Cabeza de Coyolxauhqui

Cabeza de Coyolxauhqui


Coyolxauhqui

Disco que representa a un Coyolxauhqui desmembrado que fue encontrado durante la construcción en 1978 en la Ciudad de México. Su descubrimiento condujo a la excavación del Templo Mayor.

En la mitología azteca, Coyolxauhqui (Náhuatl clásico: Coyolxāuhqui IPA: & # 160 [kojoɬˈʃaːʍki], "Rostro pintado con campanas") era hija de Coatlicue y Mixcoatl y es el líder de los Centzon Huitznahuas, los dioses de las estrellas. Coyolxauhqui era una maga poderosa y llevó a sus hermanos a atacar a su madre, Coatlicue, porque Coatlicue había quedado embarazada.


Cabeza Coyolxauhqui - Historia

Coyolxauhqui puede ser una diosa con la que no está familiarizado. La mayoría de los paganos que conozco se sienten atraídos por muchas deidades europeas, así como por las de la mitología griega y egipcia. Sin embargo, las leyendas de América Central a menudo se pasan por alto. He tenido la suerte de recorrer varias ruinas aztecas y mayas en mis viajes a México y me enamoré del arte y las historias de estas asombrosas culturas antiguas. En esta publicación, me gustaría presentarles a Coyolxauhqui ((koh-yol-SHAUH-key), que es la diosa de la luna de los aztecas.

Hay dos versiones de su historia. Según la Enciclopedia de Historia Antigua, la primera versión muestra a Coyolxauhqui como la madre de Huitzilopochtli, el dios sol. Surge un conflicto cuando Coyolxauhqui insiste en quedarse en la montaña sagrada de Coatepec (Montaña de la Serpiente) en lugar de seguir el plan de su hijo de reasentarse en Tenochtitlán, que históricamente se convirtió en la capital del imperio azteca. Huitzilopochtli se salió con la suya decapitandola y comiéndose su corazón. Luego condujo al pueblo azteca a su nuevo hogar.

Piedra Coyolxauhqui, ca. 1469 Museo del Templo Mayor, Ciudad de México

Esta versión NO es mi favorita de las dos. Algunos eruditos lo ven como una leyenda de advertencia a los enemigos de los aztecas que a menudo sufrían la misma suerte si eran capturados. La Piedra Coyolxauhqui, que fue descubierta en 1978 en el Templo Mayor (templo principal) en Tenochtitlan, es una de las imágenes de arte más conocidas que tenemos de esta diosa. Se la representa en la piedra decapitada y desgarrada de un miembro a otro. Algunas escritoras feministas chicanas han intentado redimir esta imagen como símbolo de la lucha de las mujeres contra el colonialismo y el patriarcado masculino.

La segunda versión de la historia es la que encuentro más poderosa de las dos. Encontrarás muchas variaciones de este cuento en línea, pero así es como me gusta contarlo: Un día
Coatlicue, la diosa de la tierra, estaba barriendo el piso del templo en Coatepec (Montaña de la Serpiente), cuando un mechón de plumas cayó del cielo. Los metió en su cinturón y luego descubrió que habían desaparecido. También descubrió que estaba misteriosamente embarazada.

Estatua de Coyolxauhqui, Museo J Paul Getty, foto de Jonathan Cardy

Su hija Coyolxauhqui se sintió deshonrada por el embarazo por lo que urdió un complot junto a sus 400 hermanos, para matar a su madre. Sin embargo, esto no fue así. El niño que llevaba Coatlicue no era otro que Huitzilopochtli, el dios sol. Cuando Coatlicue estaba a punto de enfrentar su desaparición, Huitzilopochtli nació como un hombre adulto. Estaba armado y listo para la batalla y decapitó a Coyolxauhqui. Su cuerpo cayó hasta la base de la sien y se rompió en pedazos.

Coatlicue lamentó tal violencia. Así que Huitzilopochtli arrojó la cabeza de Coyolxauhqui al cielo para formar la Luna, de modo que su madre se consolara al ver a su hija en el cielo todas las noches. Huitzilopochtli también atacó a sus 400 hermanos. Los que sobrevivieron se convirtieron en las estrellas del sur en el cielo.

En esta versión de la leyenda vemos surgir varios temas poderosos. El primero es el triunfo del sol sobre la luna y las estrellas, tema común en la mitología azteca y maya. Se ve como una lucha diaria en la que el dios sol renace todos los días. Historias similares a esta aparecen en muchas culturas antiguas. Lo veo como la historia de la Rueda del Año donde tanto el día como la noche tienen su lugar y propósito en la gran danza cósmica. Oscuridad y luz, femenino y masculino, diosa y dios, cada uno es un regalo y una bendición para todos. Cuando están desequilibrados, todos sufrimos.

El segundo tema que surge para mí es una historia de transformación y renacimiento. Coyolxauhqui fue literalmente destrozado. Ella estaba rota y derrotada. Sin embargo, su renacimiento se produjo cuando ascendió al cielo y se convirtió en la diosa de la luna. Los ciclos que recorre de luna nueva a luna llena y viceversa, nos hablan de fertilidad, renacimiento y regeneración. Cuando veo una foto de la Piedra Coyolxauhqui, me recuerda que siempre hay esperanza. Podemos sentir que hemos sido destrozados y destrozados por poderes y personas opresivas, pero esta encarnación del Divino Femenino nos recuerda que podemos resucitar de la muerte a una nueva vida. Podemos ser recreados y hacer el viaje del quebrantamiento a la plenitud. ¡Sean bendecidos!


