hora. [187] Tanto Walmart como Target han aumentado su salario mínimo a $ 11 la hora con miras a $ 15 la hora para 2020. [188] Disneyland en California pagará a los trabajadores $ 15 la hora a partir de 2019 con Disney World en Florida siguiendo su ejemplo en 2021. [189] Ben & amp Jerry & # 8217s pagan a sus trabajadores de tiempo completo en Vermont un salario digno que se recalcula cada año para garantizar que se mantenga al día con el costo de vida en 2015, esto fue $ 16,92 la hora. [190]

Opinión pública

Una encuesta de 2017 de la Universidad de Maryland y Voice of the People encontró que el 73,8% de los estadounidenses apoyan aumentar el salario mínimo a $ 9,00 la hora, mientras que el 56,8% apoya aumentarlo a $ 10,10 la hora. [185] Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac de 2017 encontró que el 54% de los estadounidenses apoyaría aumentar el salario mínimo federal a $ 15.00 la hora con un 44% en contra. [184]

Resultados de la encuesta sobre el sueño americano de CNN Money
Fuente: Jeanne Sahadi, & # 8220 Fuerte apoyo para aumentar el salario mínimo, money.cnn.com, 9 de junio de 2014

Una encuesta de mayo de 2015 realizada por CBS y el New York Times encontró que el 86% de los demócratas, el 50% de los republicanos y el 76% de los independientes estaban a favor de aumentar el salario mínimo a $ 10,10 por hora, y el 67% de los hombres y el 75% de las mujeres estaban a favor. [91]

El apoyo público para aumentar el salario mínimo ha superado el 70 por ciento desde 1994. [93]

Una encuesta de Gallup de 2013 encontró que el 50% de los propietarios de pequeñas empresas se oponían a aumentar el salario mínimo a $ 9,50 la hora y el 60% creía que tal aumento perjudicaría a la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas. [50] Una encuesta de 2015 realizada por Wall Street Journal y Vistage International encontró que el 49% de los propietarios de pequeñas empresas estaban a favor de aumentar el salario mínimo, mientras que el 49% se oponía. [178]


¿Cuál es la historia del salario mínimo? Antecedentes de fuentes oficiales

Un salario mínimo es el salario más bajo que los empleadores pueden pagar legalmente a los trabajadores. La primera ley de salario mínimo se promulgó en 1894 en Nueva Zelanda.

Con la aprobación de la Ley de Normas Laborales Justas de 1938 (FLSA), el salario mínimo de los EE. UU. Se fijó inicialmente en 0,25 por hora para los trabajadores cubiertos. Desde entonces, se ha elevado en 22 ocasiones distintas, la más reciente, en julio de 2009, a 7,25 dólares la hora.

FSLA proporcionó una serie de protecciones federales por primera vez, incluidas

  • pago del salario mínimo
  • pago de horas extras por el tiempo trabajado durante un número determinado de horas en una semana laboral
  • restricciones al empleo de niños
  • requisitos de mantenimiento de registros

En 1938, la ley se aplicó a industrias cuyo empleo combinado representaba alrededor del 20 por ciento de la fuerza laboral. La cobertura se ha ampliado con el tiempo y el salario ahora cubre aproximadamente 130 millones de trabajadores o el 84 por ciento de la fuerza laboral.

Leyes estatales de salario mínimo

Varios estados tienen sus propias leyes estatales de salario mínimo.

  • Cinco estados del sur (Louisiana, Mississippi, Alabama, Tennessee y Carolina del Sur) no tienen leyes de salario mínimo.
  • Dos estados (Wyoming y Georgia) tienen tasas de salario mínimo estatal que son más bajas que la tasa federal, por lo que se aplica el salario mínimo federal.
  • Catorce estados tienen leyes que establecen el salario mínimo a la tasa federal.
  • Veintinueve estados y el Distrito de Columbia establecen sus tarifas más altas que la tarifa federal. Actualmente, Massachusetts y Washington tienen la tasa de salario mínimo más alta a $ 11.00 por hora.

Publicaciones estadísticas

La Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. Produce información sobre las características de los trabajadores con salario mínimo. El informe anual Características de los trabajadores con salario mínimo proporciona estadísticas a nivel nacional a partir de 2002 sobre los trabajadores pagados por hora con ingresos iguales o inferiores al salario mínimo federal vigente. También se reportan algunos datos por estado.