Resumen

El artículo discute la relación de Diego Durán sobre la guerra civil de 1473 entre las dos entidades políticas que formaban la capital del imperio azteca, Tenochtitlan y Tlatelolco. Los actores en cuestión son el victorioso tlatoani tenochca Axayacatl y el derrotado tlatoani tlatelolca Moquihuix. La metodología combina el análisis de los textos e imágenes de Durán con el de los restos arqueológicos para proponer la tesis de que la representación al estilo europeo de los acontecimientos de la guerra incluye residuos del proceso de pensamiento simbólico de la pre-conquista detrás de su coreografía original. Estos residuos indican que la guerra fue orquestrada siguiendo los esquemas de la historia de la batalla en la que el dios Huitzilopochtli (“Colibrí, Izquierda”) derrota a su hermana Coyolxauhqui (“Cascabeles, Pintadas”) en la monte de Coatepetl (“Monte de la Serpiente ”), una alegoría del ascenso y derrocamiento de los gobernantes. De acuerdo a Durán, durante la guerra civil se pelearon dos batallas, una en Tenochtitlán y la otra en Tlatelolco. En la primera batalla, los tlatelolcas invaden Tenochtitlan en un probable (e inútil) intento de capturar el Templo Mayor tenochca, el cual era una representación urbana del mítico Coatepetl. En la segunda batalla, los tenochcas toman con éxito el Templo Mayor Tlatelolca, considerado como otro Coatepetl, y su líder Axayacatl lanza a su enemigo desde la plataforma del templo hasta su base, de la misma manera en que Huitzilopochtli había lanzado a su hermana desde la cima del monte. La pirámide tlatelolca fue después destruída y se cometieron varias humillaciones contra la ciudad derrotada. Estas incluyeron, probablemente, el entierro de los restos cremados de Moquihuiz y su teniente Teconal al lado de la Gran Piedra de Coyolxauhqui al pie del Templo Mayor de los victores tenochcas. Esta explicación de la guerra relaciona materiales tanto arqueológicos como coloniales, reafirma el valor de su correlación y demuestra la adaptación flexible del pensamiento azteca a circunstancias individuales.


La historia de Coyolxauhqui OR: Cómo nadie comprueba estas cosas

ZOOM ACCIDENTE, CRASH DE PLATOS, REENACTOR FLAILING CON ESPADA DE GOMA, Las películas educativas más SOBREPRODUCIDAS EN EL PLANETA Reality TV genérico & # x27drama & # x27 music.

Sus lecciones son narradas alternativamente por un tipo en una cabina y Peter Weller (de la fama de Robocop y The Dark Knight Returns y, como acabo de descubrir, también un historiador del arte) de pie en algún lugar en alguna ruina inexplicable. Hay algunas imágenes nítidas, una simulación excesivamente enérgica de un acueducto, una hipérbole constante, una redacción descuidada y episodios que muestran imágenes de Teotihuacan o Tenochtitlán de manera intercambiable cuando se habla del otro.

Pero aquí viene la parte que, para citar estos documentales,. conmocionó al mundo a su CENTRO

El narrador anónimo Dude describe el famoso descubrimiento del enorme disco de piedra que representa a la diosa desmembrada Coyolxauhqui en una excavación no relacionada en 1978. Pero, ¿quién era Coyolxauhqui y cuál es su significado? Ahora debemos poner nuestro corazón ingenuo y confiado en las manos de Peter Weller.

Coyolxauhqui era la diosa de la luna. Pero su hermano la asesinó porque quedó embarazada de una manera muy. manera vergonzosa. Ahora los aztecas no eran mojigatos de ninguna manera. pero el adulterio era un no-no y severamente castigado a menudo con la muerte. Entonces, según la leyenda, la Diosa de la Luna y el hermano # x27 le cortaron la cabeza y después de que él la decapitó, empujó su cuerpo colina abajo.

El narrador luego retoma e inmediatamente pasa a hablar sobre los sacrificios.

Pero espere ahora, no estamos interesados ​​en eso. Estamos interesados ​​en que Peter Weller matara de alguna manera la historia de Coyolxauhqui hasta tal punto que incluso los aztecas, infames maníacos de sangre que arrancan corazones, se estremecerían y pensarían: "Mierda, eso" es un poco extravagante ".

R5 - Entonces, según Peter Weller, Coyolxauhqui de alguna manera quedó embarazada. Esto enfureció a su hermano, curiosamente sin nombre aquí, quien la decapitó. El fin.

La historia real de Coyolxauhqui no es realmente la historia de Coyolxauhqui en absoluto, sino la historia de su (medio) hermano, Huitzilopochtli, dios patrón de los mexicas (los aztecas), de la guerra, del fuego y de varias otras cosas. . Uno de los personajes centrales del panteón azteca, Huitzilopochtli se traduce literalmente como & quot; Colibrí zurdo & quot o & quot; Colibrí del sur & quot, ya que el mito de origen azteca cuenta que Huiztilopochtli apareció ante ellos y los guió. Sur a su nueva patria. También es la razón por la que los aztecas requirieron tantos sacrificios, ya que alimentó su capacidad para luchar contra sus enemigos. ¿Quiénes eran sus enemigos? Bueno, entremos en la narrativa de la historia de Coyolxauhqui.

Coyolxauhqui era la única hija de la Diosa Madre Coatlicue (cuyo nombre significa & # x27serpent-skirt & # x27). También tenía cuatrocientos hermanos menores. Sin embargo, un día, la madre Coatlicue estaba barriendo un templo cuando una bola de plumas, algunos dicen específicamente plumas de colibrí, cayó sobre ella. De alguna manera, tal vez las plumas pasaron a través de su piel hasta su útero o algo así, Coatlicue quedó embarazada instantáneamente.

Sí, Coyolxauhqui nunca quedó embarazada. Su madre lo hizo.

Coyolxauhqui y sus 400 hermanos fueron indignado. Atacaron a su madre y la mataron. Cuando murió fuera de su útero, Huiztilopochtli saltó completamente desarrollada, armada y blindada.

Para decirlo sin rodeos, Huitzilopochtli, héroe-dios de la religión azteca (reformada), ángel guerrero de esa raza marcial, comenzó a completamente arruinar la mierda al estilo nahua.

Huitzilopochtli mató a muchos de sus 400 hermanos, persiguiendo al resto hacia el cielo donde se convirtieron en estrellas, y decapitó a su hermana mayor Coyolxauhqui con su asombrosa lanza / jabalina. Xiuhcoatl, por derecho propio un aspecto del dios del fuego, pero en este contexto un dardo serpentino y retorcido de puro fuego y trueno. Dios, amo a los aztecas.

De todos modos, Huitzilopochtli luego arrojó a Coyolxauhqui de una montaña y ella cayó al suelo en un montón, de ahí la famosa talla (con su coloración original)

El equipo que trabajó en este segmento de Los aztecas de alguna manera logró obtener todos los detalles correctos sobre la historia: alguien que se queda embarazada en un escándalo misterioso y vergonzoso, la diosa de la luna es asesinada por su (medio) hermano, la cabeza de alguien arrojada desde una montaña, etc. los elementos vitales de este mito fundamental en una especie de situación de madlibs en la que se pusieron en el orden completamente equivocado.

Fuente: Diccionario ilustrado de los dioses y las sílabas del México antiguo y los mayas, por Mary Miller y Karl Taube


Migrando desde Aztlan

Según el mito, fue Huitzilopochtli quien envió un presagio a los mexica / aztecas originales, exigiendo que dejaran su tierra natal en Aztlán y se establecieran en la cuenca de México. Durante ese viaje se detuvieron en Cerro Coatepec. Según diferentes códices y el historiador de la época colonial española Bernardino de Sahagún, los aztecas permanecieron en Coatepec durante casi 30 años, construyendo un templo en la cima de la colina en honor a Huitzilopochtli.

En su Primeros Memoriales, Sahagún escribió que un grupo de mexica migratorios quería separarse del resto de las tribus y establecerse en Coatepec. Eso enfureció a Huitzilopochtli que descendió de su templo y obligó a los mexicas a reanudar su viaje.


Hechos de la historia azteca

Las leyendas afirman que los aztecas provenían de un lugar llamado Aztlán.

Los aztecas se llamaban a sí mismos mexicas y combinaban diferentes grupos de personas.

Los enemigos llevaron a los aztecas a una isla en el lago de Texcoco, en 1325, donde fundaron Tenochtitlán.

Los aztecas buscaron en los toltecas y en Teotihuacán ejemplos de cultura y nobleza.

El gobernante de los aztecas era el tlatoani

Otro funcionario azteca importante fue el cihuacóatl

Los aztecas formaron la Triple Alianza con las ciudades-estado de Texcoco y Tlacopan.

Las ciudades conquistadas tuvieron que rendir homenaje a los aztecas.

Los aztecas creían en señales y presagios.

Malos presagios precedieron a la llegada de los españoles.

Las demandas de tributos aztecas hicieron que las ciudades conquistadas estuvieran más dispuestas a ayudar a los españoles.

Los aztecas conocían a los españoles antes de la llegada de Hernán Cortés en 1519.


Arte de las Américas después de 1300

Es posible que desee utilizar la & # 8220Fundación de Tenochtitlan & # 8221 de la Códice Mendoza como la imagen clave de la que surgirá su conferencia y discusión para esta clase sobre Arte de las Américas después de 1300. Puede usar esta actividad de clase al comienzo de tu clase para que sus alumnos miren de cerca el objeto y pídales que se emparejen y discutan lo que ven, luego abra la discusión a toda la clase y analicen juntos el contexto del códice. El período 1300 d.C.-Presente se adhiere aproximadamente a una línea de tiempo precolombina / posterior al contacto, enfatizando los cambios culturales e históricos que ocurrieron como resultado de que los colonos europeos "descubrieran" las Américas.