La serie de informes deriva su información sobre los asalariados mínimos de la Current Population Survey (CPS), una encuesta clave realizada conjuntamente por la Oficina de Estadísticas Laborales y la Oficina del Censo. La CPS también es la fuente de nuestras cifras oficiales sobre empleo y desempleo en los Estados Unidos.

Informes gubernamentales recientes

Con el renovado interés en aumentar el salario mínimo federal, el Servicio de Investigación del Congreso (una agencia de la rama legislativa dentro de la Biblioteca del Congreso conocida por sus análisis autorizados, objetivos y no partidistas) ha producido recientemente varios artículos que brindan una variedad de información de antecedentes. :

  • El salario mínimo federal: en resumen proporciona una descripción general de la ley, así como los argumentos a favor y en contra del aumento del salario mínimo.
  • La Ley de Normas Laborales Justas (FLSA): Una descripción general proporciona una descripción más detallada de las disposiciones de la FLSA.
  • La inflación y el salario mínimo real: una hoja de datos proporciona datos sobre el poder adquisitivo (valor real o en dólares constantes) del salario mínimo desde su promulgación.
  • Federal Minimum Wage, Tax-Transfer Earnings Supplements, and Poverty examines the alternatives of raising the federal minimum wage and expanding the Earned Income Tax Credit to address poverty

The Congressional Budget Office (CBO) is another legislative branch agency that provides nonpartisan analysis for Congress. CBO has released an analysis of The Effects of a Minimum-Wage Increase on Employment and Family Income.


Labor Reform Legislation

Unions worked not only for improvements in pay and working conditions but also for labor reforms.

The Federation of Organized Trades and Labor Unions was formed in 1881, and the AFL was founded five years later. Their combined organizing force led to the act of Congress that created the Department of Labor (DOL) in 1913. The Clayton Antitrust Act of 1914 allowed employees to strike and boycott their employers it was followed by the Walsh-Healey Public Contracts Act (PCA) of 1936 and the Fair Labor Standards Acts of 1938, which mandated a minimum wage, extra pay for overtime work, and basic child labor laws. Later on, the AFL-CIO played a crucial role in helping to pass civil rights legislation in 1964-1965.      


Why Was the Minimum Wage First Established?

The minimum wage was conceived as a way to help bolster wageworkers and decrease class stratification. It was first introduced in the United States with the Fair Labor Standards Act of 1938 (FLSA). Passed under President Roosevelt, this act called for the first national minimum wage of 25 cents an hour. This created a floor on wages in the labor market and overall helped to create fairer labor standards throughout the country.

Classical economic theory suggests that the minimum wage would have a stabilizing effect on the economy. As economist Richard Freeman explains in his 1996 book, Uneven Tides: Rising Inequality in America, there are three main ways that the minimum wage affects income disparity by distributing more earning power to people at the lower end of the economic spectrum. He refers to this as the “redistribution theory.”

The first outcome of increased minimum wages is that the cost of producing goods and services increases, which results in higher prices. These increased prices mean that everyone is paying more for goods, including the middle and upper classes, yet only the lower class is simultaneously increasing its income, thereby increasing the purchasing power of low-wage workers. In addition, higher wages decrease company profits, while simultaneously increasing the income of the poor. Increased wages also cost (some) jobs often those are on the middle or higher end of the income spectrum. Overall, raising the minimum wage acts to decrease the wealth of the wealthier classes while increasing the wealth of lower paid workers.

The FSLA was also found to temporarily harm regional economies. Economist John F. Moloney, found in 1942 that after the law was implemented, southern plants experienced some adverse effects: “the value of output [was] 18 percent lower per plant and 21 percent lower per worker in the South than in the rest of the nation.”

Despite some negative regional effects, the FLSA empowered workers and decreased income inequality in America, as seen in the declining value of the Gini coefficient, a measure of inequality. Overall the first implementation of the minimum wage benefited American workers, especially when combined with increased labor demand that resulted from the onset of World War II.

Despite Roosevelt’s intentions, the minimum wage did not continue to be a means of guaranteeing an economic floor for wageworkers. At the time, the actual poverty line was determined by multiplying estimated food costs by three. At its high point, the federal minimum wage could support a family of three above the poverty line, but by the 1980’s it could not even support a family of two. From January of 1981 to April of 1990, the federal minimum wage was not increased at all. In fact, in these nine years, the real value of the minimum wage, adjusted to 2012 dollars, decreased from $8.29 to $6.66.