Con respecto a la terminología en las Américas, muchos académicos optan por escribir & # 8216 precolombino & # 8217 para restar importancia al papel de Colón en este período de tiempo. Este lenguaje tiene la intención de corregir y mitigar la cosmovisión eurocéntrica prevaleciente que históricamente se ha impuesto en las Américas y que a menudo ha oscurecido el reconocimiento de la influencia, los logros y los derechos indígenas. Cualquiera de los dos términos es una nomenclatura aceptable, e invocar este debate puede proporcionar un camino sucinto para discutir cuestiones de identidad que surgen con frecuencia en el arte estadounidense. Las conferencias de este sitio web utilizan & # 8216precolombino & # 8217 exclusivamente con fines de claridad.

Lecturas de antecedentes

La fundación de Tenochtitlan, & # 8221 página del Códice Mendoza, Azteca, siglo XVI.

Lectura de antecedentes podría incluir su libro de texto de la encuesta, Miller, Mary Ellen. El arte de Mesoamérica: de olmeca a azteca (Londres: Thames & amp Hudson, 2001) y estos ensayos temáticos de la Línea de tiempo de la historia del arte del Met Museum. El arte latinoamericano del siglo XX de Jacqueline Barnitz y el Una historia del mundo en 100 objetos Los podcasts sobre la serpiente de dos cabezas aztecas son particularmente informativos.

Existen excelentes recursos en línea para esta conferencia. incluyendo la Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos (FAMSI) y el sitio interactivo Diego Rivera: Murales para el Museo de Arte Moderno del MoMA.

Sugerencias de contenido

Este curso abarca una gran región geográfica, múltiples culturas y cinco épocas históricas. En una hora y quince minutos, la clase puede investigar el arte de las Américas desde el contacto preeuropeo hasta el momento contemporáneo a través de:

  • & # 8220La fundación de Tenochtitlan, & # 8221 página del Códice Mendoza, Azteca, siglo XVI.
  • La diosa Coatlicue, azteca, 1487-1520.
  • Coyolxauhqui, azteca, siglo XV.
  • Cabeza colosal de Coyolxauhqui, azteca, n.d.
  • Serpiente de dos cabezas, azteca, siglo XV-XVI.
  • Jarrón, Puebla, México, siglo XVIII.
  • Francisco Laso, Habitante de la Cordillera, 1855.
  • Francisco Laso, Retrato de Gonzalo Pizarro, 1855.
  • Juan Cordero, Colón ante los Reyes Católicos, 1850.
  • Diego Rivera, Historia de México: México hoy y mañana, 1929–35.
  • Frida Kahlo, Mi nacimiento, 1932.
  • Diosa Tlazoltéotl en el parto, siglo XV-XVI.
  • Guillermo Gómez-Peña, Enrique Chagoya y Felicia Rice, Codex Espangliensis, 2001.

& # 8220La fundación de Tenochtitlan & # 8221 de El Códice Mendoza, que funciona como un libro ilustrado en papel europeo, presenta a los estudiantes el contacto entre el mundo precolombino y Europa. El Rey de España gobernó el Virreinato de Nueva España (1521-1821), que cubría la región geográfica del actual México y América Central. Nombró a un ministro, llamado virrey de Nueva España, para gobernar el territorio colonial. Los artistas nativos pintaron las páginas, y probablemente Don Antonio de Mendoza (1535-1550), el primer virrey de la Nueva España, anotó el manuscrito en español. El manuscrito incluye una historia de los gobernantes aztecas, tributos anuales pagados por las ciudades al último emperador Motecuhzoma y el ciclo de vida desde el nacimiento hasta la muerte. Aunque la producción de libros era común bajo la civilización azteca, la mayoría de los manuscritos no sobrevivieron porque los europeos los destruyeron. La página que estamos viendo describe la fundación de la capital azteca Tenochtitlan (actual Ciudad de México) fundada en 1345. Los aztecas hablaban náhuatl y decían ser nómadas de Aztlán, el legendario lugar de origen de los aztecas. A principios del siglo XIV, los aztecas fueron expulsados ​​de su asentamiento. La leyenda dice que Huitzilopochtli, el dios del culto azteca de la guerra, prometió llevarlos a una nueva patria, que señalaría mostrando una isla en un lago donde un águila sosteniendo una serpiente estaba posada sobre un cactus. El águila, que sigue siendo el emblema nacional de México, es un símbolo azteca del sol. Los estudiantes pueden reconocer esta imagen en el centro de la Fundación de Tenochtitlan por su uso moderno como la imagen central de la bandera mexicana. En los cuatro cuadrantes, que posiblemente representan los barrios de la ciudad, están los diez fundadores de la ciudad. A continuación se muestran dos escenas de la conquista, cada una de las cuales representa la quema de un templo. Alrededor del margen está el recuento de 51 años del primer gobierno del líder azteca Tenuch & # 8217 (1325-1375).