Surprisingly, poverty declined during this period. The number of people living under the poverty line during the 1980s peaked in 1983, when the minimum wage was worth approximately $7.59 in 2012 dollars. Why didn’t poverty increase? It was because poverty is more than a measure of hourly wages it involves a variety of factors including federal assistance in the form of Food Stamps, welfare, inflation, and the unemployment rate.


A Living Wage

American workers banded together to demand higher wages beginning with the Boston ship carpenters in 1675. With the founding of the American Federation of Labor (AFL) in 1886, the labor movement promoted the idea of a general “living wage” which would enable all workers, including workers not a part of a union, to support a family, participate in public life, and maintain an “American standard of living” higher than the 19 th century European urban working class.

In the depths of the 1930s depression, both unemployed and union workers mobilized to successfully support the passage of the Fair Labor Standards Act, which established the first national minimum wage at .25/hour (equivalent to $4.31/hour in 2017 dollars). From this point on, the labor movement applied pressure to local, state, and federal governments to raise the minimum wage as high as possible.

During the post-World War II economic boom, the labor movement successfully pushed the federal minimum wage to $1.60/hour in 1968 (equivalent to $11.20 in 2017 dollars). Due to difficult economic conditions in the following decades, organized labor was unable to sustain the momentum to increase the minimum wage and it declined to the 2017 equivalent of $7.25/hour.

Today, the labor movement supports the Fight for $15 organization uniting a broad range of community groups and unions to renew the struggle to make the minimum wage truly a living wage.

AFL-CIO poster illustrating the impact higher wages have across society, 1950s-1960s. AFL-CIO Posters, Broadsides, and Art Collection.


The Racist History of Minimum Wage Laws

In 1966, Milton Friedman wrote an op-ed for Newsweek entitled “Minimum Wage Rates.” In it, he argued “that the minimum-wage law is the most anti-Negro law on our statute books.” He was, of course, referring to the then-present era, after the far more explicitly racist laws from the eras of slavery and segregation had already been removed. Friedman’s observation about the racist effects of minimum wage laws can be traced back to the nineteenth century, and they continue to have a disproportionately deleterious effect on African-Americans into the present day.

The earliest of such laws were regulations passed in regards to the railroad industry. At the end of the nineteenth century, as Dr. Walter Williams points out, “On some railroads — most notably in the South — blacks were 85–90 percent of the firemen, 27 percent of the brakemen, and 12 percent of the switchmen.”

The Brotherhood of Locomotive Firemen, unable to block railroad companies from hiring the non-unionized black workers, called for regulations preventing the employment of blacks. In 1909, a compromise was offered: a minimum wage, which was to be imposed equally on all races.

To the pro-minimum wage advocate, this may superficially seem like an anti-racist policy. During this time, with racism still rampant throughout the United States, blacks were only able to enjoy such high levels of employment by accepting lower wages than their white counterparts. These wage-gaps at the time genuinely were the product of racist sentiment.

But this new wage rule, of course, did not eliminate the racism of nineteenth-century employers. Instead, it displaced their racism at the expense of black workers. One white union member at the time celebrated the new rule for removing “the incentive for employing the Negro.” This early minimum wage rule was explicitly put in place to prevent African-Americans from finding employment, and it was successful in this goal.

In the 1930s, racial views had hardly improved, if at all. Despite this, the unemployment rate among blacks was actually marginally lower than that of whites. Like the railroad workers, this was due to their willingness to accept lower wages than whites. But as infuriating as the employer racism at the time might be, the 1930s wage laws should incite even more anger.

In 1931, Congress passed the Davis-Bacon Act, requiring uniform wages for any workers employed in federally funded public works projects. In 1933, the National Industrial Recovery Act was signed into law, mandating industry-specific wages throughout the economy. In 1938, the Fair Labor Standards Act — the only one of the three to remain permanently on the books — took effect, initially imposing a federal minimum wage for any worker engaged in interstate commerce.

All of these laws served to price African-Americans out of the job market. Rather than forcing employers to pay non-racist wages, it simply forced blacks to shift from suffering race-motivated wages to suffering race-motivated unemployment.

The industries that were not governed by minimum wage laws demonstrate the market’s propensity to raise the relative income of discriminated people. In the 1920s, for example, popular black performers were starring in Broadway plays alongside whites. In the 1940s, Jackie Robinson broke the color barrier in Major League Baseball, despite the racism in professional sports. Meanwhile, blacks in civilian and government jobs were being pushed out of their industries by wage floors.