La poderosa escultura de Coatlicue (1487-1520) ayudará a los estudiantes a comprender varios aspectos de la religión y la estética azteca. El sacrificio de sangre era importante para la escultura azteca, de hecho, los españoles encontraron una acumulación de sangre humana en algunas de las esculturas. Junto con la sangre, las esculturas tenían incrustaciones de joyas y oro. Esta escultura de Coatlicue (que significa "La falda de la serpiente") muestra la cabeza decapitada de Coatlicue reemplazada por dos serpientes, que simboliza el flujo de sangre en la iconografía azteca. De perfil, la escultura se asemeja a pirámides gemelas. La historia de Coatlicue presenta a los estudiantes la importancia de la cosmología para los aztecas, evidenciada por las historias de origen que crearon para los movimientos celestiales que presenciaron.

Mientras limpiaba un templo, Coatlicue fue legendariamente impregnado por una bola de plumas. Su hija existente Coyolxauhqui y sus quinientos hijos se enfurecieron por el embarazo y conspiraron para matarla. Cuando la decapitaron, Huitzilopochtli (el dios azteca de la guerra) se levantó completamente crecido de la cabeza cortada de Coatlicue y desmembró a Coyolxauhqui. Huitzilopochtli en esta historia de origen se equiparó con el sol, Coyolxauhqui era representativa de la luna (cuyo desmembramiento es paralelo a las fases de la luna) y sus 500 hermanos eran representativos de las estrellas. Cada noche, Huitzilopochtli (como el sol) persigue y derrota a Coxolxauhqui y sus hermanos (la luna y las estrellas) para crear el amanecer de un nuevo día.

La serpiente, como símbolo del dualismo, era parte fundamental de la religión azteca. Si su clase ha estudiado hinduismo u otras religiones del mundo, también puede traer una comparación cultural de la representación del dualismo de otras religiones del mundo en las formas de arte religioso. Para los aztecas, la serpiente era un símbolo de regeneración, resurrección y fertilidad, como se explora a través de Coatlicue. Además, el azteca Serpiente de dos cabezas estaba hecho de dos mil piezas de turquesa sobre un marco de madera curvo, con conchas rojas para el hocico y encías y conchas blancas para los dientes. La luz reflejada en la escultura altera sus colores para que parezcan plumas, por lo que funciona como una serpiente que habita en la tierra y un pájaro que habita en el cielo, lo que significa la dualidad de la deidad serpiente-pluma Quetzalcóatl. Por tanto, la serpiente simboliza la fusión del cielo y la tierra, la eternidad y la renovación. Este trabajo probablemente fue usado o llevado en una ceremonia religiosa.

El jarrón de Puebla es parte de la colección de la Hispanic Society of America en la ciudad de Nueva York y enfatiza la naturaleza sincrética de la producción de arte colonial estadounidense. Si ya ha enseñado arte chino y / o islámico, este es un buen lugar para traer una revisión de la producción de cerámica china e islámica con fines comparativos para enfatizar los diálogos históricos y geográficos que tuvieron lugar en el siglo XVIII durante el período colonial. de las Américas.

La corona española & # 8217s Manila Galeon trajo porcelana, seda, marfil y especias de China a México a cambio de plata. El barco navegó a través de Filipinas, que, como gran parte de América, también estaba bajo dominio español. De particular importancia para esta lección es el tema representado en el jarrón. A través de esta ruta comercial, los artesanos del Nuevo Mundo estuvieron directamente expuestos a la cerámica china, y este motivo azul y blanco con un diseño similar a una grúa incorpora la historia de la producción de cerámica islámica azul y blanca y la historia de la porcelana china con un ahora familiar. Tema mexicano: el águila que se posa sobre un cactus para conmemorar la fundación de Tenochtitlán.

Del pintor peruano Francisco Laso Habitante de la Cordillera a partir de 1855 también se centra en la cerámica y los motivos precolombinos. En esta pintura, Laso representa una figura nativa idealizada. La figura sostiene un frasco de la cultura Moche. La civilización Moche (100-800 EC) se basó en la agricultura y se ubicó en la costa norte de Perú. Su producción cerámica fue variada e incluyó obras como retratos tridimensionales de gobernantes, animales, y el que aquí se representa, de un preso con una soga al cuello y las manos atadas a la espalda. Laso pintó esta obra treinta años después de que Perú declarara su independencia de España. Habitante de la Cordillera funciona aún hoy como una alegoría de la continua represión de los pueblos indígenas del Perú. Laso equiparó las imágenes de la embarcación Moche con la difícil situación de los pueblos indígenas peruanos de mediados del siglo XIX que no tenían los mismos derechos que la población criolla peruana: ciudadanos peruanos que eran descendientes de españoles, pero que habían nacido en Perú.

Laso pintó en el estilo realista popularizado en Francia en la década de 1840, y esta obra en particular estaba destinada a una audiencia europea en la Exposición Universal de París de 1855. Esta exposición era una feria que mostraba nuevas tecnologías, inventos relacionados con la industria y obras de arte. de todo el mundo. Laso colgó Habitante de la Cordillera con un "imaginario" Retrato de Gonzalo Pizarro, quien acompañó a su hermano, el conquistador español Francisco Pizarro, a Perú en 1532 y capturó la capital inca de Cuzco. Esta yuxtaposición trazó una conexión directa entre las hazañas históricas y la opresión de los invasores españoles y las luchas contemporáneas del siglo XIX por la igualdad dentro de la población indígena.