By the 1960s, many African-Americans were employed as farmers — at least partly due to this being one of the few remaining fields of work that was not yet subject to wage regulations. This changed in 1967, when the government extended the minimum wage laws to American farmers as part of the “War on Poverty.” Black farmers who were accustomed to making a modest $3.50 per day were now legally required to be paid $1.00 per hour — a tremendous increase in wages.

The effect of this law was immediate and undeniable. An estimated 25,000 farm workers were put out of work in the Mississippi Delta region alone. Black farmers were not oblivious to the cause-and-effect at play. “That dollar an hour ain’t worth nothing,” said the wife of one day-laborer. “It would have been better if it had been 50 cents a day if you work every day.” Fifty cents per day, of course, was a lower wage than what her husband would have been earning prior to the law. Her point was clear: the federal minimum wage destroyed their ability to earn a living.

Instead of raising the wages of the predominantly-black farmers, the new law sped-up the move toward mechanization and ushered in the use of chemical weed killers instead of the previously more economical human weed pullers. Meanwhile, black migration out of these farmlands occurred by the thousands the New York Times in 1968 called it the “Negro Exodus.”

Whatever your feelings on the status of racism in America today, it is difficult to argue that the United States is actually more racist than it was during the Jim Crow era. In that time span, the country has gone from making African-Americans drink from different water fountains to electing the first black president. Yet, despite this distinct improvement, the unemployment rate of black teens is roughly double that of whites. In 1948, by contrast, the unemployment rate among teenagers was the same between the races. Despite the widespread racism remaining in the country following the emancipation of slaves, the rise of a black middle-class started to emerge quickly and continued for decades. But thanks to meddlesome laws passed by presumably well-intentioned bureaucrats, the government has only served to stifle this upward trajectory.


From the Serial Set: The History of the Minimum Wage

In honor of Labor Day, we decided to explore the early history of the federal minimum wage as shown through the United States Congressional Serial Set. According to Serial Set Vol. No. 6857 (H. Doc. No. 1676, 63rd Cong., 3rd Sess., at 5 (1915), reprinted in Serial Set Vol. No. 6857), the world’s first minimum wage law was enacted in New Zealand with the Industrial Conciliation and Arbitration Act of 1894.

Doc. No. 1676, 63rd Cong., 3rd Sess., at 1 (1915), reprinted in Serial Set Vol. No. 6857. Photo by Elina Lee.

At that time, New Zealand shipping workers staged a massive strike protesting poor working conditions and low wages. In response, the government created the Industrial Conciliation and Arbitration Act and implemented a minimum wage system on August 31, 1894. The Act settled trade disputes involving strikes, hours of labor, and rates of wages or conditions of work. (Bulletin of the United States Bureau of Labor Statistics, No. 229 (1917), in Labor Laws of the United States Series: No. 12, at 35 (1918).)

The second minimum wage law enacted was the Factories and Shops Act in Victoria, Australia on July 28, 1896. The law established wage boards, comprised of equal numbers of representatives of employers and employees, managed by an impartial chairman, who had a deciding vote. These wage boards were set up for each trade or industry and were required to discuss conditions and to determine by agreement the minimum wages to be paid in the various processes and occupations in their own industry. These minimum rates, when fixed and published, were binding on all employers in the industry within the area for which the board was appointed. This procedure was introduced in South Australia, Queensland, and Tasmania, and became a model for minimum wage legislation in Great Britain and the United States. (H. Doc. No. 1676, 63rd Cong., 3rd Sess., at 104 (1915), reprinted in Serial Set Vol. No. 6857.)

The third minimum wage law was enacted in South Australia on December 5, 1900, and the fourth was enacted in New South Wales, Australia on December 10, 1901. This type of legislation has also been copied by several of the Australian States such as South Australia, Queensland, and Tasmania.

The movement for a legal minimum wage in New Zealand, Australia, and Great Britain was a progressive development, and the results of this experiment were referenced in the creation of the United States minimum wage law. The dates of the first enactments are shown in Serial Set Vol. No. 6857 (H. Doc. No. 1676, 63rd Cong., 3rd Sess., at 5-6 (1915), reprinted in Serial Set Vol. No. 6857).