Juan Cordero Colón ante los Reyes Católicos de 1850 destaca la búsqueda de identidad que la recién formada nación de México trató de imaginar después de independizarse de España en 1821. Los mexicanos querían examinar su propio pasado en lugar de la historia de Europa en el contexto de la Nueva República de México. Cordero creó la primera pintura de historia secular mexicana, y es un ejemplo de la primera vez que el público mexicano vio un tema estadounidense representado en la pintura de historia. La pintura de historia era el género más alto en la jerarquía del salón oficial francés y en la academia de arte oficial de México, la Academia de San Carlos (fundada en 1781). La mayoría de los pintores de la Academia de San Carlos antes de la obra de Cordero pintaron narrativas históricas europeas, temas mitológicos y religiosos.

Aunque este es un tema americano, Cordero dialogaba con obras europeas como Jacques-Louis David La coronación de Napoleón y Josefina (1806–17), pintado unas décadas antes. Cordero pintó su obra mientras vivía en Italia como un homenaje a los italianos (Colón era de Génova, Italia). Cordero reveló la naturaleza jerárquica de la corte española a través de su representación del rey Fernando y la reina Isabel, los militares, la Iglesia y Cristóbal Colón. Colón actúa como un conducto entre el "Viejo" y el "Nuevo Mundo" y media visualmente entre los europeos y los pueblos indígenas. Cordero lo describió como el que trajo la civilización a las Américas “bárbaras”, una proyección europea común y errónea. Es revelador que los críticos mexicanos en ese momento estaban más interesados ​​en Colón y los monarcas que en las figuras de los nativos americanos. Los pueblos indígenas prehispánicos fueron esencialmente invisibles en la pintura académica hasta Cordero. Sin embargo, Cordero pintó su propio retrato como un indígena de perfil. Cordero era criollo, descendiente de padres españoles, pero nacido en México. Su elección de autorretrato indica su identificación con el pasado indígena de México. Este tema, que hemos visto presente en el Perú en la misma época, seguiría prevaleciendo en la obra de los artistas de los siglos XX y XXI.

Esta fusión cultural también se ve en el trabajo de artistas mexicanos modernos como Diego Rivera, Frida Kahlo y Rufino Tamayo, quienes incorporaron imágenes precolombinas en su arte. El movimiento de los murales mexicanos comenzó en el México posrevolucionario en la década de 1920 bajo el presidente Álvaro Obregón (en el cargo de 1920 a 1940). Fue el único arte de vanguardia en América Latina que recibió apoyo del gobierno en la década de 1920. El gobierno posrevolucionario utilizó los murales como herramienta para su programa educativo. El gobierno introdujo un arte nuevo, público y monumental para crear un lenguaje visual eficaz para la propaganda. Hubo tres protagonistas principales del movimiento mural mexicano: Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco. Nos centraremos en una de las obras de Rivera, que incluía al trabajador proletario como tema. Los muralistas se veían a sí mismos como uno con el movimiento obrero y, a menudo, trabajaban por salarios de obreros y comparaban el trabajo físico de pintar frescos con la producción en línea de montaje. De particular relevancia para esta lección es la estructura organizacional que Rivera utilizó en su Historia de México: México hoy y mañana, Palacio Nacional en la Ciudad de México, cuya composición derivó en parte de manuscritos anteriores al contacto. Esta estructura de manuscrito prestado conserva la unidad en una escena muy detallada. Su narrativa mural incluye la historia de México desde la conquista hasta la Revolución Mexicana. Rivera trató las injusticias hacia la población indígena de México como históricas en lugar de contemporáneas. En la parte superior de la escena, se representa a Karl Marx sosteniendo un pergamino en el que define una sociedad sin clases mientras señala una utopía futura mientras los trabajadores se agitan. Esta escena revela el abrazo de Rivera al comunismo como sistema político. Rivera pintó una acusación al capitalismo y representó a hombres de negocios estadounidenses alrededor de una cinta de teletipo, que enmarca escenas que representan los comportamientos decadentes y libertinos de quienes se benefician de un sistema capitalista, incluida una mujer desparramada y semidesnuda en la escena de arriba de los trabajadores cargando un montón de ladrillos. en sus espaldas. Como contraste, representó a su esposa Frida Kahlo y su hermana enseñando a los niños a leer las obras de Marx y su compañero de escritura Friedrich Engels.

Kahlo también adoptaría objetos precolombinos como inspiración para su trabajo. Por ejemplo, en Mi nacimiento (1932), Kahlo miró hacia la escultura azteca del Diosa Tlazoltéotl en el parto.

El artista de performance Guillermo Gómez-Peña, el artista visual Enrique Chagoya y la artista de libros Felicia Rice colaboraron para crear el Codex Espangliensis, 2001, una visión contemporánea de los códices históricos sobre la historia de las Américas. El trabajo está impreso en amatl papel, que era el medio tradicional de los manuscritos mesoamericanos, y el idioma del texto mezclaba español, inglés y el idioma azteca náhuatl. La narrativa incluye personajes de la historia de las Américas desde Hernán Cortés y Mohtecuzuma hasta Mickey Mouse y Superman y lleva al lector en un viaje a través de las luchas de la experiencia chicana. Chicano es un término que se usa para describir a las personas de origen mexicano que viven en los Estados Unidos. El movimiento chicano comenzó en la década de 1960 y era un movimiento de derechos civiles que tenía múltiples objetivos, incluidos los derechos de los trabajadores agrícolas y una mejor educación. El movimiento también luchó por reformar los estereotipos negativos o reduccionistas de los mexicanos en los medios de comunicación y la cultura popular de Estados Unidos.

Hay varios recursos en línea para ver la Codex Espangliensis que incluyen el sitio web del Museo de Arte Haggerty en la Universidad de Marquette, un sitio web para estudiantes graduados de la Universidad de Miami, Florida, y Google Books.

Al final de la clase.

Pida a los estudiantes que escriban un ensayo corto en el que comparen dos objetos para una tarea. Indique a los estudiantes que elijan un objeto del Arte de América Latina después de 1300 y un objeto de una clase anterior. Los estudiantes deben explicar por qué eligieron ambos objetos para comparar y cómo cada objeto está en diálogo con el otro en función del tema, medio, estilo, período de tiempo, geografía, elementos formales, rutas comerciales, etc.

Otra actividad opcional es invitar a los estudiantes a trabajar en grupos para crear un mapa de ruta comercial de diálogo artístico a través del proyecto de mapa mundial interactivo de código abierto de Harvard que se puede compartir con la clase.

Recursos adicionales

Marisa Lerer (autor) es profesor asistente de artes visuales y escénicas en Manhattan College.

Jon Mann (editor) es profesor adjunto en Lehman College, colaborador senior en Artsy, y colaborador de conferencias y editor en Art History Teaching Resources y Art History Pedagogy and Practice.

AHTR agradece la financiación de la Fundación Samuel H. Kress y el Centro de Graduados de CUNY.


Azteca - Dioses y diosas

Diosa de la fertilidad, la vida, la muerte y el renacimiento.

Dios de la voluntad y del sol, patrón de la guerra y del fuego, señor del Sur.

Diosa del inframundo.

Dios de la caza y la Vía Láctea.

Dios de sabiduría, vida y conocimiento.

Dios de la noche, gobernante del norte

Dios del trueno, la lluvia y los terremotos

Diosa de la lujuria, la carnalidad, las fechorías sexuales.

Dios de sustento y fertilidad.

Dios de la fuerza, patrón de la guerra.


Coyolxauhqui

Coyolxauhqui es la diosa azteca de la Luna. Su nombre significa "Mujer con campanillas de cobre en sus mejillas", y cuando la luna sale llena y roja todavía se pueden ver.

Su madre, Coatlicue, quedó embarazada mágicamente cuando una corona de plumas cayó en Su regazo. Believing Her family had been dishonoured, the angry Coyolxauhqui meant to kill Her but the child Huitzilopochtli, whose name means "Hummingbird on the Left" (the south, i.e. the Sun), springing from the womb fully armored, defended Their mother and killed Coyolxauhqui instead. He cut off her head and flung it into the sky, where it became the Moon.
The combat between Coyolxauhqui the Moon and Huitzilopochtli the Sun represents the alternation of day and night.

In Aztec mythology, Coyolxauhqui (Classical Nahuatl: Coyolxāuhqui [kojoɬˈʃaːʍki], "Face painted with Bells") was a daughter of Coatlicue and Mixcoatl and is the leader of the Centzon Huitznahuas, the star gods. Coyolxauhqui was a powerful magician and led her siblings in an attack on their mother, Coatlicue, because Coatlicue had become pregnant.

The pregnancy of Coatlicue, the maternal Earth deity, made her other children embarrassed, including her oldest daughter, Coyolxauhqui. As she swept the temple, a few hummingbird feathers fell into her bosom. Coatlicue’s fetus, Huitzilopochtli, sprang from her womb in full war armor and killed Coyolxauhqui, along with her 400 brothers and sisters. He cut off her limbs, then tossed her head into the sky where it became the moon, so that his mother would be comforted in seeing her daughter in the sky every night.

A large shield-shaped stone relief reflecting this story was found at the base of the stairs of the Templo Mayor. On this disk, Coyolxauhqui is shown spread out on her side, with her head, arms and legs chopped away from her body. The orbiting full moon in the stone carving reflects her position as the moon goddess. She is distinguished by bells of eagle down in her hair, a bell symbol on her cheek, and an ear tab showing the Mexica year sign. As with images of her mother, she is shown with a skull tied to her belt. Scholars also believe that the decapitation and destruction of Coyolxauhqui is reflected in the pattern of warrior ritual sacrifice. First, captives’ hearts were cut out. Then they were decapitated and had their limbs chopped off. Finally, their bodies were cast from the temple to lie, perhaps, on the great Coyolxauhqui stone.

Coyolxauhqui in the present age

She is a major deity in Mesoamerica, living on in other areas in the approach to worship in all-night prayer vigils ongoing today in central Mexico, fully clothed in Christian adoration mixed with local ancestral remembrances and invocations.

Coyolxauhqui’s celestial associations are not limited to the moon. Other scholars believe that she should be understood as the Goddess of the Milky Way, or be associated with patterns of stars associated with Huitzilopochtli.