Doc. No. 1676, 63rd Cong., 3rd Sess., at 5 (1915), reprinted in Serial Set Vol. No. 6857. Photo by Elina Lee. Doc. No. 1676, 63rd Cong., 3rd Sess., at 5-6 (1915), reprinted in Serial Set Vol. No. 6857. Photo by Elina Lee.

Source: Minimum Wage Laws of Various Countries, with Dates of First Enactment
(H. Doc. No. 1676, at 5-6 (1915), reprinted in Serial Set Vol. No. 6857) created by Elina Lee

As shown, the minimum wage system movement in the U.S. spread rapidly, resulting in the enactment of minimum wage laws in nine states in 1912 and 1913. Massachusetts passed the first minimum wage legislation in the United States on June 4, 1912, which was affected by the Lawrence textile strike (1912).

Bain News Service, Publisher. Crowd of strikers menacing strike-breakers, Lawrence, MA. 1912. Library of Congress Prints and Photographs Division. www.loc.gov/item/2014690134/.

In Serial Set Vol. 6170, the Lawrence textile strike report provides the following details:

The immediate cause of the strike was a reduction in earnings, growing out of the State law which became effective January 1, 1912, and which reduced the hours of employment for women and for children under 18 years of age from 56 to 54 hours per week. In January, 1910, through an enactment of the legislature, the hours of this class of employees had been reduced from 58 to 56 hours a week, and at that time the rates of pay for both time workers and pieceworkers were readjusted so that the earnings under the 56-hour week remained the same as under the 58-hour week. (S. Doc. No. 870, 62nd Cong., 2nd Sess., at 9 (1912), reprinted in Serial Set Vol. No. 6170)

The strike in Massachusetts brought national attention to labor legislation elsewhere. Legislation in Massachusetts was followed by similar legislation in eight other states over two years. In California, Oregon, and Washington, the commissions were given authority to fix labor conditions as well as minimum wage rates, and in California and Oregon, to fix maximum hours. In Wisconsin the industrial commission under an earlier enactment fixed maximum hours and labor conditions. In all the other states except Utah the powers granted under these laws were constrained to fixing minimum wages. In Utah only the minimum wage rates were fixed in the act (H. Doc. No. 1676, 63rd Cong., 3rd Sess., at 12 (1915), reprinted in Serial Set Vol. No. 6857):

For minors under 18, not less than 75 cents a day.

For adult learners and apprentices, not less than 90 cents a day, with the learning or apprenticeship period limited to one year.

For experienced adults, not less than $1.25 per day.

The federal minimum wage was introduced in 1938 when Congress passed the Fair Labor Standards Act (Pub.L. 75-718). When the act became effective on October 24, 1938, the minimum hourly wage was .25/hour. The federal minimum wage in the United States was set at the current rate of $7.25 per hour on July 24, 2009 and many states and territories have their own minimum wage laws.

In addition to setting a minimum wage, other federal laws have been enacted to prohibit wage discrimination on account of sex or age, such as the Equal Pay Act of 1963 (Pub.L. 88-38), the Age Discrimination in Employment Act of 1967 (Pub.L. 90-202), and the Lilly Ledbetter Fair Pay Act of 2009 (Pub.L. 111-2).

This Labor Day, we recognize the history of these laws across the globe. The Serial Set contains valuable information about many other topics, both domestic and international. The Digital Resources Division is looking forward to discovering more about them.

3 Comments

A very informative and timely blog. It is interesting that minimum wages were initiated in New Zealand. Thank you for the useful information.

Today, any discussion of the minimum wage is accompanied by concern about potential job loss. The long history of minimum wage legislation across countries, states, abd cities would seem to support the concept of a legislated minimum wage.

Great blog! I had no idea where labor laws originated. It is fascinating to see through the blog, how America used data from New Zealand and Australia to fashion its own wage laws. Ms. Lee is an amazing researcher and educator.

Add a Comment

This blog is governed by the general rules of respectful civil discourse. You are fully responsible for everything that you post. The content of all comments is released into the public domain unless clearly stated otherwise. The Library of Congress does not control the content posted. Nevertheless, the Library of Congress may monitor any user-generated content as it chooses and reserves the right to remove content for any reason whatever, without consent. Gratuitous links to sites are viewed as spam and may result in removed comments. We further reserve the right, in our sole discretion, to remove a user's privilege to post content on the Library site. Read our Comment and Posting Policy.