Name and Etymology:
Coyolxauhqui, "Bells of Gold"

Religion and Culture of Coyolxauhqui:
Aztec, Mesoamerica

Symbols, Iconography, and Art of Coyolxauhqui:

Coyolxauhqui is depicted with bells on her cheeks and surrounded by lunar symbols. Although thought of as a young goddess, sometimes her images show her as very old with sagging breasts. A massive statue of her unearthed in 1978 shows her with severed head and hands, just after Huitzilopochtli finished with her.

Coyolxauhqui was Goddess of:

Family Tree and Relationships of Coyolxauhqui:

Sister of Huitzilopochtli, Warrior God
Daughter of Coatlicue, Earth Goddess

Temples, Worship and Rituals of Coyolxauhqui:

When the Aztec sacrificed prisoners to Coyolxauhqui, they cut off their heads, cut out their hearts, and threw the bodies down Coyolxauhqui's temple. Thus the ritual heart sacrifices for which the Aztec became infamous for are recreations of the mythic story in which Huitzilopochtli kills his sister Coyolxauhqui.

Mythology and Legends of Coyolxauhqui:

Coyolxauhqui died when her brother, Huitzilopochtli, leapt from their mother's womb and killed all his siblings. Some legends say that she tried to warn her mother that her sons were about to kill her, other legends say that she was participating in the murder — even leading the way. Either way, she died and Huitzilopochtli threw her head up into the sky where it became the moon (so that their mother, Coatlicue, would be comforted by always seeing her in the sky) then her body down the hill of Coatepec.

Some scholars think that Coyolxauhqui may have represented a much earlier, female fertility cult in the region. Her death at the hands of her brother, Huitzilopochtli, would be then the mythical representation of a warrior cult assuming political and social control of the Aztec population. With Coyolxauhqui representing the moon and her brother, Huitzilopochtli, representing the sun, it's also possible that the conflict between them represents the continuous conflict between day and night.

Some scholars believe that the entire system of human sacrifice which underlies Aztec religion is, in some way, a recreation of this event because human sacrificial victims typically had their heads cut off an their bodies thrown down the steps of the temple.

Coatlicue was the Earth, the mother of Coyolxauhqui, the Moon, and of Centzon Huiznahua, the "Four Hundred of the South" and another name for the Stars. One day, while she was sweeping her temple on top of Coatepec hill, the Earth was miraculously impregnated thanks to a little ball of feathers that floated down from the sky and that she tucked away next to her bosom. The Moon viewed the pregnancy of her mother as an affront and she instigated her brothers, the, Stars to kill her. Huitzilopochtli, the Sun, from her womb, warned the Earth of the danger and decided to defend his life and that of his mother. When the Moon and the Stars were on the point of killing her, the sun Huitzilopochtli was born, fully armed for war with a fire serpent called xiuhcoatl,with which he decapitated his treacherous sister, to then cast her down from the top of Coatepec hill. In her fall, the goddess was dismembered with each turn.

So the Moon dies every month, defeated by the Sun and cut in pieces. Coyolxauhqui and her dismemberment are the explanation for a celestial phenomenon, in which the moon dies and is born in phases, and so she was found at the foot of the stairway of the Huitzilopochtli temple at the Templo Mayor.

The relief shows the goddess decapitated, arms and legs dismembered, drops of blood oozing from her extremities and with the joints of her bones exposed. She is adorned with a two-headed serpent belt bearing a skull seen on her back. The two-headed serpent is repeated on the ties of her thighs and arms. The articulations and talons on her feet are adorned with masks composed of a profile face bearing fangs, the significance of which is still open to considerable conjecture. She wears her characteristic sandals, wristlets and anklets. Her torso, with flaccid breasts, is shown frontally, while her hips are given an unusual twist to be shown in profile along with her extremities. Her head displays a great feather headdress and her hair is adorned with circles. Composed of three geometric figures, her ear ornaments frame her face, which bears the most diagnostic element of her adornment: bells on her cheek, which is also the name of the Moon goddess. Finally, what appears to be her last breath issues from her half-open mouth.

The sculpture has a 3.25-meter average diameter. Weighing 8 tons, it is made of volcanic stone. It was found accidentally by Electricity Company workers who were installing underground cables at the corner of the streets of Guatemala and Argentina on February 21, 1978. This important discovery resulted in the archaeological excavations of the Templo Mayor Project, which until today continues under the direction of archaeologist Eduardo Matos Moctezuma.

"Golden Bells". The earth and moon-goddess of the Aztec. She is related to the four hundred star-deities Huitznauna, who are under her control. She possesses magical powers which with she can do great harm. When her mother Coatlicue became pregnant in what her children deemed unseemly circumstances, Coyolxauhqui and her 400 brothers and sisters sought to slay her. Immediately the sun-god Huitzilopochtli sprang fully armed from Coatlicue's womb and slew Coyalxauhqui and many of her kin.

According to one tradition, Huitzilopochtli tossed Coyalxauhqui's head into the sky where it became the moon. He hoped that his mother would find comfort at night by seeing the face of her daughter in the sky.


Ver el vídeo: una cabeza de serpiente emplumada enterrada en un edificio del centro histórico.